La historia de Hortensia, la otra abuela de Guido

El estudio de ADN también confirmó la paternidad

Vive en Caleta Olivia y, como Estela, fue maestra toda su vida. Su primer hijo, Walmir Oscar Montoya, fue el padre de Guido. Era militante de Montoneros, como su pareja, Laura Carlotto. “Es una historia muy triste que se colmó de alegría con su aparición”, dijo.

  • Hortensia y su otro hijo, en un acto en su ciudad en homenaje a los desaparecidos. Foto: Gentileza Tiempo Sur.

Por: Infojus Noticias

Hortensia Ardura tiene 90 años, la voz suave y la paciencia eterna. Vive en Caleta Olivia y le dedicó su vida entera a la educación: durante 26 años fue directora de la escuela de Cañadón Seco, tierra bañada de sangre obrera durante la Patagonia Trágica. Ahí se crío Walmir Oscar Montoya, el primero de sus hijos, militante montonero desaparecido durante la última dictadura cívico militar. Ayer, cuando se enteró de la restitución de identidad de Guido Carlotto, Hortensia lloró con alegría de abuela, con dolor de madre. El estudio de ADN confirmó que Walmir, su hijo, es el padre de Guido. “Es toda una historia muy larga, muy triste que se colmó de alegría con su aparición”, dijo Hortensia que aguarda en la Patagonia poder darle el primer abrazo a su nieto, Guido Montoya Carloto.

Walmir nació el 14 de febrero de 1952 en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut. En Caleta Olivia todos lo conocían como “Puño”. Su abuela le puso el sobrenombre cuando era un nene. “Puñito, le decía y le quedó”, dijo Hortensia.  “Era mi primer hijo, los militares de porquería lo persiguieron y lo hicieron desaparecer de mi vida”, recordó la mujer en declaraciones a la radio Vorterix. Ella prefiere no hablar mucho de la desaparición de su hijo, le causa mucho dolor y ahora no quiere empañar la felicidad que siente por saberse abuela de un hombre de 37 años que ella “sabía que existía, pero que no soñaba verlo ni conocerlo”. “Son historias tan amargas y tan largas que uno no sabe», dijo Hortensia.

La abuela paterna de Guido está en Caleta Olivia. No tiene contacto con Estela de Carlotto y aún no se comunicó con ella. Sí su otro hijo, Jorge, habló con la hija de Estela para ponerse en contacto. Es que recién con el estudio de ADN pudo saberse que era Walmir el padre de ese bebé de Laura nacido en cautiverio en 1978. “Tengo la plena seguridad de que nos vamos a encontrar porque él va a querer conocer la historia de su padre”, dijo Hortensia emocionada.

Hortensia cuenta que ni ella ni su marido fueron militantes. Ella recuerda que Walmir “militaba desde muy joven, después del servicio militar, ahí empezó toda su historia”, dijo. Ella cree que Walmir se conoció con Laura cuando se fue a militar a Buenos Aires. Poco sabían de él por entonces, en plena dictadura, “el contacto era breve, estábamos bajo mucho peligro, persecución, hablábamos por teléfono dos minutos y cortaba”, recordó.

Walmir, miembro activo de Montoneros al igual que Laura, era conocido por sus compañeros como «Petiso», «Chiquito» o «Capitán Jorge”. Cuando estaba en la clandestinidad con Laura, el padre de ella, Guido, lo conoció. Fue secuestrado a fines de noviembre de 1977 y posiblemente haya permanecido detenido en el centro clandestino de detención «La Cacha». En mayo de 2009, en el marco de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas llevada adelante por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), sus restos fueron identificados. Había sido enterrado como NN en el cementerio de Berazategui el 27 de diciembre de 1977.

“Lo quiero ver, abrazar, saber que es mi nieto. Él es lo más querido” dijo Hortensia que además de Guido tiene otras dos nietas y un biznieto. “Ahora tengo un nieto nuevo que tengo que conocer, no veo la hora de abrazarlo y tenerlo conmigo, es un derecho propio”, dijo y compartió su alegría con todos: “Es para nuestra Patria que sufrió tanto con estos malditos militares”.

Un comentario en «La historia de Hortensia, la otra abuela de Guido»

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: