EL TÚNEL DEL TIEMPO

                      bonomi

EL TÚNEL DEL TIEMPO

Samuel Blixen (Brecha)

La sensación es un tanto escalofriante: viajar en un túnel del tiempo para mirar –desde un puesto de observación inmaterial, sin compromisos, tal como lo hace el periodismo “objetivo”– a las víctimas de ayer de la represión policial. El túnel nos ubica en las calles de Montevideo, en agosto de 1968, cuando la indignación estudiantil por el allanamiento a la Universidad de la República y el pisoteo de su autonomía se transforma en una ráfaga de manifestaciones “relámpago”, que enfrentan a pedradas a la Policía.

En una de ellas, el lunes 12, en las inmediaciones de la Facultad de Veterinaria, desde un jeep policial, el oficial Enrique Tegiachi hace fuego contra un grupo de jóvenes. Líber Arce, estudiante de Odontología, cae herido, desangrándose mientras los policías, a punta de revólver, exigen documentos de identidad. Líber Arce muere el miércoles 14, y su entierro congrega a más de 250 mil personas. Entre quienes acompañan el féretro por las calles de la ciudad está el estudiante de preparatorios Eduardo Bonomi.

Un salto hacia adelante en el túnel del tiempo: el estudiante de Veterinaria de cuarto año Eduardo Bonomi es detenido por el Ejército a fines de junio de 1972. En el cuartel del 13 de Infantería sufre el mismo tratamiento que los demás prisioneros: plantón, golpes, tacho, picana, y las habituales amenazas de muerte y de violación. Un salto sin fecha definida: el preso 791 Eduardo Bonomi elabora, a lo largo de los años de reclusión en la cárcel de Libertad, la concepción militante que después se expresará en una “tendencia proletaria” dentro del Movimiento de Liberación Nacional, en la fase legal que comienza en 1985. El túnel permite registrar las políticas represivas del presidente Julio María Sanguinetti al final de su mandato, en 1988-1989, y observar cómo, a partir de la preocupación de múltiples organizaciones sociales, el dirigente tupamaro Eduardo Bonomi impulsa la Coordinadora Anti Razzias, que despliega una consigna tan veraz como eficaz: “Ser joven no es delito”.

El 24 agosto de 1994 el túnel del tiempo muestra una tensa reunión de la Mesa Política del Frente Amplio. Se discute la extradición de tres ciudadanos vascos cuya huelga de hambre motiva la solidaridad de uruguayos que hacen vigilia frente al hospital Filtro. El delegado del mln en la dirección del fa Eduardo Bonomi insiste en que las máximas autoridades del Frente Amplio, el general Seregni, el contador Astori y el doctor Tabaré Vázquez deben estar presentes en la manifestación convocada para esa noche. Bonomi también está presente en las inmediaciones del Filtro cuando se desata la represión policial.

Con esa capacidad de rebobinar, condición esencial de todos los túneles del tiempo, éste te trae al presente, cuando el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, implícitamente respalda la orden de disparar balas de goma contra los manifestantes en el Día de los Mártires Estudiantiles, el 14 de agosto, de infiltrar la marcha que conmemora los incidentes del hospital Filtro, el 24 de agosto, de detener jóvenes en “prevención”, de torturar a esos detenidos en la Jefatura, de castigarlos y de amenazarlos con violarlos y matarlos.

En un lastimoso remake de Jorge Pacheco Areco, que sabía cómo hacerlo y podía volver a hacerlo, el ministro Bonomi respondió a las críticas del pvp, del Partido Comunista y del Partido Socialista (los de ahora, no los de 1968, que por cierto también expresaron su condena por la represión de entonces revelando coherencia) con allanamientos nocturnos y desmanes policiales en el barrio Santa Catalina, donde los jóvenes fueron reprimidos por ser jóvenes. Como dijo uno de los padres, los pibes son hijos de laburantes, no son delincuentes, pero aunque lo fueran, no corresponde ese tipo de represión y prepotencia; un concepto que ha distinguido a la izquierda desde siempre.

Al ministro Bonomi no le agradó –y lo hizo saber– la forma en que la periodista de Brecha Eliana Gilet insistía en saber si él, el ministro, había dado la orden de detener a los jóvenes que –subrayar el detalle– iban a participar en la marcha del sábado 24 de agosto. Al cierre de esta edición, las declaraciones de la Juventud Socialista, de la Juventud Comunista y del pvp, repudiando la política policial de detener para amedrentar y de infiltrar manifestaciones y organizaciones, eran las únicas expresiones políticas de los grupos del Frente Amplio. El Movimiento de Participación Popular, que integra el ministro Bonomi, mantenía un prudente silencio. Sus dirigentes se excusaban de opinar, aunque, informalmente, off the record, en confianza, algunos de ellos admitían la barbaridad de las prácticas policiales y el perjuicio político que debía pagar el mpp.

Nadie ha salido a respaldar al ministro Bonomi por estos acontecimientos, salvo la jueza penal Julia Elena Staricco, quien, absteniéndose de actuar de oficio frente a las denuncias de maltrato y torturas, justificó las infiltraciones y le dio un barniz de legalidad a las barbaridades explicando que ella, en tanto magistrada, estaba al tanto de los acontecimientos.

El esquema es insólito: si los legisladores del Frente Amplio fueran coherentes con su historia, la permanencia del ministro Bonomi al frente de la cartera del Interior merecería una interpelación. Pero eso es algo que nunca se verá, el partido de gobierno censurando a uno de sus ministros. Tampoco es factible que el tema Bonomi sea objeto de un análisis en la agrupación de gobierno de las bancadas frenteamplistas.

Por tanto, nadie le preguntará al ministro Eduardo Bonomi: ¿Usted está de acuerdo con esas prácticas policiales? Nadie va a aceptar públicamente que está de acuerdo con la tortura y las amenazas de violación y muerte; ni siquiera los violadores y asesinos de la dictadura, totalmente jugados y blindados por la impunidad. No habrá respuesta pública, pero sí hay elementos para juzgar: si no está de acuerdo, el ministro Bonomi tendría que haber adoptado ya medidas drásticas y ejemplarizantes. Que se sepa, no hay sanciones.

COMCOSUR AL DÍA /
_________________________________________________________

2) AHORA LOS TIRAS SE LLAMAN “OBSERVADORES”

Interior dice que no infiltra marchas, sino que dispone de «observadores»
(El País)

La cartera se expresó pocas horas después de que la Mesa Política del Frente Amplio emitiera un comunicado en el que afirma que “no comparte ni gestiona
Interior, en relación a las versiones que indicaban que las marchas del 14 y 24 de agosto pasados habían sido infiltradas con agentes de la ley para encontrar elementos radicales dentro de las mismas, asegura: “No disponemos ni compartimos que se infiltren las movilizaciones y manifestaciones, confundiéndose entre los participantes como uno más, tratando de cambiar los objetivos y la metodología que dio motivo a la misma”.

Afirma que “la Policía dispuso observadores”, para que cuidaran que los manifestantes no se desviaran del “objetivo principal de la movilización mediante la realización de actos violentos”.

Además, sobre las acusaciones de malos tratos, la cartera señala que más allá “de resultar extraño que las personas que manifestaron ser víctimas de torturas y amenazas en sedes policiales no hayan hecho denuncia judicial ni en Asuntos Internos del Ministerio del Interior, el Ministro del Interior dispuso una investigación de urgencia a la unidad actuante, asignando luego la investigación administrativa a la Dirección de Asuntos Internos”.

Por otro lado, informa que durante la movilización de estudiantes del 14 de agosto un grupo de infiltrados que “no pertenecían a las organizaciones convocantes” agredió a agentes de Policía con baldosas y bombas incendiarias, tras lo cual dos personas fueron detenidas y enviadas a la Justicia. Tras el procesamiento, se determinó que un grupo de unas veinte personas habrían sido “los autores de los hechos vandálicos”.

Días después, el 24 de agosto, según informa el Ministerio, “la Policía procedió a detener un total de 12 personas, a quienes se les incautó un martillo maceta, spray de gas pimienta, tarros de pinturas, aerosoles de distintos colores, trincheta, cachiporra telescópica, piña americana, guantes de látex, bombas de estruendo, una tijera y un palo de aproximadamente un metro”.Tras finalizar la marcha de dicha jornada, los detenidos fueron puestos en libertad.

COMCOSUR AL DÍA
_________________________________________________________

3) BONOMI: “LA QUE INFILTRÓ LA MARCHA FUE IRMA LEITES Y LA PLENARIA”
(El Observador)

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, dijo a El Observador que durante las últimas marchas “no hubo infiltración en el sentido de hacerse pasar por los manifestantes e incidir en ella. Lo que se hace es una observación de las marchas a los efectos de intervenir si es necesario y eso sucede en cualquier espectáculo público como puede ser el fútbol”, dijo Bonomi al ser interrogado sobre el comunicado emitido este viernes por la Mesa Política del Frente Amplio. “En todo caso infiltración fue la que hizo Irma Leites y (la Plenaria) Memoria y Justicia que se metió en la marcha e intentó variar su destino”, agregó.

Bonomi dijo que la Policía “no va a renunciar” a realizar este control de las manifestaciones “porque además, cuando alguien organiza una marcha de este tipo pide autorización y dice las características que debe tener las mismas”. “A veces los organizadores ponen una seguridad. El 14 pasó eso, hubo una seguridad interna que funcionó bien hasta que alguien que vino por fuera, separados, se pusieron atrás y después pasó lo que pasó con pedradas y cócteles (Molotov)”, dijo Bonomi.

“Esa acción estaba planificada, tanto que yo mismo lo sabía de antes y en qué lugares iba a suceder porque gente que iba a participar en la marcha me lo dijo”, seguró en relación a los desmanes que se produjeron por parte de manifestantes radicales.

Interrogado acerca del concepto orden público que maneja la declaración del FA, Bonomi sostuvo: “La ley Orgánica Policial actual se votó en medio de épocas de lucha política donde predominada el concepto de seguridad del Estado y no el de los ciudadanos. El orden publico es un concepto del siglo 19, según quien esté gobernando puede considerarlo una cosa u otra”.El ministro dijo que “la doctrina que tiene que iluminar la ley nueva ley Orgánica Policial es la seguridad de los ciudadanos”

COMCOSUR AL DÍA
_________________________________________________________

4) INTERIOR SE DEFIENDE DE PLENARIA
(Montevideo Portal)

El Ministerio del Interior aseguró que la Policía no dispuso la infiltración de movilizaciones con efectivos que se confundiesen con manifestantes para tratar de “cambiar los objetivos y la metodología” de las convocatorias y sí atribuyó esa práctica a “un grupo” que agredió a las autoridades el 14 de agosto.

El ministro Eduardo Bonomi salió a hacer frente a las denuncias de infiltración de movilizaciones populares y aseguró a través de un comunicado emitido por Interior que «la Policía dispuso observadores con la misión de estar alertas ante cualquier desborde que torciere el objetivo principal de la movilización mediante la realización de actos violentos»

Al mismo tiempo, el jerarca contragolpeó a Plenaria Memoria y Justicia al afirmar que en la marcha estudiantil del 14 de agosto pasado hubo «un grupo de infiltrados que no pertenecían a las organizaciones convocantes».

«Afirmamos que no disponemos ni compartimos que se infiltren las movilizaciones y manifestaciones, confundiéndose entre los participantes como uno más, tratando de cambiar los objetivos y la metodología que dio motivo a la misma», expresó Interior.

Se recordó en el comunicado que por los hechos del 14 de agosto «dos personas fueron detenidas y posteriormente procesadas por la Justicia» y que «a partir de los hechos ocurridos ese día, la Justicia dispuso determinadas diligencias sobre personas sospechadas de haber sido los autores de los hechos vandálicos producidos».

Remarcó que «a instancias judiciales se recogieron indicios sobre un grupo de unas 20 personas, entre las que estarían los partícipes de los hechos violentos del 14 de agosto»

Puntualizó que «el 24 de agosto la Policía procedió a detener -previa información a la Justicia- un total de 12 personas, a quienes se les incautó un martillo maceta, spray de gas pimienta, tarros de pinturas, aerosoles de distintos colores, trincheta, cachiporra telescópica, piña americana, guantes de látex, bombas de estruendo, una tijera y un palo de aproximadamente un metro».

Los detenidos fueron liberados esa noche y, a solicitud judicial, se detuvo a dos personas los días 30 y 31 de agosto, que también fueron puestos en libertad.
Se aseguró que «sin perjuicio de resultar extraño que las personas que manifestaron ser víctimas de torturas y amenazas en sedes policiales, no hayan hecho denuncia judicial ni en Asuntos Internos del Ministerio del Interior, el Ministro del Interior dispuso una investigación de urgencia a la unidad actuante, asignando luego la investigación administrativa a la Dirección de Asuntos Internos».

Mesa Política

Este viernes, la orgánica del Frente Amplio y el Ministerio del Interior cerraron filas ante la polémica por las denuncias de infiltraciones de movilizaciones. En una declaración votada por unanimidad, la Mesa Política del Frente Amplio aseguró que «no impulsa, no comparte, ni gestiona desde el gobierno nacional ningún tipo de política que suponga infiltrar movilizaciones y manifestaciones populares», al tiempo que expresó su respaldo a «las medidas que ha anunciado el Ministerio del Interior para investigar el accionar policial» y exigió que «se apliquen las medidas disciplinarias correspondientes».

El tema llevó una larga discusión en la sesión de la Mesa Política de la mañana de este viernes en la sede de Colonia y Ejido. El secretario político del Frente Amplio, Gerardo Rey, y la diputada emepepista Ivonne Passada, que ocupa una de las tres vicepresidencias, llevaron un informe sobre la actuación del gobierno ante las «denuncias no formales» de infiltraciones de movilizaciones y de amenazas de tortura a un grupo de detenidos el pasado 24 de agosto durante la marcha por el 19º aniversario de la masacre del Filtro.

La declaración de la Mesa Política causó conformidad en el Ministerio del Interior por el respaldo explícito a las autoridades, según pudo saber Montevideo Portal.

La izquierda también reafirmó en la declaración su «compromiso a impulsar la Estrategia por la Vida y la Convivencia» para «promover un cambio cultural en nuestra sociedad, donde la prioridad deja de ser el orden público y pasa a ser la protección de los derechos de todas las personas». También expresó apoyo a «los avances logrados en el marco de la reestructura policial, en sintonía con esta estrategia».

COMCOSUR AL DÍA

Un comentario en «EL TÚNEL DEL TIEMPO»

  1. Reblogueó esto en Comunicaciones y Reseñas memoriay comentado:
    La sensación es un tanto escalofriante: viajar en un túnel del tiempo para mirar –desde un puesto de observación inmaterial, sin compromisos, tal como lo hace el periodismo “objetivo”– a las víctimas de ayer de la represión policial. El túnel nos ubica en las calles de Montevideo, en agosto de 1968, cuando la indignación estudiantil por el allanamiento a la Universidad de la República y el pisoteo de su autonomía se transforma en una ráfaga de manifestaciones “relámpago”, que enfrentan a pedradas a la Policía.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: