Estafa en la Armada

Maniobra: Se apropiaron de US$ 300.000 mediante «burdo» procedimiento

Justicia comprobó estafa en la Armada; implica a cuatro oficiales

Una investigación judicial comprobó la maniobra por la que un grupo de al menos cuatro marinos se apropió de $ 6 millones de la unidad de contabilidad de la Armada. El juez citó a los implicados para el miércoles y se espera que ese día resuelva.

La fuerza de mar ha sido objeto de investigación por varias irregularidades. Foto: D. Borrelli

P. MELENDREZ / G. TERRAsáb may 10 2014

Acompañado por los integrantes de la Junta de Almirantes y dos abogados, el comandante de la Armada, Ricardo Giambruno, se presentó el pasado 24 de marzo ante el juez especializado en Crimen Organizado Néstor Valetti y el fiscal Juan Gómez y denunció una maniobra irregular detectada en el Servicio de Hacienda y Contabilidad (Secon) de la fuerza que implicó el faltante de cerca de $ 6 millones (unos US$ 300 mil) en el lapso de un año. La investigación derivó en la detección de otras irregularidades en el Dique de la Armada (ver nota aparte).

Giambruno basó su denuncia en el resultado de una investigación administrativa iniciada a instancias del exjefe del Secon, Aldo Mazzoni, quien detectó la maniobra y alertó de la situación al mando naval.

La indagatoria interna descubrió el faltante de $ 6 millones e identificó a cuatro marinos como responsables, a la vez que señaló la posible implicancia de un quinto.

La maniobra, que comprometió al subdirector del Secon, consistía en retirar los saldos de varias cuentas bancarias que gestionaba la dependencia (que debían ser devueltos a Rentas Generales) enviándolos a la cuenta de fondos rotatorios, de donde se maneja dinero que puede ser destinado a solucionar diversas situaciones de emergencia y que tiene un contralor menor.

Los oficiales, en acuerdo, retiraban el dinero de la cuenta de fondos rotatorios. Los marinos admitieron la situación en el marco de la investigación administrativa y, además, la maniobra está avalada por los saldos de cuenta, según dijeron a El País fuentes navales.

En base a la información aportada por Giambruno, el juez Valetti derivó el caso al Departamento de Delitos Económicos de la Dirección General de Crimen Organizado e Interpol. Los investigadores policiales desplegaron una rápida indagatoria que confirmó la maniobra porque «es muy burda» y «fácil de demostrar».

Así, el juez Valetti citó para el miércoles próximo a los marinos implicados y se estima que ese mismo día se decidirá su procesamiento.

Los oficiales (dos capitanes de fragata, un teniente de navío y un capitán de corbeta) se encuentran detenidos en una unidad naval por orden del comandante Giambruno.

Junto con los marinos también aparece implicada en la maniobra una funcionaria civil del Secon. Las fuentes señalaron que además de las confesiones de los involucrados y la prueba documental, uno de los marinos acusados, cuando tomó conocimiento de la investigación interna de la Armada, en forma inmediata devolvió cerca de $ 500 mil.

Desde 2010.

La Armada es, desde hace casi cuatro años, centro de varias investigaciones judiciales por corrupción. Por eso Giambruno decidió poner en conocimiento de la Justicia las nuevas irregularidades detectadas en el Secon en forma inmediata y concurrió personalmente al juzgado.

En agosto de 2010, la entonces jueza especializada en Crimen Organizado Graciela Gatti, ordenó los procesamientos con prisión de tres oficiales navales, entre ellos, el excomandante de la fuerza, Juan Fernández Maggio, quien había ocupado el máximo cargo de la fuerza de mar entre principios de 2006 y comienzos de 2010.

La magistrada imputó a los oficiales por la compra simulada de una grúa y un banco de pruebas para motores por US$ 800 mil. Gatti comprobó que la Armada, para obtener fondos «frescos», realizaba adquisiciones «fantasmas» y luego reingresaba esos fondos a través de una contabilidad paralela.

En mayo de 2012, la entonces fiscal especializada en Crimen Organizado Mónica Ferrero pidió los procesamientos de 20 marinos y proveedores navales -entre ellos el excomandante Hugo Viglietti- por simulación de compras navales. A pesar de que pasaron dos años, no hay resolución y se espera que el fallo se conozca en unos 30 días.

TRES EXJEFES NAVALES EN LA MIRA DE LA JUSTICIA

Juan Fernández Maggio

PROCESADO EN 2010

Fue comandante de la fuerza naval entre 2006 y 2010. En agosto de ese año, fue procesado con prisión por su responsabilidad en la simulación de compras en la Armada por cerca de US$ 800 mil.

Hugo Viglietti

ESPERA FALLO DEL JUEZ

Ejerció la comandancia de la Armada en forma interina en agosto de 2010. Desde mayo de 2012 tiene pendiente un pedido de procesamiento por irregularidades registradas entre 2007 y 2008.

Alberto Caramés

RELEVADO EN MAYO DE 2012

Ocupó la titularidad de la fuerza entre agosto de 2010 y mayo de 2012, cuando fue relevado por el gobierno. Está siendo investigado por presuntas maniobras en compras efectuadas por la Armada.

Investigación detectó pago de sobresueldos en Dique

La investigación interna que detectó las irregularidades en el Servicio de Hacienda y Contabilidad (Secon) de la Armada, también descubrió pagos de sobresueldos a personal del Dique naval, dijeron a El País fuentes de esa fuerza.

Según los informantes, en el dique naval hay un grupo de unos 40 funcionarios que cobraron ingresos extraordinarios del 30% de sus salarios, cuando el mecanismo de pagos suplementarios que rige en la Armada habilita que esos cobros sean por el 1,2% a 5,1% del valor correspondiente al sueldo de un marinero de segunda.

Esa situación fue detectada por el exjefe del Secon, Aldo Mazzoni, quien alertó del tema al comandante de la Armada, Ricardo Giambruno. Mazzoni, quien fue relevado a mediados de abril y en su lugar asumió Erick Azaretto, fue quien también puso en conocimiento de la máxima autoridad naval el faltante de unos US$ 300 mil del Secon.

En 2011, la Auditoría Interna de la Nación (AIN) detectó irregularidades en el funcionamiento del Dique de la Armada, que mayoritariamente realiza trabajos para privados en base a contrataciones.

Por ejemplo, la AIN señaló que el Dique naval pagó US$ 20 mil a una empresa por una obra que nunca se concretó.

Además, la AIN detectó que el astillero naval no tiene comprobantes sobre el destino dado a 444 mil kilos de Pórtland. A fines de 2009, Ancap entregó 479 mil kilos de Pórtland a la Armada, pero la fuerza de mar solamente puede justificar el destino dado a 35 mil kilos de ese total.

En el pasado mes de enero, el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, concurrió a la Asamblea General del Poder Legislativo a pedido del senador nacionalista Luis Alberto Lacalle.

El expresidente convocó al ministro debido a las dificultades normativas sobre la operativa del Dique naval, debido a las observaciones del AIN y del Tribunal de Cuentas.

Fernández Huidobro reconoció en el Parlamento que esa dependencia naval realiza trabajos para privados «sin base legal» para ello.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/

A %d blogueros les gusta esto: