Una audiencia que fue striptease

 
¡Al pueblo del Oeste, Salù, aquí está la juventú, entre vidas amenazadas por el saqueo y bayonetas a la orden de los que creen mandar!!!.
                               epitafio

Subestimando a la gente, burlándose de ella, respondiendo cualquier disparate, amparados en “cláusulas de confidencialidad” para no informar sobre aspectos delicadísimos que todos deberíamos conocer (de seguridad, de afectación a la biodiversidad, de riesgos múltiples para una vastísima zona capitalina), los mascarones de proa del proyecto “Polo Industrial Puntas de Sayago”, dejaron ayer en evidencia para todo el mundo, durante casi seis horas, la absoluta inconsistencia argumental con la que la “clase política” pretende justificar la tan publicitada regasificadora “del oeste” que se nos quiere contrabandear como sinónimo de histórica transformación de la matriz energética del Uruguay y de inédita y “revolucionaria” significación hacia el logro del cacareado país productivo, cuando es, en realidad, sencilla y trágicamente, un proyecto enteramente concebido como complemento energético para el funcionamiento del extractivismo multinacional de materias primas nacionales como el hierro, la celulosa y un sinfín de recursos naturales que nos pertenecen como bienes sociales presentes y futuros y que no son mercancías libremente vendibles o comprables así como así.

UNO

Ni los más veteranos habíamos presenciado jamás tanta síntesis de desnudez del abuso de poder y de la obsecuencia de ese mismo poder respecto a la omnipotencia de las multinacionales extractivistas, como la que ayer, lunes 14 de octubre de 2013, dejó “como dios los trajo al mundo” a un equipo de técnicos, profesionales, ex mlitantes sociales y sindicales y futuros candidatos electorales, completamente jugados a defender a la que te criaste, algo que, más allá de lo que significa desde el punto de vista del saqueo económico, configura, además, una auténtica megaaventura imperial concebida, impulsada y avalada oficialmente sin la más mínima consideración por aspectos elementales que hacen a la vida misma de la población y a la vida de su entorno natural-social concebido como parte sustancial de derechos humanos básicos e innegociables en cualquier sociedad y en cualquier parte del planeta.

La jornada del lunes 14 es la que se eligió para llevar a cabo el último acto de una parodia de consulta popular ciudadana a la que se le llama pomposamente “audiencia pública”, tras la cual, la casta política dominante se creerá habilitada “por el pueblo” para llevar a cabo aquellas cosas que durante meses y meses -hasta años, muchas veces- se han ido fraguando a espaldas de la gente, decididas sin participación ciudadana alguna y sin que en lo esencial se correspondan siquiera mínimamente con el programa de gobierno expuesto a la población por la fuerza política triunfante en ocasión de la “soberana consulta” electoral que le abrió la puertas de la gestión política a escala nacional.

DOS

En la patética e irrespetuosa carpa gigante montada en los accesos de lo que sería el tan mentado “Polo Industrial de Puntas de Sayago”, en medio de la nada, en pleno territorio militar custodiado por la “armada nacional” (que impidió alejarse a los curiosos del circense escenario en dirección a la costa), bien lejos de los centros poblados del Cerro, barrio Casabó, Nuevo Amanecer, Bajo Valencia, Santa Catalina, Punta de Yeguas y Paso de la Arena; en horario de trabajo y estudios para la mayoría de la gente; sin información pública previa ni respuestas a las interrogantes técnicas planteadas en tiempo y forma por el vecindario organizado; en un contexto de cinematográfica operación de marketing comercial con múltiples pantallas de TV última generación, afables modales y canilla libre de refrescos cola y alguna picadita, los responsables del “evento” empezaron por repartir al casi medio millar de concurrentes una muy prolija y lujosa revista a todo color, en papel satinado y de más de 200 páginas, cuyo costo unitario no baja de los 15 o 20 dólares a precios del actual mercado gráfico.

Esa publicación –que algunas y algunos repartían “militantemente” como quien reparte un volante con demandas populares- es la única “información” de que podía disponer la casi totalidad de quienes concurrieron desde varios barrios, unos minutos antes de que diera comienzo con fingida solemnidad una tristísima instancia de “consulta ciudadana” prevista como capítulo final de los pasos oficiales formales en cuanto a participación social para resolver respecto a algo que supone un desembolso sin retorno asegurado del Estado “uruguayo” de alrededor de 3.000 millones de dólares y de proyecciones decididamente peligrosas para la vida de la gente, máxime teniéndose presente la ligereza y la escasa idoneidad técnico-profesional demostrada en emprendimientos como el “corredor Garzón”, en la ausencia de protocolos de seguridad en el Puerto de Montevideo y en otras irresponsables aventuras puramente mercantilistas no tan conocidas como dichos casos.

TRES

Contrastando con la ampulosidad e impacto visual de la publicación de Gas Sayago –invento de empresa estatal al servicio de intereses privados eminentemente lucrativos-, vecinos organizados del oeste venían distribuyendo desde hace aproximadamente una semana un periódico de 16 páginas, formato tabloide, impreso en papel diario, confeccionado y financiado con mil sacrificios por gente de barrio que sólo dispone de bajísimos salarios, en el que se da cuenta de todos los pasos dados desde que se tuvo conocimiento superficial del proyecto de regasificadora, para obtener datos ciertos y creíbles respecto a ella, y para actuar en consecuencia demandando especialmente de la DINAMA respuestas concretas, por escrito y firmadas por las jerarquías que correspondieren, tratando de reunir elementos que nos permitan juzgar lo proyectado en atención no solamente a los intereses particulares del vecindario de la zona, sino también a aspectos que atañen a toda la ciudadanía independientemente del lugar donde se viva.

El periódico vecinal deja registradas todas las preguntas y cuestionamientos hechos a las autoridades de la DINAMA que no han tenido respuestas, y sin las cuales pierde sentido la llamada “audiencia pública” que debería ser la última instancia de un período legal de muchísimo tiempo de evacuar tales requerimientos y atender cuestionamientos de orden técnico que no deberían ser ignorados o subestimados por quienes se supone deben cumplir el rol de garantes de intereses y necesidades ciudadanas al menos en materia de impacto socio-ambiental. A la empresa Gas Sayago, en cambio, se le brindó toda la atención que no se puso con los vecinos; y no solamente eso, la misma DINAMA no ha tenido acceso a informes solicitados por GS a empresas asesoras sobre diversos aspectos del proyecto, argumentándose que se oculta dicha información al amparo de “cláusulas” o “acuerdos de confidencialidad” que estarían prohibiendo su difusión “reservada” tan siquiera entre instituciones y autoridades del propio Estado.

CUATRO

La “presentación” verbal en sociedad del proyecto, estuvo a cargo de un par de funcionarias de GS, que no agregaron nada al marketing que ya habían desplegado en un par de  reuniones anteriores con pequeños grupos de vecinos. Dando por descontado que todo saldría a pedir de boca en la medida que la regasificadora ya tiene aval oficial a pesar de que DINAMA no falló definitivamente ni respondió a las objeciones vecinales, la descripción hecha ayer abundó en la superficialidad y la imprecisión totales, al punto de que a la hora de responder preguntas de la “platea” directamente dirigidas a GS, la mayor parte de ellas no fueron respondidas y el intento de responder a las demás, quedó tan sólo, más que como devoluciones frívolas, como lo que son al menos para gente de barrio sin títulos académicos, pero con dos dedos de inteligencia: una verdadera burla.

Por ejemplo, las señoritas expositoras afirmaron lo siguiente:

+ Contaminamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Contamina más cocinar, hacer deportes, etc., etc. que lo que podría llegar a contaminar la manipulación de elementos químicos en el mar, para que funcione la regasificación…

+ Podría ocurrir la pérdida de una vida humana, en algún accidente, cada 600 años… En 50 años no ocurrió nada grave en ninguna parte del mundo, ni ocurrirá aquí tampoco.

+ El proyecto ha puesto el más severo cuidado en la previsión de situaciones límite; se desechó la propuesta de ubicar el lugar del trasiego del GNL a 14 kilómetros de la costa, porque no lo aceptan las empresas que podrían hacerse cargo de las operaciones, y porque resulta más barato …

+ Gas Sayago hará todo lo posible para que no haya en torno al movimiento de la regasificadora, nada parecido al abuso sexual infantil, a la prostitución, etc., etc., pero de ninguna manera está previsto que la empresa deba asistir, reparar o indemnizar a las posibles víctimas de tales posibles hechos…

+ Será una fuente de trabajo para mucha gente el proceso de instalación del proyecto GNL del Plata (¡unas 400 personas, de las cuales serían uruguayos entre 40 y 60 personas, durante un año y medio!!!)…

+ Nada supieron responder con precisión sobre si Gas Sayago le brindará energía barata a Aratirí y algún otro megaproyecto. Eso sí: la población tendrá abundancia de gas súper barato y, además, le venderemos gas licuado a todo el mundo a precios internacionales de primera categoría, por lo menos durante 15 o 20 años (que es el tiempo que demorará la multinacional Zamín Ferrous en saquear y llevarse todo el hierro de Valentines)…

Hubo un momento en que pareció haber una cierta piedad colectiva viendo a estas pobres mujeres asediadas por su propia mezcla de ignorancia y subestimación hacia la gente que ni pincha ni corta; pero duró muy poco, pues los gritos de “mentirosas” e “inútiles” se reiteraron por doquier a medida que cada nueva respuesta era un nuevo y auténtico bolazo más propio de “Esta boca es mía” o “Salve el millón” que de un informe serio de una empresa seria responsable de algo serio.

CINCO

Capítulo aparte merecerían todas y cada una de las respuestas de la gente de ANCAP, UTE, DINAMA, el Ministerio de Industrias, etc, sobre un cúmulo de observaciones hechas por un público que, hay que decirlo, tuvo una intervención de una calidad que debía haberse esperado llegara del otro lado del mostrador, al menos por su precisión y una madurez que en general los que mandan o creen mandar no esperan de los que obedecen o “debieran” obedecer sin chistar.

Enumerarlas sería otra que aburrido y ocioso. En esencia, no distan de la ligereza y poca solvencia mostrada por las damas de la edulcorada y revolucionaria regasificación de marras; pero sí vale la pena destacar la cómica, inolvidable y conmovedora respuesta del representante de UTE al preguntarse sobre las cifras del gasto que representaría “GNL del Plata” para el erario público…

 

SEIS

¡Pobre hombre!… Le pasaron la globa los demás “técnicos” del equipo, tras aclarar que en realidad (¡oh, casualidad!) no había ido ningún representante entendido en las cuestiones económico-financieras, sin explicarse por qué (mejor dicho, pretendiendo insinuar que se trataba de una audiencia más bien referida a lo que le importa a la gente –el medio ambiente, la playa, la pesca, etc- y no a la menudencia de los números, ¡qué joder, no es materia de plebeyos!).

El desgraciado no supo qué hacer con el micrófono; lo bamboleó de un lado al otro, lo sacudió, casi se enoja con él, para, luego de decirnos que todo iba a ser beneficio puro “para nosotros” (no quedó claro quiénes son “nosotros”), pero que por supuesto había que invertir grosso, muy grosso, y en un tiempito ver los resultados.

El vecino preguntón insistió con lo concreto: los números, cuántos morlacos, ¿cuántos?… Ahí Casaravilla estuvo a punto del desmayo, y no le salió exclamación más feliz que la de decir: “…casi que tengo que pedirles que me crean, que todo va a ser beneficioso…”, y no pudo seguir. Las carcajadas, los silbidos y la bronca hecha humor, lo volvieron a su silla, transpirando a mares (a pesar de que según los rumores, este hombre, al principio de la historia regasificadora, manejaba muy bien las cifras y se dice que no estaba de acuerdo porque era mucha la plata que había que poner, o que tenía que poner UTE, al menos, pero… ¿viste?, cambia, todo cambia).

SIETE

Sobresalió la arrogancia simpaticona del más bonito del elenco: Raulito, Sendic, el del apellido que todos amamos a pesar del refrán “en casa de herrero, cuchillo de palo…”. Sobresalió respondiendo a por qué Gas Sayago no comunicó a la DINAMA ciertos informes técnicos requeridos a alguna empresa asesora; pero no sobresalió por el contenido de la respuesta. Imaginable en un contexto donde el secreto y la intriga son piezas clave del puzzle inversionista-desarrollista multinacional en boga: “acuerdos confidenciales”, “clásulas reservadas”, blá, blá, blá!!!.

Sobresalió por la forma cancherita y botijeadora del tipo, visiblemente molesto por todo, incluído un cartelón enorme en manos de alguien que lo mostraba con inmensa naríz de carne y hueso, mucho más llamativa y sugerente que la que concibió el legendario Gepeto con el legendario Pinocho de la célebre y eterna moraleja universal.
Llamó la atención, por otra parte, la retirada de los representantes de la Universidad de la República que habían concurrido para exponer su propias observaciones. A la hora de intervenir, no estaban, y nadie explicó el por qué.
OCHO

Nada más, por ahora. Y disculpen: esta nota no puede traducir en palabras la impresionante vivencia colectiva que terminó a medianoche, a las risas del barrio y una “murla” cantando las cuarenta como hay que cantarlas: de frente, alegremente, sin pelos en la lengua, sin pérdida de autoestima social e individual, sin achicarse por formalismos y mitos propios de la “profesión política” o por temor a que “los cuadros” del proceso nos apabullen y nos aplasten.

Algunos podrán llamarle “ensayo de poder popular” enfrentado al “circo del poder”, o como se prefiera, tanto dá… Lo cierto y contundente es que el 14 de octubre de 2013 pasará a la historia del pueblo como una de sus páginas más dignas y alentadoras, en el medio de la nada y rodeados de bayonetas y fusileros puestos al servicio de una parodia más, aunque muy desvergozada; una parodia que tranquilamente podía haber terminado en tragedia, no lo dudemos, si a alguien se le hubiese ido la mano tratando de confrontar con más energía.

NUEVE

(Vale la pena este paréntesis final: no hubo escaramuza entre vecinos, hubo sí muy poca gente que sintió que su rol en la historia debe seguir siendo en de agachar la cabeza ante los que creen mandar, sin medir las posibles consecuencias de lo que puede interpretarse como provocación entre gente de pueblo… Y hubo también una presencia de “tiras” que, la verdad, da para pensar que Gas Sayago puede llegar a ser tan pero tan represiva como UPM, Montes del Plata o alguna cadena de supermercados.

Y, otra cosa, que dará que hablar, a no dudarlo: un vecino le entregó a los mascarones de proa regasificadores, unas raras piedritas que, entre otros componentes, contienen azufre, y que es lo que se está utilizando para rellenar la zona de operaciones terrestres de GS, ahí nomás, en Puntas de Sayago… O sea, material contaminante; hoy mismo, antes de la instalación “histórica” de “GNL del Plata”

Y otra más: nuestro saludo cariñoso a “La Negra”, nuestra perra catalinense tierna y amigable, que hace como cinco años se nos moría de un cáncer del que la salvó la fe humana en la vida en sí misma y en la lucha como forma de vivir, haciéndola operar con plata que no teníamos y un amor perrero de barrio que no toda la gente conoce, por desgracia… Ayer se bancó las seis horas de “audiencia” con “su gente”, casi que como asimilada al sistema y legalista al mango, y el premio fue, al regreso, su primer viaje en ómnibus, sin pagar boleto y a las risas con grandes y chicos).

DIEZ

En cuanto a ulterioridades de la “audiencia”, no soñemos: de pronto corren la escollera unos metros, capaz que la reubican donde caiga, pero el asunto seguirá adelante, avanzando… mejor dicho, retrocediendo a un pasado que nada tiene que ver con el futuro promisorio del que tanto oficialismo como oposición, nos hablan hasta dormirnos, todos los días, infatigablemente, con auténtica fé en un capitalismo bueno que sólo existe en los ya caducos cuentos de hadas de un mundo que es como las estrellas muertas: brilla, pero no existe, emite rayos, pero no tiene vida, y desde sus entrañas hasta la ingenuidad se convierte en engaño sobre los que sí tenemos vida).

¡Al pueblo del Oeste, Salù, aquí está la juventú, entre vidas amenazadas por el saqueo y bayonetas a la orden de los que creen mandar!!!. ¡Entre la penumbra y el derrotismo, la fe en la causa y una porfiada costumbre obrera y rebelde de no arrodillarse ni ante uno mismo y sólo seguir al llamado de los de abajo arracimados por saberse únicos e insustituibles, cuerpo a cuerpo, en alma y vida, hasta alcanzar una libertad que ya nadie podrá contaminar ni traficar!.

¡La regasificadora sigue siendo una amenaza, pero no lo es una pérdida de dignidad popular que algunos quisieran y creen poder sembrar con espejitos de colores y símbolos de un poder más vacío que una cáscara de nuez partida en mil pedazos!!!.

Gabriel –Saracho- Carbajales, 15 de octubre de 2013, Montevideo.-

A %d blogueros les gusta esto: