Telaraña: la vida del hombre auto-atrapado por el poder

Gabriel «Saracho» Carbajales

No los voy a aburrir con un relato de lo que fue el triste desembarco de las carabelas “de Colón” que llegaron a Burdeos y Dellazopa a eso de las 11 de la mañana de hoy, sábado 10 de agosto de 2013, cargadas de magníficos espejitos de colores destellando fantásticos argumentos “técnicos” -de ensueño, verdaderamente- sobre la conveniencia “nacional” y “local” de la regasificadora de Puntas de Sayago proyectada para abastecer de buen gas que permita el funcionamiento de Aratirí y otros megaproyectos saqueadores agendados en los planes del “Uruguay Productivo” del gobierno.
Tampoco los voy a cansar con reflexiones sobre cómo y cuánto subestima este gobierno a las vecinas y los vecinos de a pie, sin títulos académicos o brillantes carreras universitarias, gente que apenas cuenta con su olfato para poder presentir qué se traen las “naves medievales” del progreso y el desarrollo…
Pero sí me voy a detener a transcribir el siguiente breve pero elocuente diálogo entre un vecino de Santa Catalina y un representante de “Gas Sayago” que trató de convencer a un grupo de gente que parecía no muy dispuesta a entrar a los “talleres informativos” de la empresa “regasificadora” inventada por UTE y ANCAP –por el gobierno-, a que sí lo hicieran, “para dialogar civilizadamente”, como dijo.
“A nosotros no se nos consultó en absoluto sobre todo esto que ya viene cocinado, masticado y digerido de hace mucho tiempo y sin que nosotros contáramos para nada… Nosotros no hemos decidido nada de nada… Y ahora se quiere dialogar…”.
Esa fue la afirmación del vecino, y el jerarca de “Gas Sayago”, sorprendentemente, contestó:
“Nosotros tampoco decidimos nada…”.
Cada quien sacará sus conclusiones, pero ¿no es una macana que haya gente defendiendo cosas muy serias, que ella no decide, pero que sí las defiende sencillamente porque cobra un salario (un muy buen salario, sin duda, pero salario al fin)?.
Me dan ganas de decir, desdramatizando: “¡Triste oficio el de vendedor de regasificadoras para los megaproyectos que otros deciden sin tener presente la voluntad del pueblo!…”.
“Telaraña, la vida del hombre”, decía un viejo conductor de una raro programa radial, hace años, muchos años, pretendiendo filosofar en colectivo con su audiencia…
Gabriel –Saracho- Carbajales, 10 de agosto de 2013, Montevideo.-
A %d blogueros les gusta esto: