Chile – En el Día del Medioambiente: organizaciones sociales recalcan urgencia de aprobar el Tratado de Escazú

Las organizaciones señalan que en tiempos de pandemia, el Tratado medioambiental es una herramienta de la mayor relevancia pues obliga a los gobiernos a entregar información transparente «que le permita a la ciudadanía tomar medidas para prevenir o limitar eventuales daños”.

Claudia Carvajal   Viernes 5 de junio 2020

Medio_Ambiente_Pacto_Global_Chile-1

Establecido por la Organización de las Naciones Unidas en 1977, cada 5 de junio se conmemora a nivel internacional el Día del Medioambiente. Se trata de la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas ya que se fomenta la conciencia y la acción global en favor del medioambiente.

La celebración de este 2020 tiene como país anfitrión a Colombia y en ese marco se anunció un programa para apoyar el proceso de conservación de los bosques tropicales de Colombia, cuyo presupuesto alcanza los  288 mil millones de pesos colombianos donados por el gobierno británico.  Además, apoyará los esfuerzos en la protección del Amazonas y los otros bosques tropicales, ecosistemas que hoy se ven amenazados por la deforestación.

El presidente de la COP26 y ministro británico de Negocios, Energía y Estrategia Industrial, Alok Sharma, se  refirió a los objetivos de este programa y de las metas que se buscarán alcanzar en la nueva edición de la cumbre internacional de Medioambiente.

Alok Sharma, Secretario de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido y Presidente de la COP 26

“Trabajaremos con Colombia y nuestros aliados alrededor del mundo en incrementar los flujos financieros públicos y privados para proteger y restaurar la naturaleza, proteger los océanos y los ecosistemas marinos como el coral y el manglar, construir en la iniciativa de transición justa hacia una agricultura productiva y resiliente. Esto reunirá a los países con mayor producción y mayor consumo de alimentos para acordar medidas prácticas que promuevan el comercio y desarrollo sostenible. Vivamos en el norte, en el sur, en el este o en el oeste, todos compartimos un mundo que nos da vida, pero a la vez es muy frágil. Trabajaremos incansablemente para incrementar la ambición en el cambio climático”, señaló el Secretario de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, país sede de la cita mundial más importante sobre el tema medioambiental.

En Chile, la conmemoración de un nuevo día internacional del Medioambiente fue un marco propicio para que una serie de organizaciones ambientalistas y de la Salud hicieran un llamado urgente a que el Gobierno se allane a aprobar el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, más conocido como Acuerdo de Escazú.

La investigadora Violeta Rabi del centro de Estudios Espacio Público conversó con nuestro medio y señaló que en las condiciones sanitarias actuales el que Chile apruebe a Escazú como parte de nuestra legislación es un asunto de la mayor importancia.

Violeta Rabi

“La protección del Medio Ambiente es clave para la vida humana y la del planeta y una condición crítica para proteger el medio ambiente tiene que ver con que las personas tengamos acceso a la información, participación y a la justicia ambiental. Para eso la firma del Acuerdo de Escazú es muy necesaria porque estamos en deuda con la protección ambiental. El Tratado de Escazú es el principal instrumento internacional que tiene América Latina para la protección ambiental y en, situación de pandemia como la que vivimos, eso es cada vez más claro”.

De acuerdo a un documento emanado de las organizaciones sociales es justamente en el contexto de pandemia que se hace más relevante el contar con un instrumento de transparencia para la ciudadanía.

“Ningún país, por poderoso que sea, puede lograr salir adelante si su política no es poner las vidas de sus ciudadanos por sobre todo lo demás. Aprendimos que, como bien han dicho nuestros pueblos originarios, debemos respetar la naturaleza porque somos parte de ella y alterarla trae consecuencias como ésta. También aprendimos que solos no superaremos esta crisis y que únicamente trabajando en equipo e incluyendo en la conversación a todos los actores, los países y sus gobiernos podrán superar esta pandemia”.

Fenpruss, Confusam, ONG Fima, Greenpeace, Fundación Terram y Fridays for Future entre otras organizaciones territoriales y gremiales exigen que la ciudadanía sea parte de la conversación, y señalan que los gobiernos en general, deben dejar de ocultar información.

“Cuando se debe enfrentar una amenaza a la salud pública que pone en riesgo la vida de las personas, tenemos derecho a saber qué está pasando exactamente y cómo podemos ayudar a detenerla”, aseveran.

En ese sentido, Sebastián Benfeld, embajador del Acuerdo de Escazú, expresó a Diario y Radio Universidad de Chile que específicamente en una nueva conmemoración del Día del Medioambiente es que hace más sentido el demandar a los gobiernos la construcción de un futuro mejor.

“En tiempos de crisis debemos estar más unidos que nunca y buscar soluciones colectivas a los problemas que nos afectan a todas y todos.  A la vuelta de la esquina hay otra gran crisis esperándonos, con impactos mucho más globales, duraderos y perjudiciales para la humanidad en su conjunto: la crisis climática. Las decisiones que se tomen hoy van a repercutir directamente en el mundo que tendremos mañana, y las y los jóvenes somos conscientes de ello”, expresó.

sebastian Benfeld

En cuanto a la transparencia y la información que entregan las autoridades sanitarias en época de pandemia, el campeón joven de Escazú señaló que exactamente eso es lo que promueve el acuerdo que el Gobierno de Chile se ha negado a firmar, ya que el Tratado medioambiental establece en su Artículo 6, párrafo 5, que ante una amenaza inminente a la salud pública, “la autoridad debe liberar toda la información relevante que se encuentre en su poder y que le permita a la ciudadanía tomar medidas para prevenir o limitar eventuales daños”.

“Esta premisa, que para muchos parece tan obvia, queda consagrada expresamente en el Acuerdo de Escazú, un inédito tratado internacional de América Latina y el Caribe que obliga a los gobiernos de la región a ser transparentes e incluir a la ciudadanía en la toma de decisiones respecto a aquellas materias que nos afectan. Esta vez tenemos la oportunidad histórica de avanzar hacia la construcción de un mundo mejor, más justo, pacífico y amigable con nuestro medioambiente, pero para ello la firma del Acuerdo de Escazú es esencial. Las organizaciones firmantes de esta declaración, en unidad, emplazamos al gobierno de Sebastián Piñera a firmar el Acuerdo de Escazú ahora, comprometerse con la protección del medio ambiente y de la vida de las personas”.

Para que el Acuerdo de Escazú entre en vigencia se requiere que 11 de los 33 países de América Latina lo ratifiquen. Luego de la decisión de Ecuador de suscribirlo, solo faltan dos naciones para alcanzar el quórum mínimo. El gobierno de Sebastián Piñera se ha negado sistemáticamente a ello argumentando que los contenidos del Tratado ya están  totalmente incorporados en la normativa ambiental  de nuestro país, por lo que la firma implicaría una amenaza a la soberanía nacional.

Fuente: https://radio.uchile.cl/

A %d blogueros les gusta esto: