Wallmapu: El terror estatal en Chile

Lucha Mapuche. El terror de un Estado contra un pueblo en resistencia

Por Sandra Trafilaf Yáñez
Agosto 3, 2020

El oprobio se presentó de noche, cubierto de horda, cubierto de cobardía, repitiendo una historia mil veces contada a través de los siglos. Palos, hachas, machetes, fusiles destrozando cuerpos de mapuche. Enfrentando a niños, niñas, mujeres y hombres que defienden su territorio solo a punta de alzar sus voces.
No es la primera vez que comuneros mapuche enfrentan a grupos de civiles armados, no es la primera vez que quieren colgarlos en lo alto de un poste, que azotan sus cuerpos sobre los árboles, mientras cuelgan de un helicóptero, que mutilan sus extremidades, que los queman en la plaza pública.
No es la primera vez que un ejército de chilenos, lacayos de los grandes empresarios marchan a “pacificar” el territorio para despojarlos de su memoria histórica, su cultura, su idioma.
La noche tenebrosa de este 1 de agosto, no fue distinta. Bajo la complaciente mirada de las fuerzas policiales y militares, una turba convocada por los empresarios con ribetes latifundistas, organizaron a sus huestes para salir a cazar al mapuche.
El fascismo y el racismo, sembró su impronta en las zonas de Curacautín, Victoria, Ercilla y Traiguén, para aterrorizar a comuneros mapuche movilizados por la libertad de sus hermanos, que ya llevan una Huelga de Hambre que alcanzó los 90 días.
Una movilización que contempló la necesidad de tomarse recintos municipales para poder ser escuchados, en medio de una Huelga de Hambre que se levantó para demandar el respeto y la aplicación del Convenio 169 de la OIT, ratificado por Chile, y que reconoce los legítimos derechos de nuestros pueblos originarios. Una Huelga de Hambre que tiene a una autoridad religiosa como el machi Celestino Córdova en una prisión, sin poder ejercer su espiritualidad en el rewe.
Ya en 2002, se escuchaba hablar del paramilitarismo en territorio mapuche, con el surgimiento de un comando llamado “Hernán Trizano”, recordando las viejas prácticas de la derecha fascista. Unos años después lanzaban su proclama: “los máximos dirigentes mapuches van a desaparecer del mundo, a partir de dos cartuchos de dinamita que colocaremos en sus cinturones si continúan con sus demandas por tierras”.
Niños, niñas y adolescentes mapuche interceptados por comandos civiles en los caminos, mientras van rumbo a sus escuelas rurales, sometidos a torturas indescriptibles, golpeados, orinados en sus rostros, cazados como animales. Sin embargo hoy, oscuros funcionarios del gobierno de Piñera, se atreven a decir que estos/a pequeños/as son usados/as como escudos, guardando un silencio cómplice ante la militarización de un territorio que a diario vive la violencia, la tortura y la persecución, con grupos paramilitares que actúan bajo la tutela de un Estado cómplice.
Gobierno, jueces y Honorables son parte de esta maquinaria de montajes, aplicación de leyes especiales para criminalizar las movilizaciones con penas de cárcel que buscan aniquilar el espíritu de resistencia de este pueblo mapuche, dando tristes y tibias declaraciones como las del Director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), amparando crímenes como el asesinato y las torturas.

Podrán seguir quemando nuestros chemamull, podrán seguir azotando y golpeando nuestros cuerpos, podrán encarcelarnos, podrán asesinar a nuestros hermanos y hermanas, enviar tropas de militares para intervenir en un supuesto “conflicto” cuyo objetivo es lanzar una nueva operación de “Pacificación de La Araucanía”, que no es otra cosa que intentar el exterminio total del pueblo mapuche.

No se equivoquen subsecretarios de poca monta, generales de fuerzas policiales o militares. No se confundan, aquí el único delito es contra un pueblo armado de certezas y de razones. Aquí los únicos que alteran el orden y la paz social, son quienes usan la fuerza y la violencia como lo han hecho siempre los esbirros y testaferros de los grandes empresarios de los ricos.
Han sido ustedes los que, cuando algo se sale del cauce “institucional” que han dibujado para los oprimidos, no trepidan en bombardear, quemar, atacar incluso su mayor símbolo del republicanismo, como lo es el palacio presidencial, para impedir el avance de los pueblos.
El pueblo mapuche sigue en pie. Sus cánticos racistas, fascistas, sus hordas, sus campañas mediáticas, sus operaciones político-militares no amilanan el coraje de siglos de resistencia.
Nos levantaremos una y otra vez, seremos cientos de miles por todo el territorio, porque no se puede aplastar la dignidad, ni el coraje, ni la razón, y eso el pueblo no mapuche también lo está comprendiendo. Este es un camino que comenzamos a transitar juntos y juntas.
Amulepe taiñ weichan

La Lucha Continúa

Que se vayan Todos!!

fuente: https://kaosenlared.net/lucha-mapuche-el-terror-de-un-estado-contra-un-pueblo-en-resistencia/

Red Latina sin fronteras

A %d blogueros les gusta esto: