Kerala, India, lucha contra COVID-19 mediante gobierno participativo


PC de India, distribuyendo vegetales

Yadul Krishna  

Kerala, estado indio gobernado por la izquierda, sigue siendo el centro de atención mundial por sus medidas efectivas y eficientes para combatir la pandemia de COVID-19. Dominó los titulares de noticias indias mostrando al resto del mundo su potencial, fuerza y enfoque humano, un modelo operativo que otros pueden seguir. La acertada y flexible estrategia intervencionista estatal del gobierno incluso atrajo la atención de medios de comunicación internacionales y revistas académicas, incluidas las del MIT y Oxford, que elogiaron la solidez del Modelo de Kerala del desarrollo.   En Kerala, durante sus años de formación, el gobierno estatal comunista, junto con sus organizaciones colectivas y sindicatos, desempeñó un papel instrumental en la construcción de un sector público fuerte, lo que le ha dado al estado la influencia para controlar efectivamente pandemias y desastres naturales. Con su alfabetización de casi el 100% y su clasificación más alta en el Índice de Desarrollo Humano (IDH), el estado siempre ha sido receptivo y proactivo en el cambio progresivo.

Pero esta es solo una parte (bastante importante) de la historia más amplia. Kerala no solo tiene un gobierno eficiente, también sociedad consciente y receptiva de personas que saben que su papel en esta lucha mortal es tan importante como el del gobierno. Es con esta fuerza colectiva que el estado sureño de India sobrevivió al Virus Nipah y a dos grandes inundaciones en los últimos dos años.

En marcado contraste con el estado de las cosas en el resto de la India, Kerala tiene su estilo participativo único, donde la gente trabajó mano a mano con el gobierno, complementando esfuerzos. Desde el suministro de alimentos hasta la realización de informes de prensa todos los días, el gobierno se aseguró de que las personas estuvieran alimentadas y bien informadas sobre la situación. Además, varios grupos de personas se ofrecieron como voluntarios y se aseguraron de que las políticas gubernamentales se implementaran a tiempo y de manera efectiva para ‘romper la cadena’.

Formación de la Sannadha Sena

El primer ministro de Kerala, Pinarayi Vijayan, llamó a los jóvenes a unirse a Sannadha Sena, una fuerza comunitaria voluntaria formada por el gobierno, reconociendo que para tener éxito los planes del gobierno ante la crisis necesitaban más de lo que la maquinaria del estado podría proveer. Los registros en línea comenzaron en marzo, con numerosos voluntarios llegando para ayudar a los necesitados. Aunque el plan inicial era movilizar a unos 230,000 jóvenes aptos, de 22 a 40 años, hubo una respuesta masiva de más de 300,000 voluntarios de diferentes edades y antecedentes, trabajando en diferentes sectores que van desde informática y medicina hasta trabajadores calificados, registrándose ellos mismos con el Sena en el primer mes.

Varias organizaciones, incluidas ONG, NSS, NCC y la Comisión de la Juventud, pidieron a sus voluntarios que se involucraran en la fuerza. Los partidos gobernantes y opositores de Kerala también se manifestaron en solidaridad con el Sannadha Sena, pidiendo a sus miembros que se registren en la fuerza.

El propósito de Sannadha Sena era utilizar a sus voluntarios para proporcionar alimentos y otros elementos esenciales, así como asistencia física a quienes estaban encerrados. Una vez que se realizaron los registros, las autoridades de salud examinaron a los voluntarios en busca de enfermedades y les proporcionaron capacitación para ayudar a los afectados durante el brote sin comprometer su propia salud. El estado también les dio el equipo de protección necesario y pagó sus gastos de comida y viaje.

La estructura del Sena era tal que cada panchayat tenía 200 voluntarios, un municipio tenía 500 y una corporación tenía 750. Estos voluntarios ubicaron a personas en su vecindario que necesitaban ayuda, incluidos ancianos, discapacitados y personas sin hogar, y se aseguraron de que fueran cuidados. Fue a través de Sannadha Sena que el gobierno también pudo establecer un servicio de línea de ayuda para ayudar a la gente.

Voluntarios de cocina comunitaria

Entendiendo que el bloqueo afectaría negativamente los ingresos de las personas, el gobierno hizo un llamado para establecer cocinas comunitarias en todo el estado para proporcionar alimentos asequibles a bajo costo. Por decreto del Primer Ministro Pinarayi Vijayan, cientos de cocinas de este tipo se multiplicaron en 941 panchayats en el estado antes del 25 de marzo.

Esto condujo a la formación de un ‘arogya sena‘, un grupo de personas que se ofrecieron como voluntarios para cocinar comidas en grandes cantidades en las cocinas comunitarias para asegurarse de que nadie pasara hambre. Mediante el uso efectivo de los recursos en el terreno de los gobiernos locales y los grupos populares, también se hicieron arreglos para distribuir alimentos gratis a los necesitados. En un movimiento extraordinario, se organizó la entrega de estas comidas gratuitas directamente a sus puertas, protegiendo así la dignidad de las personas frente a los demás.

La cocina comunitaria funcionaba utilizando dos equipos y dos turnos, uno por la mañana para cocinar la comida y la otra a partir del mediodía para distribuirla, mientras se mantenían los protocolos de distanciamiento físico. Estos voluntarios ahora distribuyen paquetes de alimentos por valor de 280,000 cada día.

Además del gobierno, varias organizaciones, clubes locales y particulares también han donado fondos para ayudar a administrar estas cocinas comunitarias.

Llegando a las familias con Kudumbasree

Kudumbasree, un proyecto de red comunitaria de tres niveles de grupos de autoayuda de mujeres, se puso en práctica en múltiples niveles. No solo estuvieron involucrados en la creación de numerosas cocinas comunitarias en varias áreas del estado, sino que el gobierno también pudo convocarlos para llegar a las familias de varias maneras.
Kudumbashree formó 190,000 grupos de WhatsApp con 2,200,000 (22 lakh) de miembros del grupo de vecindario para educarlos sobre las instrucciones del gobierno con respecto a COVID-19. Entregaron un memorando a todos los 4,300,000 (43 lakh) de miembros del grupo vecinal, que discutieron en sus reuniones, sobre los detalles de la campaña ‘Romper la cadena’ y la necesidad de atención especial para los mayores de 60 años.

Kudumbashree también participó en la preparación y venta de cientos de miles de máscaras de algodón a través de sus 306 unidades de confección. Numerosas unidades de microempresas prepararon desinfectantes cuando había escasez y sus unidades de confección prepararon bolsas de tela para la Corporación de Suministros Civiles del Estado de Kerala.

Dado que los períodos de encierro continuos obligaron a las personas a quedarse en casa sin trabajo, fue difícil para las familias, especialmente aquellas que trabajaban en el sector informal, mantenerse sin ninguna fuente de ingresos. Por lo tanto, era imperativo que el gobierno proporcionara a las personas el dinero necesario durante el período pandémico. Fue a través del Kudumbasree que el gobierno pudo otorgar préstamos sin intereses por un valor de ₹ 2000 millones de rupias a las familias que los necesitaban.

En los lugares que se notaron como «puntos rojos» en Kerala, se dieron instrucciones estrictas a las personas para que permanecieran en sus hogares, excepto en casos de emergencias médicas y de otro tipo. Para permitir la compra de comestibles y otros elementos esenciales sin tener que salir, los gobiernos autónomos locales permitieron a los miembros locales de Kudumbasree recolectar y entregar esos elementos esenciales directamente a los hogares de las personas, lo que limita el riesgo de contaminación en esas áreas.

Organizaciones políticas y culturales activas

Las diversas organizaciones políticas y culturales en Kerala desempeñaron un papel crucial para llegar a la gente común, cuidar a las familias con dificultades y distribuirles paquetes de verduras y granos de alimentos secos esenciales.

Los miembros del gobernante Partido Comunista de la India (marxista) – IPC (M) – y el opositor Congreso Nacional Indio (INC) descentralizaron los esfuerzos locales y cuidaron a las personas asegurándose regularmente de que fueran atendidas durante el cierre. Se contactó a las personas que tenían problemas financieros y se les brindó apoyo a través de fondos recaudados de los trabajadores locales del partido.

Lo que hace posible este esfuerzo único del gobierno y las personas que trabajan de la mano son las prácticas de desarrollo centradas en las personas de Kerala promovidas por sus gobiernos consecutivos. El estado ha invertido mucho en su sector público, disminuyendo así en gran medida las disparidades de clase en el acceso a la salud y otros servicios sociales. Las políticas guiadas por la teoría del estado de bienestar y los sistemas de gestión participativa han hecho que los índices de desarrollo de Kerala se destaquen del resto del país. •

Yadul Krishna es columnista del British Herald . Ex alumno de la Facultad de Comercio Shri Ram de la Universidad de Delhi, sus escritos sobre economía y política han aparecido en todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, el Reino Unido, la India e Italia.

Nota: Kerala es un estado de la India al extremo suroeste sobre el Mar Arábigo. Desde los años 50 han habido gobiernos del Partido Comunista de la India a veces desplazado por la fuerza por el Partido del Congreso. En 1996 un frente de izquierda logró la mayoría. Se gestionó una economía de Estado de Bienestar socialista-democrática desplazando la inversión extranjera directa, con una expansión económica y el aumento del empleo. Es el tercer estado más densamente poblado de la India, con el Índice de Desarrollo Humano más alto y el menor índice de pobreza, y una alfabetización de casi el 100%

A %d blogueros les gusta esto: