El coronavirus estimuló el proceso aleccionador

El coronavirus estimuló el proceso aleccionador

Vyacheslav Chaitsev, entrevista –

mm_spacermm_spacermm_spacer

Médico ruso docente e investigador especialista en enfermedades infecciosas que ha sido hasta hace poco también médico de ambulancias

 

5/8/2017: 75 cumpleaños de V.G. Chaitsev. Junto a su mentora V.G.Shesterenkin, 97 años, especialista en enfermedades infecciosas, que peleó en Stalingrado

mm_spacer

Durante una pandemia, cuando los medios se llenan de pánico, especulación y fabricaciones cuasi científicas de varias personas, la opinión de un especialista médico especializado y con experiencia adquiere un precio especial y un significado social. Hoy hablamos con Vyacheslav Grigorievich Chaytsev, doctor en ciencias médicas, principal especialista en enfermedades infecciosas de la región de Riazán, docente y médico de ambulancias. Con la misión de un médico y un educador, Vyacheslav Grigorievich viajó por la mayor parte del mundo, vio con sus propios ojos las principales epidemias de la segunda mitad del siglo XX y participó en su eliminación. En los años 1973-74. como parte de un grupo de voluntarios cubanos y soviéticos, participante en la guerra de guerrillas en Guinea-Bissau.

Vyacheslav Grigoryevich, hola! Cuéntanos un poco sobre ti.

«Poco» es bastante. Trataré de hablar en estilo telegráfico. Tengo más de 50 años de experiencia médica, 30 años de ellos trabajando en dos universidades médicas, más de 20 años de trabajo a tiempo parcial como ambulancia, en el Instituto para el Desarrollo de la Educación, en el Centro para la Prevención Médica. Esto quiere decir que en los últimos años tuve que enfrentar muchos problemas, como práctica en primer lugar, aunque también soy científico y profesor. Con respecto al tema de la conversación de hoy: mucha experiencia con varias infecciones peligrosas. Tuvo que lidiar con mucho más graves que un grupo de infecciones virales respiratorias, como el cólera, la peste, el ántrax. Hubo viajes de trabajo a Asia Central, zonas tropicales de África y América Central, participación en seminarios y conferencias científicas. Esta exclusiva «vinagreta» me da derecho a juzgar algo de manera bastante objetiva.

Dime, ¿cuáles son las características comunes de todas las epidemias graves?

Cualquier epidemia tiene principios generales de propagación y características asociadas con las rutas de transmisión, las fuentes de infección y el grado de susceptibilidad. Cada infección tiene lo suyo. hablando en grupos, diremos; infecciones intestinales, hay una ruta de transmisión fecal-oral; infecciones respiratorias, que incluyen el grupo de coronavirus, se caracterizan principalmente por transmisión en el aire, pero también hay contacto; hay un grupo de infecciones transmitidas por vectores transmitidas por la succión de sangre; hay un grupo de infecciones que generalmente se transmiten solo entre mamíferos, y existen aquellas que se transmiten exclusivamente de persona a persona. Los patrones de propagación de infecciones importantes se conocen bien, y no se puede decir que veamos algo extraordinario con respecto a la infección por coronavirus. Este es un grupo de SARS e influenza; en sus leyes y características de los cambios causados ​​en el cuerpo, la infección por coronavirus es muy similar a la gripe. Se puede estudiar, se puede aclarar cuánto se asemeja o excede a la gripe en términos de consecuencias, esta es otra pregunta. Pero para nosotros, las personas que se enfrentan a la propagación de infecciones, no hay nada súper especial aquí, para nosotros es todo lo habitual.

Vyacheslav Grigoryevich, ¿qué infección de aquellos con los que tuviste que lidiar, consideras que es la más peligrosa?

Aquí nuevamente, todo es dinámico. En los años 60, era el cólera, luego se convirtió en una infección prácticamente controlada y desaparecida. Entonces, lo más peligroso, en términos de distribución y consecuencias, sigue siendo la peste. En un momento, ella avanzaó, pero luego, cuando se hizo algo más estudiado, hubo medios de control, con la vacuna se convirtió en una infección controlada en gran medida. Si hablamos de los resultados, de acuerdo con las opciones de que si una persona está enferma, entonces la probabilidad del 99.9% de que muera es en la rabia. Pero aquí también se conocen las fuentes, se conocen las formas, hay excelentes formas de prevención y, a pesar de todo su peligro en el resultado, esta enfermedad es bastante prevenible.

Aclare el término «infección controlada».

La infección manejada es principalmente encontrar formas de interrumpir la transmisión y encontrar formas de prevención efectiva, es decir, la creación de vacunas y la vacunación. Por lo tanto, en un momento fue posible vencer enfermedades tan terribles en un momento dado como la viruela, la poliomielitis y otras se eliminaron prácticamente. Pero tan pronto como nos detenemos, dejamos de vacunar contra la difteria, por ejemplo, en la década de 1990 tenemos una epidemia de difteria. Lo mismo ocurre ahora con el sarampión (se trata de la cuestión de la necesidad de vacunación). La infección se vuelve manejable cuando se interrumpe la transmisión de esta enfermedad, se encuentra el tratamiento y se administra la vacuna. Las vacunas contra la difteria, contra el sarampión, contra el tétanos. Se vacunan. eso es todo; los estudiantes actuales solo pueden hablar sobre ellas en tiempo pasado. Tan pronto como dejaron de vacunar, aquí está, por favor, la epidemia en todo su esplendor. Y si estas medidas se implementaron de manera uniforme en todo el planeta … Y ahora, focos de fiebre tifoidea, cólera y peste están presentes localmente donde no se toman medidas para controlar la infección. Lo mismo con la malaria: el portador fue eliminado, eso es todo, la malaria en esta área se ha detenido. Pero no es en todas partes donde se pueden tomar estas medidas por completo, se puede eliminar la fuente de infección y ella permanece para vivir allí, en la zona natural, donde hay un ambiente favorable para mantener la agresividad biológica, para la propagación de portadores. La capacidad de administración dependerá de cuánto se puede romper la cadena, en algunos casos con respecto al patógeno, en otros con respecto al portador, y en tercer lugar con el efecto sobre la población humana, lo que crea una barrera de inmunidad a esta enfermedad.

Resulta que, en relación con las infecciones transmitidas de persona a persona por gotitas en el aire, ¿es esta cadena más difícil de romper?

En general, sí, porque en este caso la transferencia es muy fácil. Ten en cuenta que donde hay una densidad de población muy alta, hay un aumento más rápido. Donde hay una baja densidad o se toman medidas para la separación social, es más suave. De todos modos, por supuesto, la enfermedad se extenderá por completo; el entorno externo no puede desinfectarse por completo y esto también tiene sus consecuencias, y todo esto afecta las características de la propagación de la infección. Para la infección por coronavirus, la situación es similar a la influenza. Queda por ver cómo se tensiona la inmunidad, cuál es la naturaleza y cuáles son las posibilidades de preservación del patógeno en el entorno externo, etc. Por lo tanto, las medidas, incluso las excesivas, como dicen en pleno susto, están justificadas.  Me gustaría señalar ese momento en que cada nube de tormenta tiene un lado positivo y esta situación actual, incluso con un elemento de pánico, con cierta redundancia de las medidas antiepidémicas, está justificada. Debido a que por la situación. con la atención médica llevada a todo tipo de «optimizaciones» al extremo, con la disponibilidad de atención médica, con una gran brecha entre grandes megalópolis y periféricos, ha llevado a una situación catastrófica en nuestra atención médica, debido a todo eso tanto las autoridades como la sociedad finalmente han comenzado a entender esto. El coronavirus resumió todo abruptamente y espoleó el proceso aleccionador. Apenas un resquicio de esperanza porque lo que se construía a lo largo de años y décadas ahora se hace en semanas, y los chinos incluso en cuestión de días. Se renueva el fondo de camas, se están restaurando los centros médicos. Nos revolvemos de un lado a otro, pero aquí es difícil decir que en el aumento se llegue a un exceso de atención, dado el demasiado deplorable estado de nuestra medicina práctica y de, en general, la ciencia médica. Entonces: demos las gracias al coronavirus, no importa cuán extraño suene esto.

¿Qué puedes decir sobre la posibilidad de brotes de enfermedades respiratorias más peligrosas que la pandemia actual?

Sí, claro que las hay. El navajazo que produjo el coronavirus se esperaba luego del virus de influenza tipo A1, y era razonable Se desplazó entre los mamíferos, portando otro ropaje, por lo que se volvió irreconocible, y luego devino en pandemias. Me refiero a la gripe «española», a todos los modos de la gripe de «Hong Kong», una serie de gripes («aviar», «porcina»). La influenza tipo A1 es la más plástica. Hay 39 tipos de coronavirus que hemos encontrado antes que deambulan desde los animales a la población humana. Se desplazó entre los mamíferos, penetró en la población humana y, además, no se metió en un callejón sin salida, sino que adquirió la condición de supervivencia y la capacidad de transmitirse de persona a persona de acuerdo con los mismos patrones a los que se propagan otros patógenos ARVI, y hay varios cientos de ellos. Es decir, es imposible crear una vacuna contra cada una de ellos, ni práctica ni teóricamente, y esto ni siquiera es necesario. Sólo lo es en relación a los más peligrosos, que tienen graves consecuencias, alta mortalidad o crean discapacidad, y se ha desarrollado un grupo de diferentes vacunas, que se incluyen en los países civilizados entre las vacunas obligatorias, lo que ayuda a proteger a las personas de estas enfermedades. En este sentido, el coronavirus, con todo el conocimiento insuficiente hasta ahora, encaja completamente en la enfermedad del grupo respiratorio.

¿Y qué factores, no relacionados con el coronavirus en sí, afectan su distribución?

Ahora hay mucha especulación al respecto. Ahora estamos en una posición ligeramente más favorable, un par de meses después nos enfrentamos a un aumento masivo. Después de la introducción de ensayos inmunosorbentes ligados a enzimas, que determinarán los anticuerpos (anticuerpos frescos en presencia del virus o anticuerpos de la memoria inmune), es decir cuando se investigue lo suficiente sin duda quedará claro que este tipo de coronavirus ha estado funcionando durante más de dos meses, y que estuvo presente en la población humana durante mucho más tiempo. Desarrolló, perfeccionó armas, y ahora, finalmente, logró la capacidad de superar la barrera de las especies, dio este brote de morbilidad. Bueno, los factores que afectan esto son la lejanía de los territorios. Tenemos cuatro o cinco regiones más en las que no se detecta el coronavirus, y donde hay una gran concentración de la población, en Moscú, en San Petersburgo, por supuesto, hay más. Los estadounidenses son extremadamente móviles en la vida cotidiana y un poco tarde, tal vez, «despertaron», tienen este pico más pronunciado. La composición de edad de la población también afecta. Los que mueren por una lesión aguda, puramente viral, por shock tóxico por infección son pocos, las reacciones hiperreactivas son extremadamente raras. Básicamente, al igual que la gripe, el coronavirus «capta» una población humana pobremente inmune; al final, la neumonía, mixta, bacteriana, conducen a la muerte con coronavirus. Estas son las personas con enfermedades crónicas, los diabéticos, las personas mayores: el patrón es el mismo que para la gripe. Si tomamos estadísticas indicativas sobre muertes por influenza y neumonía que no se diagnostican como gripe, serán aproximadamente iguales, y en algunas situaciones la gripe será aún más abrupta que el coronavirus. Y las mutaciones adicionales de los virus, la mejora biológica adicional de este enorme ejército de organismos vivos, puede conducir a una mutación que permita que el virus infecte de manera fácil y completa a los humanos, lo que da una mayor mortalidad, lo que es de esperar. La española se llevó a decenas de millones de personas y, por lo tanto, fuimos especialmente cautelosos con la gripe, no estábamos muy interesados ​​en 90 tipos de rinovirus, adenovirus, que se producen con mayor facilidad y menos manifestación, son las infecciones infantiles más frecuentes. Esos coronavirus que conocimos antes, también son SARS; no es casualidad que los niños estén menos enfermos durante la pandemia actual, su inmunidad aún se conserva, por lo que los adultos están más enfermos. Todo esto sigue siendo simples razonamientos, aunque están justificados. La determinación de los anticuerpos, la edad de estos anticuerpos, nos permitirá aclarar el panorama completo, pero no creo que obtengamos nada nuevo en contraste con la misma gripe tipo A. El grado de prevalencia del virus depende de muchos factores: la lejanía del área, la densidad y el contacto de la población, su composición etaria, el clima, la estación; y el ejemplo de China ya es bastante claro. Pero, dado que este es un sistema muy multifactorial, no siempre es lo que vemos en la superficie lo que refleja la esencia. De hecho, el número de estudios también afecta la imagen misma. Hasta ahora, no hemos detectado el virus en Altai, en Tuva y en un par de otras regiones: se han realizado alrededor de un millón de estudios, pero si hubiese diez millones de estudios, entonces se encontrará el coronavirus allí. Ninguna región puede escapar a la infección.

Vyacheslav Grigoryevich, usted dijo que esta es la primera pandemia que, gracias a las tecnologías digitales y de información, la podemos observar tan de cerca en tiempo real. Cuéntanos más sobre esto.

Sí, es bueno, realmente es así, porque si tomamos la gripe «Hong Kong», que está bastante cerca de nosotros en el tiempo, que no estuvo menos extendida y tuvo consecuencias mucho mayores, entonces no había posibilidad de pruebas de laboratorio extensas y nos guiamos indirectamente por diagnósticos clínicos. Ahora las estadísticas son más dinámicas, hay herramientas de comunicación y las capacidades de análisis son completamente diferentes. Esta es, de hecho, la primera vez que hemos podido observar el desarrollo de una pandemia, e incluso entonces no del todo. Entonces, cuando detectamos anticuerpos en millones de personas, creo que en un año habrá muchas publicaciones confiables, mucha información confiable, y veremos mucho de lo que vimos antes, sólo que entonces adivinamos algo, asumimos algo, ahora hay oportunidades para confirmar y objetivar todos estos puntos. Y todo esto será, sin duda, y no la primera vez, ni la segunda, ni la última. Como especialista en enfermedades infecciosas, al comienzo de mi actividad, todavía capturé el comienzo de la era de los antibióticos, luego tuve una sala de fiebre tifoidea, la segunda, tifus, luego disentería y otras infecciones bacterianas. En la época soviética, había estaciones de malaria, tulerymyinnye, burcellose, ahora ya no están allí. ¿Por qué? Porque hay fondos para atender las infecciones bacterianas: antibióticos. Y esta es una gran bendición que, sin embargo, más tarde se convirtió en maldad, en abuso, en alergización, en resistencia a los microorganismos. Sin embargo, fue posible vencer las infecciones bacterianas. Pero ahora fueron reemplazados por enfermedades virales desenfrenadas, y las circunstancias relacionadas con ellas son mucho más complejas y difíciles, porque si el patógeno bacteriano es principalmente intraorgánico, lesiones intraorganicas, entonces el virus es intracelular, y para matar el virus en muchos casos es necesario matar la célula. Por cierto, nuestros glóbulos blancos hacen esto, no lo ponen aparte, y el foco purulento no es más que un intento de matar tanto al patógeno bacteriano como a las células afectadas, para salvar el cuerpo. Y para matar el patógeno viral, uno debe penetrar en la célula, se debe violar ese santuario de santuarios, la célula es la base del organismo monococelular. Aquí, es más difícil elegir la medicina. Hemos manejado infecciones virales, y esto es literalmente el logro de los últimos 20-30 años. El SIDA se volvió algo controlable, lo que causó mucho ruido en los años ochenta y noventa. Ahora pocas personas hablan de eso, aunque este no es un problema menos importante y lo suficientemente terrible, pero fue posible encontrar medicamentos antivirales bastante seguros para ello. Hace 25 años era una infección fatal, ahora ya pertenece a las administradas. Lo mismo es cierto para la hepatitis B y C (tal vez un poco menos exitoso, pero es diferente), tenemos una vacuna contra la hepatitis A y B, y este problema también se está resolviendo. En las enfermedades virales, la búsqueda de fármacos etiotrópicos, es decir, fármacos que afectan al patógeno, es mucho más difícil.

Ahora, gracias a la tecnología de la información, estamos viendo una pandemia con una gran aproximación, con el efecto de una lupa. ¿Cómo evalúas el impacto psicológico de este efecto?

Sí, ahora es posible diseminar información al instante, pero de manera tan instantánea como para difundir la especulación. Esto lleva a la especulación, a varias mentiras y con diferentes objetivos. Aconsejaría a los lectores que entiendan que una pandemia es un proceso biológico, y lo que sabemos al respecto nos permite combatirlo. Y recomendaría a los lectores que reduzcan la cantidad de información. Hay muchas cosas razonables en Internet, pero muchas no científicas. En primer lugar, le aconsejo que no se asusten, no ocurre nada inusual, se produce una continuación normal de la evolución biológica, tanto de microorganismos como de humanos. El sistema es multifactorial, en este caso hay una bendición disfrazada: aún debemos prestar más atención a la atención médica, lo que nos permite manejar estas situaciones y vivir con total tranquilidad. La base de la prevención es: a) – aislamiento, b) – cumplimiento de medidas de higiene generalmente simples. Y esto es suficiente. Debemos entender la esencia de los procesos, tratarlos con calma y hacer primero lo que depende de cada uno de nosotros. El pánico facilita la especulación, el parasita el problema de los comerciantes y delincuentes de toda laya.

Es decir, esas recomendaciones queda en el portal de «Medicina Razonable» en caso de gripe, ¿son relevantes ahora?

Sí, por supuesto, esta no es mi «valiosa opinión», sino el hecho de que el coronavirus se comporta como la gripe en términos de manifestaciones, peligro, resultados y vías de distribución, por lo tanto, las medidas para él son básicamente las mismas.

¿Es posible pronosticar una situación ahora?

Es importante enfatizar que pasamos por todo esto de una forma u otra, incluso en el plano histórico, donde éramos mucho menos conscientes de los factores de influencia. Sin lugar a dudas, podría ser peor, pero en el futuro es posible que este, o algún otro virus del grupo de la gripe, u otro coronavirus puedan adquirir propiedades más peligrosas. Sea como fuere, esta pandemia terminará. Es un poco más fácil para nosotros, ingresamos más tarde y podemos ser más inteligentes que muchos, porque ya hemos visto el ejemplo de China. Todo se asentará, todo se calmará. ¿A qué hora? Si esto es explosivo y no tiene medidas especiales de superprevención, entonces pasará rápidamente, pero cubriendo a un mayor número de la población. Si se aplican medidas, se estira en el tiempo. A juzgar por el hecho de que este también es un grupo de infecciones virales respiratorias agudas, esta es una enfermedad estacional y, creo, para fines de abril comenzará a disminuir. Y viviremos, solo con cautela, ya armados en términos de detección de coronavirus. ¿Se necesitará o no una vacuna? Tal vez, como con la gripe, será necesario: el virus se comporta de manera bastante agresiva, pero sólo después de un año esta pregunta podrá responderse. ¿Es posible una segunda ola? Estas son infecciones estacionales, en las que la proporción de coronavirus menos agresivos siempre ha estado presente. En el futuro, el destino del coronavirus puede ser el mismo que el de la gripe, y veremos cuáles de las variantes de la gripe, sobre cuáles de las mutaciones del coronavirus deberían seleccionarse vacunas. Ahora terminará, pero se debe estar preparados para lo que pueda suceder más tarde en una forma más severa. No tiene sentido entrar en pánico, se debe hacer lo que depende de cada uno de nosotros, confiar en la evidencia científica y no en noticias falsas.

Vyacheslav Grigorievich, ¿puedes añadir algo a mis palabras sobre lo que no pregunté?

Es difícil agregar algo, pero en tu tema, desde un punto de vista vulgarizador, consulten nuestro http://medclever.com/ sobre el tópico «vacunarse, no vacunarse», «gripe», «disbiosis» (también hay agua turbia, mucha especulación). Y respecto del coronavirus, en este sitio hago mi mejor esfuerzo para expresar mis puntos con razones, fundamentados tanto en la teoría como en la práctica.

Gracias, Vyacheslav Georgievich!

Hizo las preguntas y redactó Ekaterina Sosunova (Ekaterimburgo).
Ilustraciones por Alexander Nikitin (Ryazan)
mm_spacer
mm_spacer

mm_spacer

Guinea-Bissau, Frente Norte, 1973. V.G. Chaitsev es uno de los nueve médicos voluntarios soviéticos que visitaron este país durante la lucha guerrillera emprendida por Amilkar Cabral y su partido PAIGK con los colonialistas portugueses.

mm_spacer
Guinea-Bissau,
Frente Norte, 1973. V.G. Chaitsev, al mismo tiempo que enseñaba en la escuela del partido, era médico del destacamento y trataba a la población local.
mm_spacer

VG Chaitsev: “En 1978, dirigí el servicio médico-sanitario de la delegación soviética en el XI Festival de Jóvenes y Estudiantes en La Habana.Y el día de la inauguración nos paramos esperando, tenía una cámara en mis manos. Y entonces Fidel de repente viene hacia mí …
mm_spacer
mm_spacer
Traducción :  F. Moyano
A %d blogueros les gusta esto: