Prensa basura — A la hoguera de la vergüenza ajena

caza de brujasUna patota, vigilantes negligentes, internautas perversos y medios carroñeros arruinaron en dos semanas la vida de una víctima de abuso sexual.
Ayer viernes, periodistas hacían guardia para entrevistar a la mujer abusada hace dos semanas en el Camping de Santa Teresa, sin importarles, al parecer, la violación de leyes dirigidas a impedir que el público la identifique. La víctima debió salir por la puerta de atrás.
El diario El País había detallado el mismo viernes su edad, su ocupación y la ciudad pequeña donde vive, con lo que contribuyó a que en su comunidad y en sus ámbitos de actividad la reconocieran. Hoy sábado, El País divulgó la ocupación de sus padres y el resto de la ciudad se enteró.
Ese diario la condenó a la pira, con tal indolencia que en el mismo informe describió cómo se había alterado la vida cotidiana de la mujer y su familia por la vergüenza que el propio medio alimentó. Una vergüenza que una víctima no debería sentir y que responde a la falta de vergüenza de los abusadores y de cierta prensa. Una vergüenza ajena
(Publicado en Facebook el 25 de enero de 2014)
(Nota al pie: El domingo 24 de enero de 2014, el diario El País informó, además,  la fecha de nacimiento de la víctima de abuso, un dato superfluo que contribuye aun más con su identificación. La mayoría de las crónicas sobre el caso llevan la firma del colega Eduardo Barreneche)
Marcelo Jelen
A %d blogueros les gusta esto: