Un tiempo sombrío e incierto

En un tiempo sombrío e incierto , donde nos acechan los miedos, paradójicamente  tenemos el  tiempo de escuchar tal vez nuestras propias dudas y de entrever cuales serían las practicas que nos distanciarían de todas las perversidades del sistema  en el que vivimos; de los discursos sin sustento de prácticas , de las actitudes reñidas con la ética, de los arribismos y  de los individualismos exacerbados , de las dirigencias , de las injusticias y de todo lo que no sea armonioso con el entorno en el que vivimos. En la nueva modalidad  que se presenta Alternativas, queremos compartir dudas, preguntas , pensamientos.

Que sentimos hoy cuando de pronto se nos cierran las fronteras físicas , ya sean geográficas, de nuestros cuerpos, de nuestros movimientos, de verdad era algo tan inesperado? Porque nos sentíamos tan omnipotentes? En que se enraizaba nuestra  creencia o certeza de que todo seguiría eternamente reproduciéndose de igual manera?

Estamos más o menos o parcialmente confinados, no obstante hemos escuchado  expresiones tales como: » cuando todo pase, veremos que hacemos», «cuando podamos volver a la vida de  de antes  haremos una gran fiesta» De verdad creían que la vida de antes no era sombría ni incierta ? Porque otras muertes no les asustaban? Porque la advertencia del daño  que estamos causando a la tierra que nos cobija y nutre, no se la quería escuchar?

Aunque en las breves salidas que podamos hacer por las calles de nuestras ciudades, todo nos parezca que está ahí esperándonos, ya nada será  igual. Por cierto hay mucha prisa por retomar el frenesí económico,  pero justamente las economías se derrumban, las desigualdades  se profundizan y todo ello nos obliga a pensar  que si realmente amamos la vida, es ahora o nunca que debemos cambiar todo. Para formularlo mejor ,  no saldremos solos  de esta situación; es junto a otros en redes colaborativas , solidarias y libres que podremos dar el salto hacia otros modos de existencia.

Será necesario compartir , imaginar, crear, fundar  comunidades , redes, producciones que posibiliten la soberanía alimentaria, el cuidado de la salud de por fuera del negocio que de ella se hace. Menos carteles de publicidad, menos plazas con monumentos y más huertas urbanas.

Estos son algunos ejemplos de las tantas cosas a cambiar, para alcanzar  la autonomía sobre nuestras vidas. Pensamos que ya no hay más tiempo para seguir optando por sueños individualistas; deberemos  dar un giro muy grande a nuestros hábitos cotidianos.

Por el momento en la región de Uruguay  y más específicamente en la ciudad de Montevideo  su capital, han florecido por todas partes ollas populares solidarias con quienes más necesitan hoy tener un plato de comida; pero por cuánto tiempo más se podrán sostener  las ollas? En la perspectiva de una  pérdida importante de trabajo  para tanta gente, será necesario dar un salto en la construcción nuevas alternativas de vida  comunitarias. Un rol muy importante le asignamos a las prácticas artísticas desde las comunidades, ahora si extra los muros de  museos y galerías .

Esperamos abrir desde nuestro espacio las posibilidad de intercambios que redunden en un reagrupamiento potente de los de abajo.

Sandra Petrovich  (artista plástica y poeta)

A %d blogueros les gusta esto: