Esto pasa en Nicaragua

X Gioconda Belli

Ráfagas de viento y lluvia se empiezan a sentir en mi casa en Managua.

Dos huracanes en quince días han pegado en la zona más pobre y abandonada del país: la Costa Atlántica. En este momento debe estar azotando Bilwi, Puerto Cabezas, las minas. No hay refugios, sólo escuelas e iglesias donde pueden quedarse los evacuados.

Pobre mi paisito golpeado tanto por la represión humana y ahora la furia de la Naturaleza. Desastre tras desastre.

Las últimas semanas tres leyes para ponernos la soga al cuello, cambio de la Constitución para instituir la Cadena Perpetua, contra los «crímenes de odio» por un régimen que considera que los que lo adversamos somos terroristas, llenos de «odio».

La ley de Ciber Delitos perseguirá hasta con la extradición, si no viven aquí, a quienes hagan denuncias o criticas por las redes sociales, y la ley de Agentes Extranjeros obligará a quienes reciben dinero de fundaciones o gobiernos a inscribirse como «agente extranjero» lo que de inmediato le prohibirá la acción política, ser candidato u ocupar cualquier posición electoral.

Creo que el cielo se está pronunciando contra tanta arbitrariedad como la que hemos estado viviendo en Nicaragua, donde hemos visto una concentración de poder ilimitada en la pareja que detenta el poder y la sumisión a ellos de todos los poderes del Estado, incluyendo la Policía y el Ejército.

Igual que frente al huracán, estamos indefensos, maniatados, sin derecho a la protesta callejera, los líderes y ex-presos políticos asediados por la policía que les impide salir de sus casas o de la ciudad. No hay derecho que después de que tantos murieron por salir de la Dictadura de Somoza, tantos más en la guerra de los 80, y más de 300 en las protestas de abril, estemos ahora repitiendo el ciclo, con más de cien presos políticos, y esta atmósfera de país sin libertades, desgraciado.

Como diría Rubén: «Dichoso el árbol que es apenas sensitivo/

Y más la piedra dura porque esa ya no siente»


A %d blogueros les gusta esto: