Uruguay – Arte y memoria histórica

“Un movimiento de visualización de algo que ha sido ocultado”

Arte y memoria histórica:  “Un movimiento de visualización de algo que ha sido ocultado”

VISIBLES es una muestra de artes visuales de Rosana Greciet con fotografía y producción de Nacho Seimanas. La misma se presenta como: “un rastreo identitario, individual y colectivo que aborda la presencia de la sangre indígena en nuestra sociedad. Una trama que fue ocultada por la historia oficial”. En charla con Voces, Rosana Greciet explica el surgimiento y el sentido de este trabajo.

¿Cómo surge esta exposición?

El año pasado se fue armando un proyecto que se llama Visibles, que se presentó en el Fondo Regional del MEC y salió seleccionado. Es un proyecto que aborda la presencia de la sangre indígena en nuestra sociedad. Me basé en dos conceptos. Uno era que cuando era niña mi madre me decía que Uruguay era el único país de Latinoamérica en el que no había indígenas y, paradójicamente, mi bisabuela era claramente una india. También me decía que a los indios de Uruguay los habían matado a todos. Sin embargo, a mí me pasaba que caminaba por la calle y me parecía ver gente con una clara fisonomía indígena. La idea sale de ahí. Por otro lado, en contacto con mi propia expresión artística relacionada con la imagen hay algo que siempre va hacia lo indígena; y cuando abordo lo textil, igualmente, lo hago desde un lugar que va por ahí. Entonces, se trata de un modelo que fue emergiendo, por decirlo de alguna manera.

¿Se puede decir que la relación de los uruguayos con su posible parte indígena es conflictiva?

Lo que siento ahora es que en nuestro país la presencia indígena, por distintas razones, siempre fue ocultada, tapada o entendida como vergonzosa o que resultaba peligroso admitirla. De esa manera fuimos mamando, por decirlo de algún modo, esa cosa en la que, ya fuera por racismo o algo por el estilo, ser indígena no estaba bien. Entonces es como decir que, desde algún lugar, escondimos parte de nuestra identidad.

Tú misma comprobaste que tenías sangre indígena.

Me hice un estudio de mi ADN materno y comprobé lo que sabía perfectamente. Lo hice como parte de una investigación que hace la Facultad de Humanidades en antropología biológica.

¿Cómo cuaja todo eso en una obra artística concreta?

Trabajamos con Nacho Seimanas en relación a la fotografía. Lo primero que hicimos fue contactar con descendientes de indígenas en nuestro país y fotografiar sus rostros. Porque yo creo que todo esto tiene algo de rastreo identitario. He podido sacar a partir de todo lo que hemos hecho que esto es un rastreo identitario individual y colectivo. Hicimos veintiuna fotos con rostros impresos en tela. Además, yo trabajo mucho con materiales como el lienzo, la gasa, la estopa, los hilos de cáñamo, los de algodón y también trabajé fotografías de familia, fotos de mi abuela y mi bisabuela, o sea la línea indígena guaraní.

¿Dónde se presentará la obra resultante de ese trabajo?

El proyecto pertenece al Fondo Regional del MEC y, como vivimos en la Ciudad de la Costa, en Canelones, se plantea hacer una recorrida por el departamento. Primero vamos a estar en el Museo Antropológico Antonio Taddei, en el Parque Artigas de la ciudad de Canelones; luego vamos al Parque Bicentenario, en Las Piedras; y, finalmente, a la Quinta de Capurro, en Santa Lucía.  Al mismo tiempo, me invitaron a participar, junto a un prestigioso colectivo de arte textil contemporáneo que expondrá en el espacio cultural Tribu, en una muestra llamada AL RESCATE DEL MUNDO / CAPÍTULO I, y allí voy con el mismo tema pero con otras piezas que fueron surgiendo como parte del proceso de investigación y trabajo de la obra.

Mientras tanto, continúan investigando artísticamente sobre el tema, ¿no?

Nos parece que es un tema para seguir trabajándolo en distintos formatos. Nos hemos encontrado con que hay muchísimas personas que tienen rostros que hablan de esa ascendencia indígena, que tienen historias que contar y que pueden ser parte de esta obra. Es un movimiento que nos excede, que es más grande que nosotros, un movimiento de visualización de algo que ha sido ocultado, a tal punto que, al buscar personas para fotografiar, nos hemos encontrado con familias que no tenían idea de que tenían antepasados indígenas, no por ningún prejuicio, sino porque no se hablaba de ello. Algunos saben, pero muchos no. Por ejemplo, en la película El país sin indios, la protagonista, Mónica Michelena, cuyo rostro está en la muestra, cuenta que ella tiene antepasados charrúas, pero no lo sabía y recién se enteró de grande.

La muestra Visibles, de Rosana Greciet y Nacho Seimanas, permanecerá abierta durante todo octubre en el Museo Antropológico Antonio Taddei, en el Parque Artigas, de la ciudad de Canelones.

Las obras que forman parte de la muestra AL RESCATE DEL MUNDO / CAPÍTULO I, se exponen durante el mes de octubre en el espacio cultural Tribu, en Maldonado 1858, Montevideo.

Fuente: http://semanariovoces.com/arte-

A %d blogueros les gusta esto: