Uruguay- REGASIFICADORA: SAQUEO RECURSOS NATURALES

  1

El jueves 15 de agosto tuvo lugar en la sede del PIT-CNT una mesa redonda sobre el tema de la regasificadora de Puntas de Sayago.
El Colectivo de Lucha por la Tierra estuvo presente a través de la distribución de un material informativo muy sintético acerca del proyecto.
El director de energía, Dr. Ramón Méndez tuvo a su cargo la defensa del mismo. Intentó demostrar que la regasificadora es un proyecto beneficioso para la economía del país.

La crónica que la periodista Marcela Dobal publica hoy en «El País» refleja bastante bien lo ocurrido.
Esperamos tener tiempo y energía para realizar una disección más acabada de las palabras del Sr. Director.

A cuenta de mayor cantidad vale la pena señalar el siguiente párrafo transcrito por la periodista:
«A los que proponen sentarnos a esperar a que Argentina realice todas la inversiones y nos venda, yo les digo que no estoy en el mismo equipo. Yo estoy en el equipo de la soberanía nacional», dijo.

Afirmar que la apuesta a un combustible (el gas natural licuado o GNL) que debe ser importado de ultramar a precios y en condiciones cuyo futuro en realidad nadie puede prever con el mínimo grado de certeza es «soberanía nacional» es un disparate.
Todas las afirmaciones del Sr. Director respecto a la evolución futura de los precios, tanto del petróleo cuanto del GNL son puras especulaciones cuyo valor es, a medida que el tiempo de la previsión se aleja, equivalente a hacer girar una ruleta o tirar monedas al aire.

Lo único cierto hoy es que en el mercado a futuro del petróleo Brent (el de referencia de ANCAP) los precios descienden sensiblemente a medida que nos acercamos a 2020.

Alrededor de ese año son aproximadamente un 20% menores al precio spot (o sea, de contado) de hoy.

Dicho de otra forma, para el petróleo hoy nos podemos asegurar suministro para los años futuros a precios sensiblemente inferiores a los que nos costaría comprarlo ahora.
Esta certeza no existe para el GNL
, aunque es posible negociar acuerdos a futuro (negociaciones que son siempre difíciles  y lo serían aún más para un país como el nuestro que, en las condiciones actuales consumiría cantidades muy pequeñas del combustible) con precios atados a los del petróleo.
Respecto a los costos del proyecto la tabla que aparece al principio está extraída de declaraciones oficiales, entre otros, del propio Méndez.

Los cálculos de valor actual neto que se pueden hacer a partir de esos datos duros permiten hacer múltiples lecturas.
Lo que no se puede discutir es que habrá que oblar al contado no menos de 110 millones de dólares.

Y después (no sabemos cuándo comenzarán esos pagos, pero presumiblemente poco después de firmar el contrato con GDF-SUEZ) los pagos sumarán 168 millones de dólares anuales durante 15 años y 84 millones de dólares más durante otros cinco.

De esta cifra 2 millones son reajustables de acuerdo a parámetros que no conocemos.
Modificando la tasa de descuento se puede afirmar que el «valor presente neto» de la inversión es cercano a 0 (si se calcula una tasa muy alta) o igual o casi a 3.050 millones si se utiliza una tasa muy baja.

Pura «magia» financiera. Lo real es lo que figura en la tabla.

William Yohai

A %d blogueros les gusta esto: