El impacto generalizado de la violencia doméstica

abril 29, 2019
CESAR CHELALA

María Salguero sabe cómo aprovechar su experiencia como ingeniera geofísica en nombre de las mujeres. Desde 2016, ha estado rastreando casos de femicidio (también conocido como feminicidio) en todo México. El feminicidio es el asesinato deliberado de una mujer o niña debido a su género.
Cada año, hay decenas de miles de mujeres, hombres y niños desaparecidos en México, la mayoría de los cuales se cree que han sido torturados y asesinados. Según cifras del gobierno, había más de 38,000 ‘desaparecidos’ en 2018. Salguero ha estado construyendo una base de datos con información sobre mujeres que han sido asesinadas porque las cifras oficiales tienden a minimizar el problema. Las mujeres asesinadas están al final de un trágico espectro de abusos de mujeres a manos de hombres.
La violencia de pareja es el tipo más común de agresión que sufren las mujeres en todo el mundo, tanto en los países en desarrollo como en los países industrializados. Un gran número de mujeres sufren violencia física y una proporción significativa entre ellas también son víctimas de violencia psicológica. Sin embargo, muchas mujeres no denuncian el abuso que sufren debido a las normas culturales y el temor a represalias.
Costo económico
La violencia contra las mujeres tiene un alto costo económico para la sociedad. Según las Naciones Unidas, el costo del abuso doméstico en los EEUU supera los $ 5.8 mil millones por año: $ 4.1 mil millones para servicios médicos y de atención médica directos y casi $ 1.8 mil millones para pérdidas de productividad. Este tipo de violencia produce casi dos millones de lesiones y casi 1,300 muertes anuales. Estos costos se consideran una subestimación, ya que no incluyen las cifras asociadas con el sistema de justicia penal.
Además, las víctimas de violencia doméstica pierden casi 8 millones de días de trabajo remunerado, lo que equivale a más de 32,000 empleos de tiempo completo, y casi 5.6 millones de días de productividad familiar al año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en los EE.UU
Alcance de este fenómeno.
El alcance de este problema es igualmente grave en la mayoría de los países del mundo. Según una investigación reciente realizada por James Alan Fox, un criminólogo de Northeastern University y la estudiante Emma Friedel, después de casi cuatro décadas de declive, el homicidio entre parejas ahora está en aumento. Mientras que en 2014 1,875 personas fueron asesinadas por un compañero íntimo, en 2017 hubo 2,237 muertes, de las cuales la mayoría de las víctimas fueron mujeres.
Según su investigación, cuatro mujeres al día son asesinadas por violencia doméstica en los Estados Unidos. También encontraron que desde 2010, los asesinatos relacionados con armas de fuego por parte de parejas han aumentado en un 26 por ciento, particularmente desde 2014. Sin embargo, ese tipo de asesinatos que involucran otras armas como cuchillos, han seguido disminuyendo.
En Rusia, por ejemplo, más de 14,000 mujeres son asesinadas cada año en actos de violencia doméstica. Y en China, según una encuesta nacional, un tercio de los 270 millones de hogares del país enfrentan la violencia doméstica.
La violencia doméstica también abunda en la mayoría de los países africanos. Según un informe de las Naciones Unidas, la violencia doméstica en Zimbabwe representa más de seis de cada diez casos de asesinato en los tribunales. En Kenia y Uganda, el 42% y el 41%, respectivamente, de las mujeres encuestadas informaron haber sido golpeadas por sus esposos.
La violencia doméstica también está muy extendida en los países árabes. Los estudios realizados en el mundo árabe muestran que el 70 por ciento de la violencia ocurre en las grandes ciudades, y que en casi el 80 por ciento de los casos los responsables son los jefes de familia, como los padres o los hermanos mayores. Tanto los padres como los hermanos mayores, en la mayoría de los casos, afirman su derecho a castigar a sus esposas, hijos y otros miembros de la familia de la manera que consideren apropiada.
Efectos físicos y mentales.
Las mujeres víctimas de violencia sufren una amplia variedad de problemas de salud, como daños a órganos y huesos, aborto espontáneo, exacerbación de enfermedades crónicas, problemas ginecológicos e infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH / SIDA. A menudo, también sufren problemas psicológicos de larga duración, como depresión, trastorno por estrés postraumático, trastornos del sueño y de la alimentación, trastornos emocionales y suicidio. A menudo, los abusadores prohíben a sus víctimas, en su mayoría mujeres, perseguir oportunidades de carrera y otras actividades de educación y empoderamiento personal.
Organizaciones como el Santuario para las Familias en la ciudad de Nueva York están capacitando a sobrevivientes de violencia de género para encontrar empleos con salario digno en el competitivo mercado de la Ciudad de Nueva York. Durante los últimos cinco años, por ejemplo, la organización Sanctuary for Families ha capacitado a más de 560 sobrevivientes de violencia de género. El 88 por ciento de ellos se graduaron y obtuvieron un salario digno. Para proteger mejor a las mujeres, este tipo de esfuerzos deberían replicarse en todo el país.
Efecto sobre los niños y la familia.
En todo el mundo, el porcentaje de mujeres maltratadas durante el embarazo es del 25% al 45%. La violencia doméstica por parte de una pareja se ha asociado con tasas más altas de mortalidad y morbilidad infantil e infantil.
Debido a que los niños a menudo se encuentran en medio de tales disputas, también se ven afectados por la violencia doméstica. Una encuesta del gobierno encontró que el 27 por ciento de los encuestados dijo que sus hijos también habían sido víctimas de violencia, particularmente de naturaleza psicológica. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), existe una posibilidad de entre el 45 y el 60 por ciento de abuso simultáneo de niños en hogares donde ocurre violencia entre parejas.
Los niños que crecen en familias donde hay violencia doméstica son propensos a una amplia gama de trastornos del comportamiento y emocionales. Uno de cada tres niños abusados se convierte en un adulto abusador o víctima. A menudo, las cicatrices psicológicas en los niños que han visto cómo golpean a sus madres duran varios años. Entre esos efectos se encuentran la preocupación excesiva o la tristeza, la culpa, las mentiras frecuentes, la vergüenza y el miedo al daño o el abandono.
Avanzando
Debido a la magnitud de este fenómeno, se está construyendo el impulso global para una acción más efectiva. Sin embargo, a nivel global, la respuesta sigue siendo inadecuada. En los Estados Unidos, por ejemplo, hay más refugios para animales que refugios para mujeres maltratadas. Para poner fin a la violencia mundial contra las mujeres es necesario aprobar y hacer cumplir sistemáticamente la legislación apropiada para la protección de las mujeres. También exige que evaluemos la magnitud real del problema y educemos a nuestras sociedades sobre el valor y los derechos de las mujeres y las niñas. Promover activamente la igualdad de género puede ser la mejor prevención contra la violencia futura.

[ Cesar Chelala es uno de los ganadores del premio 1979 Overseas Press Club of America por el artículo «Desaparecidos o desaparecidos en Argentina: la búsqueda desesperada de miles de víctimas secuestradas». ]

 

Tomado de: https://n0estandificil.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: