Comunicado de ADUR-Extensión

Montevideo, 18 de febrero del 2015

 

Comunicado de ADUR-Extensión

Los hechos

Desde el 6 de setiembre del 2014 ADUR-Extensión (1) se encuentra en Asamblea Permanente debido al proceso de discusión sobre la reorganización del Servicio Central de Extensión y Actividades en el Medio (SCEAM) en el Consejo Directivo Central (CDC), luego de su aprobación por parte de la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio y por los órdenes de estudiantes y docentes.

Coincidentemente, desde fines del año pasado las recontrataciones de los docentes del SCEAM han tomado formas poco deseables: la recontratación de docentes tanto efectivos como interinos se postergan de una sesión a otra (unas veces en el Consejo Delegado Académico, otras en el propio CDC),  se desglosan los puntos referentes a los docentes del SCEAM, se atrasan las resoluciones, siempre con diferentes excusas pero sin argumentaciones de fondo (tamaño de los expedientes, futuros posibles cambios en las políticas, entre otros).

Las últimas resoluciones del Consejo Directivo Central en torno a los docentes del SCEAM contienen:

– la renovación de 5 cargos del SCEAM por 6 meses, período sensiblemente menor al de un año que fuese solicitado, sin ninguna argumentación (CDC del 23 de diciembre del 2014).

– la postergación de la recontratación de 29 cargos del SCEAM (CDC del 10 de febrero del 2015). El rector anunció en este caso que su propuesta será nuevamente la de aplicar una recontratación por la mitad del período solicitado (6 meses).

Desde el vencimiento de estos 29 cargos, el pago de los salarios se viene realizando a través del mecanismo de “mantenimiento de pago” a la espera de que se resuelva la situación en el ámbito correspondiente.

Esta propuesta no toma en cuenta el procedimiento de evaluación docente ya realizado institucionalmente con informes de actuación docente, que fueron evaluados positivamente por coordinadores de unidades y programas, y aprobados por la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio  (en todos estos casos se propuso que estas renovaciones fueran por un año y la planificación de las tareas se estaba realizando en función de esto).

La recontratación por 6 meses, además de aumentar la situación de precariedad laboral de los docentes del SCEAM, genera incertidumbre dentro de los programas y unidades del Servicio, y supone dificultades para cumplir los acuerdos de trabajo establecidos con organizaciones, instituciones y servicios universitarios así como la planificación de nuevos acuerdos.

Además de discrepar con el hecho de frenar recontrataciones en función de una nueva política que aún no existe, no ha sido discutida y mucho menos aprobada, entendemos que los cambios de política universitaria no deberían afectar los cargos académicos.

Nuestra posición

La discusión sobre las políticas de extensión universitaria ha comenzado en 2015 del mismo modo en que transcurrió en 2014: mal. El documento “Orientaciones estratégicas generales del Prorectorado de Extensión Universitaria y Relaciones con el Medio (2015-2018)” presentado al CDC por parte del Dr. Hugo Rodríguez, así como algunas de sus afirmaciones recogidas por La Diaria (10/02/2015), reiteran las aristas más negativas con que se ha dado la discusión de la extensión en el último tiempo: la abundancia de prejuicios, la prescindencia de elementos documentados o sustentados empíricamente para fundamentar diagnósticos y afirmaciones, el desconocimiento de las políticas, programas y proyectos impulsadas por el cogobierno universitario en el último tiempo, y el objetivo de desarmar los programas centrales de extensión como principio y fin de toda la política propuesta.

De los discursos y documentos presentados por el Prorector Hugo Rodríguez y por el Rector Markarián surge claramente que el actual rectorado se propone desarticular las políticas y programas de extensión (y su equipo docente central), más que darles una nueva orientación o generar nuevos programas. Tal desarticulación es la única propuesta concreta de política extensionista que se ha presentado hasta ahora, bajo el nombre de “descentralización”.

En tanto esta política de desarticulación parte de un diagnóstico erróneo (que los programas centrales atentan contra el crecimiento de la extensión en los servicios), siendo que la evidencia empírica demuestra que lo que ha sucedido es exactamente lo contrario (un crecimiento inédito de la extensión en los servicios fruto de la articulación entre programas centrales, proyectos concursables y planes de trabajo por cada Unidad de los servicios integrados a la Red de Extensión), tales lineamientos, a su vez, carecen de una base sustentable.

La existencia de programas e institutos centrales que, en articulación con los servicios, desarrollen investigación, enseñanza y extensión en determinadas áreas de conocimiento o en torno a determinadas problemáticas, es una idea presente en casi todas las propuestas de transformación universitaria que ha discutido el demos universitario al menos desde 1958 hasta el presente (incluido el Plan Maggiolo). Sostener que la estructura de “federación de facultades” de 1908 es la única posible es tan conservador como anacrónico. En el caso de la extensión, la concreción de la desarticulación radical de los programas centrales anunciada en las nuevas “orientaciones estratégicas”, implicaría volver a una situación previa a 1956, previa a Cassinoni.

Si el objetivo formulado por las nuevas orientaciones es realmente expandir la extensión como dimensión de la docencia en todos los servicios universitarios (objetivo compartido que ha orientado la política extensionista de los últimos años), entonces lo que cabe es discutir cual es la mejor estrategia para ello. Discusión que no debería ignorar lo hecho anteriormente, sino considerarlo rigurosa y críticamente. Partir de desconocer lo hecho y proceder a desarmarlo fuera de toda consideración y análisis no es iniciar una discusión político-académica, sino suprimirla por completo.

Confiamos en que el demos universitario estará a la altura de las circunstancias, asumiendo esta discusión con la seriedad y el rigor que merece, generando los espacios para la participación democrática, y evitando la desarticulación oportunista de políticas institucionales trabajosamente construidas, durante muchos años, por el cogobierno universitario.

Resolvemos:

– Declararnos en conflicto desde el viernes 13 de febrero del 2015.

– Exigir que las recontrataciones docentes postergadas se realicen por el plazo solicitado por la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio en el momento en que los aprobó.

Asimismo, se está evaluando una serie de medidas gremiales a tomar en conjunto con ADUR-Oficinas Centrales.

(1) ADUR-Extensión nuclea a los docentes del Servicio Central de Extensión y Actividades en el Medio y pertenece a la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (ADUR).
adur - extension
http://adur-extension.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: