¿Por qué la pandemia de coronavirus plantea un desafío fundamental para la comunidad humana?

¿Por qué la pandemia de coronavirus plantea un desafío fundamental para la comunidad humana?

mm_spacer

Las pruebas rápidas y generalizadas y la cuarentena ayudarán a enfrentar la propagación de COVID-19, no el ultranacionalismo o el hipercapitalismo.

mm_spacer

Prabir Purkayastha  – 25/03/2020

mm_spacer

La pandemia de COVID-19 ahora se está moviendo a una velocidad que el mundo no había anticipado hace unas semanas. Alcanzó sus primeros 100,000 infectados en 67 días, luego se duplicó a 200,000 en los próximos 11 días , y ahora se ha duplicado nuevamente , llegando a 400,000 para el 24 de marzo.

[Nota: Como se sabe, desde la publicación original de esta nota hasta hoy, que nos llega, el ritmo de propagación ha sido mucho peor. A hoy 19 de abril: 2,3 millones de infectados en todo el mundo y más de 160 mil muertos]

Europa, particularmente los países centrales de la Unión Europea: Italia, España, Francia y Alemania —Es el nuevo epicentro de la epidemia de COVID-19. China, seguida de Corea del Sur, logró contener sus brotes; los países europeos no lo hicieron.

Estados Unidos se está uniendo rápidamente a las filas de los países europeos. A medida que aumenta su alcance de prueba, ya se ve un fuerte aumento en los números. Solo la falta de pruebas de la administración Trump, ya sea intencional o debido a la incompetencia, mantuvo los números reales más bajos.

En una conferencia de prensa el 16 de marzo , el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo: “Tenemos un mensaje simple para todos los países: pruebas, pruebas, pruebas… Todos los países deberían poder evaluar todos los casos sospechosos. No se puede luchar contra esta pandemia con los ojos vendados». Para los países que se encuentran en la fase de propagación de la comunidad, la única forma de reducir las infecciones es realizar pruebas exhaustivas, seguidas de aislar a los infectados y el seguimiento riguroso de contactos.

El problema es identificar el punto de inflexión cuando un país pasa de la fase de contención a la difusión comunitaria. Por lo tanto, las pruebas de los que provienen de países de alto riesgo, los contactos de los que ya están infectados, deben complementarse con pruebas aleatorias en áreas urbanas que ya muestran un cierto número de infecciones, pruebas de casos de neumonía en los hospitales, así como de aquellos que muestran síntomas de COVID-19. Es sólo al lanzar una red amplia que podemos identificar cuándo un país, o una región, está pasando de la etapa de contención a una etapa comunitaria. En la etapa comunitaria, las pruebas tienen que ser mucho más extensas.

Para países como India, los números aún son pequeños y podría considerarse como en la etapa de contención. Aunque aquí nuevamente, los números reales podrían ser mucho más altos, ya que las pruebas se han limitado a solo una pequeña parte de la población. De acuerdo con las principales directrices del cuerpo médico de la India del Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR), las únicas personas que pueden hacerse la prueba en este momento son las que vienen de países de alto riesgo de COVID-19, o aquellas que están en contacto directo con alguien que ya dio positivo. Originalmente, ICMR tenía una cantidad lamentable de kits de prueba, solo 100,000, aunque está tratando de aumentar la capacidad de prueba rápidamente, importando kits y otorgando licencias a los fabricantes indios. En este momento, dada su capacidad existente y su enorme población, la tasa de pruebas por millón de la India es una de las más bajas del mundo.

En la fase de contención la OMS recomienda identificar y aislar a los infectados lo antes posible. Las personas deberían mantener el distanciamiento social: reducir la cantidad de contactos de persona a persona, mantener una cierta distancia entre ellos y tomar otras precauciones como lavarse las manos. En esta fase testeamos a los que provienen de regiones de alto riesgo o en contacto con aquellos que han sido confirmados como infectados.

Si la contención falla, entramos en la fase de comunidad, en la que no sabemos quién está infectando a quién. Entonces necesitamos bloqueos y aislamiento social, junto con pruebas exhaustivas. Esta es la etapa en la que se encuentran varios países europeos, Irán y EEUU. Si no se puede controlar el número de infecciones en esta fase, abrumarán la infraestructura de salud. La consecuencia será una gran cantidad de muertes, particularmente entre los ancianos y aquellos que tienen factores de riesgo subyacentes como asma, enfermedades cardíacas y diabetes. Necesitarán médicos de cuidados intensivos, enfermeras, equipos de oxígeno, ventiladores y máquinas que puedan oxigenar la sangre fuera del cuerpo, y equipo de protección para el personal médico, que un hospital ya no puede proporcionar. Esta es la razón del bloqueo: para reducir la velocidad de expansión o aplanar la curva, reducir el pico y distribuir la carga en los sistemas del hospital durante un período de tiempo más largo en lugar de sobrecargarlos todos a la vez.

Es por eso que varios países, incluida la India, han entrado en un período de bloqueos. Reconociendo que no tienen la capacidad de realizar pruebas exhaustivas, han decidido intentar romper los enlaces de transmisión. Esto reducirá significativamente la cantidad de nuevas infecciones y dará a los gobiernos y a los sistemas de salud algo de tiempo para respirar. Si han usado el tiempo sabiamente desarrollando la capacidad de realizar pruebas exhaustivas pueden evaluar a la población, identificar casos y separarlos de la población general. Esto es lo que hizo China en Wuhan junto con el bloqueo, y Corea del Sur lo hizo con pruebas exhaustivas y con un bloqueo menos estricto para controlar sus epidemias.

Desafortunadamente, una vez que los números son altos, el simple bloqueo no funciona. Una nueva investigación realizada por Xihong Lin, profesor de bioestadística de la Escuela de Salud Pública TH Harvard TH, junto con colegas chinos en Wuhan, dice que fue el encierro junto con una cuarentena centralizada que separó en dos grupos a quienes estaban infectados y a quienes estaban infectados o en contacto con ellos, de la población general, lo que redujo la tasa de infección. Los que dieron positivo fueron ingresados en hospitales temporales, y los sospechosos fueron alojados en dormitorios, hoteles y otras instalaciones, y se les realizó un examen regularmente. Esto es lo que finalmente controló la epidemia, reduciendo drásticamente los números.

Si los hospitales están abrumados por el número de pacientes, como lo estaban en Wuhan y ahora en Italia, las tasas de mortalidad serán mucho más altas. En Wuhan, la OMS estimó inicialmente que el índice de letalidad —el número de muertes por casos infectados— (en gran parte según las cifras de Wuhan) era de casi el 3,4 por ciento; ahora se piensa que es mucho más bajo. Un estudio reciente en Nature Medicine dice que la cantidad de personas que no mostraron síntomas pero estaban infectadas hace que la tasa de letalidad estuviese allí más cerca del 1.4 por ciento. El número de muertes fue significativamente mayor entre los viejos y aquellos con otras complicaciones médicas.

En Italia, Lombardía y las regiones cercanas están viendo cifras aún peores. Las tasas de mortalidad de Italia son más altas quizás porque Italia tiene una población significativamente mayor con más del 23 por ciento de sus habitantes mayores de 65 años. La edad promedio de la población de India es de aproximadamente 27 años, contra los 47 de Italia. Esto puede conducir a una tasa de mortalidad más baja COVID-19 en India y otros países con poblaciones más jóvenes. Pero dado el pobre sistema de atención médica de la India y una gran proporción de su población activa con salarios diarios, la pérdida de empleo y ganancias también puede tener un costo devastador. [Vaya consuelo. La tasa de muertes por Covid-19 es más baja allí donde hay menos viejos porque se murieron antes],


¿Por qué los medios de comunicación estadounidenses y occidentales decidieron criticar a China sobre una enfermedad que podría crear una pandemia global? Parece que vieron a COVID-19 como simplemente otro tema de rutina, una continuación de la guerra fría contra China. En lugar de invocar un sentido de solidaridad global, se desató una virulenta campaña de propaganda racista: COVID-19 ha sido llamada una «enfermedad china«; se dice que los chinos comen murciélagos y serpientes; y todos los demás pueden mantener alejado a COVID-19 simplemente aislando a China, de acuerdo con esta línea de información errónea.

China no solo marcó la hora mundial, sino que también nos mostró cómo se puede combatir la enfermedad. Al imponer el bloqueo temprano y las prohibiciones de viaje, mantuvieron la propagación comunitaria de la enfermedad prácticamente localizada en la provincia de Hubei, algo que Italia y otros países de la UE no pudieron hacer. China también nos enseñó el aislamiento temprano de casos sospechosos en clínicas para la  fiebre y pruebas de contacto rigurosas, separando a aquellos levemente infectados en centros de atención improvisados como gimnasios, almacenes y estadios, y colocando a aquellos gravemente enfermos en hospitales donde se podría brindar mucho más apoyo. Movilizaron a más de 40,000 médicos y enfermeras de otras regiones de China para venir a Hubei y Wuhan para apuntalar la crisis del personal médico allí.

La acción de los Estados Unidos ha estado en marcado contraste. Cuando China envió personal médico a Irak, ¡Estados Unidos decidió bombardear el país! Y trató de apoderarse de una compañía alemana que desarrolla una vacuna COVID-19, para que pueda intentar crear un monopolio estadounidense sobre la vacuna. China está enviando equipos de salud, suministros médicos y equipos a muchos países, incluidos Italia e Irán. Incluso ha enviado máscaras a los Estados Unidos. Mientras tanto, Estados Unidos continúa sus sanciones contra Irán y Venezuela a pesar de que eso les dificulta mucho más el envío de medicamentos, equipo médico y equipo de protección.

Es difícil predecir el curso probable de la pandemia de COVID-19. Es un virus completamente nuevo. En medio de la peor pandemia que hemos visto en los últimos cien años, estamos luchando para inventar nuestras respuestas sobre la marcha junto con lidiar con la pandemia en sí. Pero ciertas preguntas deben ser abordadas, y al menos se deben proporcionar respuestas provisionales.

¿Existen medicamentos que puedan proporcionar una cura para COVID-19?

Por el momento, tenemos un conjunto de medicamentos que parecen estar funcionando en algunos pacientes. Una combinación de lopinavir y ritonavir, utilizada para tratar el SIDA, puede funcionar contra COVID-19 en la etapa temprana de la infección. El interferón alfa 2B, un producto de las sólidas instituciones biotecnológicas de Cuba, también se ha utilizado en China y ahora en Italia con un propósito similar. Los medicamentos que han funcionado bien en China y ahora en Francia son los medicamentos antipalúdicos, el fosfato de cloroquina y la hidroxicloroquina, que también tienen propiedades antivirales. Ambos son baratos y están ampliamente disponibles en forma genérica, pero requieren más pruebas. Remdesivir, una droga experimental que falló contra el Ébola, ha mostrado cierta promesa contra COVID-19, elevando el precio de las acciones de Gilead Sciences, su titular de patente, en un mercado de acciones en fuerte caída.

La OMS lanzó un importante ensayo llamado Solidaridad para evaluar lo que percibe como candidatos prometedores para combatir la epidemia. Son cloroquina e hidroxicloroquina; remdesivir; una combinación de lopinavir y ritonavir; y el último, agregar interferón beta a la combinación de lopinavir-ritonavir.

¿Hay una vacuna que pronto estará disponible?

Varias instituciones y empresas están desarrollando vacunas, utilizando una variedad de enfoques y tecnologías. Las empresas chinas, europeas y americanas están en campaña. Según la OMS, dos vacunas ya están en ensayos clínicos y otras 42 están en evaluación preclínica.

La vacuna contra el Ébola tardó cinco años en desarrollarse y recibir la aprobación para su uso. Esta vez podemos reducir el tiempo desde el desarrollo hasta tener 1 millón de dosis listas para usar, a 12-18 meses. Este sería el desarrollo más rápido de una vacuna.

Una vez que se desarrolla una vacuna candidata, necesita una serie de pruebas. El primer paso es realizar cultivos celulares y pruebas en animales para ver si se desarrollan anticuerpos con la vacuna. A continuación, se realizan ensayos en humanos en un pequeño grupo de personas para evaluar la seguridad de la vacuna. Dada la emergencia, los dos conjuntos de pruebas se ejecutan actualmente en paralelo. Si los resultados son positivos, los ensayos se repetirán con un grupo de mayor tamaño para evaluar la seguridad, estimando el grado de inmunidad, el calendario de vacunación y el tamaño de la dosis de la vacuna. Solo después de esta etapa, se llevan a cabo ensayos generalizados con una gran cantidad de sujetos humanos.

Hay un límite en cuánto podemos acelerar este proceso. La mayor aceleración que se ha producido es el desarrollo de vacunas genéticamente modificadas que pueden desarrollarse mucho más rápido que el uso de procesos convencionales de desarrollo de vacunas.

¿Cuál fue la hipótesis de la «inmunidad colectiva» del primer ministro británico Boris Johnson para hacer frente a la epidemia de COVID-19?

Esta es la «teoría» (que Johnson ha adoptado y descartado) de que si el 60 por ciento de las personas están infectadas desarrollarán una inmunidad que detendrá o desacelerará la epidemia. Esto significa que al menos el 60 por ciento de los aproximadamente 60 millones de habitantes del Reino Unido, o 36 millones, tendrían que enfermarse antes de que el Reino Unido se «endurezca contra COVID-19» en una epidemia. Los cálculos muestran que con los hospitales abrumados como lo han estado en Italia, las tasas de mortalidad serían entre 1 y 5 por ciento, o entre 360,000 y 1.8 millones. Como varias personas han señalado el mundo no erradicó la viruela, la poliomielitis, la tos ferina, etc., a través de la inmunidad basada en enfermedades, sino solo después del desarrollo de vacunas. Es por eso que el Reino Unido ahora ha cambiado de rumbo después de que un ejercicio de modelado mostró estos posibles números, renunciando a su estrategia de inmunidad de rebaño pseudocientífica.

¿La estacionalidad, es decir el clima cálido, ralentizará el virus?

Eso está fuera de nuestra capacidad de juicio. La mayoría de los virus muestran estacionalidad, al igual que el virus de la gripe. Es posible que las altas temperaturas y / o la alta humedad disminuyan la velocidad de transmisión, pero tenemos que pasar una temporada para averiguarlo. Ha habido dos estudios diferentes, los cuales han llegado a conclusiones diametralmente opuestas. Uno se basa en modelar infecciones y temperatura. Como muestra este mapa , la mayoría de los países que actualmente están en medio de la epidemia se encuentran a lo largo de un estrecho corredor este-oeste, aproximadamente a lo largo de la latitud 30-50 grados norte, con temperaturas promedio de 5-11 grados centígrados, junto con baja humedad. Sin embargo, otra investigación el uso de datos chinos dice que no hay evidencia de que la temperatura tenga algún efecto en la transmisión de COVID-19. Es muy posible que veamos la propagación del brote a otros países fuera de la banda mencionada anteriormente, y la hipótesis de temperatura y humedad no se mantendrá. Pero incluso si lo hace, estamos posponiendo el brote a una fecha futura.

¿Cómo rompieron los chinos la parte posterior de la propagación de COVID-19?

Mucho se ha escrito sobre los bloqueos y cuarentenas chinos «autoritarios». Ahora que otros países se están moviendo en la misma dirección, vale la pena saber qué hizo realmente China y no qué dijeron los medios  El subdirector general de la OMS, Dr. Bruce Aylward, proporciona la respuesta en su entrevista a New Scientist  que transcribimos:

Pregunta (NS): ¿Eso significa que China ha adoptado el enfoque modelo? ¿Fueron esos bloqueos, que parecían tan extremos al principio, el camino correcto?

Dr. Bruce Aylward: Todos siempre comienzan por el lado equivocado de la respuesta de China. Lo primero que hicieron fue tratar de prevenir la propagación tanto como pudieron y asegurarse de que las personas supieran sobre la enfermedad y cómo hacerse la prueba.

Para detener realmente el virus, tuvieron que hacer pruebas rápidas de cualquier caso sospechoso, aislar de inmediato a cualquiera que fuera un caso confirmado o sospechoso, y luego poner en cuarentena a los contactos cercanos durante 14 días para que pudieran averiguar si alguno de ellos estaba infectado. Esas fueron las medidas que detuvieron la transmisión en China, no las grandes restricciones de viaje y los bloqueos.

Cuando hablé con Italia el otro día, dijeron: «Tenemos bloqueos en estos lugares». Le dije: «Genial, has hecho la parte difícil, ahora tienes que hacer la parte realmente difícil, y eso es asegurarte de que los casos estén efectivamente aislados».

La clave para detener la epidemia en Wuhan no fueron simplemente los bloqueos; También fue la combinación de evaluar rápidamente a los pacientes sospechosos, y luego tomar las medidas necesarias de aislamiento y tratamiento de aquellos que resultaron positivos. Esta es, como dice el Dr. Aylward, la parte realmente difícil que todos tenemos que implementar cuándo -y no si- COVID-19 tome forma epidémica en nuestros países.

Países como India tienen una infraestructura de salud pública débil y una economía en la que un gran número de personas no tendrá ingresos si se imponen bloqueos. El modo en que elaboran una política que funcione para la mayoría de las personas mientras se mantiene a raya la epidemia, es el desafío. 

¿Pueden los gobiernos divisionistas, -generalmente centrados en atacar a sus críticos, segregar a las minorías y rescatar al gran capital-, cambiar hacia construir solidaridad, extender la salud pública y unir a todos los sectores de los pueblos? ¿O Modi, Bolsonaro, Erdogan y otros seguirán al Gran Hermano Trump, creyendo que el ultranacionalismo, junto con el hipercapitalismo, resolverán todos sus problemas?
***

Prabir Purkayastha es el editor fundador de Newsclick.in , una plataforma de medios digitales. Es activista por la ciencia y el movimiento de Software Libre.

Fuente Pressenza 

Traducción: F. Moyano

A %d blogueros les gusta esto: