Localizan cuerpo de uruguayo desaparecido en 1982

Desde hace 38 años su hija María José lo busca desde Uruguay con acompañamiento del Observatorio Luz Ibarburu de Montevideo y la Fundación Hasta Encontrarlos en Colombia. Fundación Hasta Encontrarlos / Martes 8 de diciembre de 2020

Hoy, 8 de diciembre de 2020 confirmamos junto a la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) la localización del lugar donde fue inhumado José Washington Rodríguez Rocca en 1982. Desde hace 38 años su hija María José lo busca desde Uruguay con acompañamiento del Observatorio Luz Ibarburu de Montevideo y la Fundación Hasta Encontrarlos en Colombia.

Con la confirmación de la localización del lugar donde fue inhumado José Washington Rodríguez Rocca en 1982, esperamos lograr prontamente con la UBPD la prospección y posible exhumación de sus restos óseos y dar respuesta a la búsqueda de 38 años de su hija María José.

José Washington Rodríguez Rocca, uruguayo que militó en los Tupamaros y llegó a Colombia a finales de los setenta a solidarizarse con luchas, sueños y utopías, se encuentra desaparecido desde 1982.

Desde Montevideo, su hija María José emprendió la búsqueda por encontrarlo, vivo o muerto, pero encontrarlo. Ha contado con el apoyo del Observatorio Luz Ibarburu de Montevideo y de la Fundación Hasta Encontrarlos, con quienes elaboró un plan de búsqueda.

El plan de búsqueda lo presentamos en 2019 a la UBPD para emprender acciones conjuntas y lograr el resultado esperado.

En medio de silencios, en febrero del 2020 logramos con María José y la Fundación Hasta Encontrarlos, localizar el lugar.

Presentamos a la UBPD el informe sobre la localización del lugar y solicitamos realizar prospección con respectiva exhumación.

Hemos contado con la escucha y apoyo del CICR y son muchas solidaridades que se han sumado en este proceso.

En medio de la pandemia hemos estado coordinando con la UBPD y por fin llegó el día para llegar nuevamente al lugar, esta vez con la Unidad, y valorar acciones necesarias de prospección y posible exhumación a inicios del 2021.

En palabras de María José:

«Petaca, mi papá, nos indicará el camino, solo tendremos que hacer el esfuerzo de escucharlo.
Vamos que vamos!!!
Todo mi agradecimiento hacia ustedes y mis saludos fraternos
La muerte prueba que la vida existe».

¿Quién fue José Washington Rodríguez Rocca «Petaca»?

por María José Rodríguez

Nacido el 8 de noviembre de 1942, el compañero José Washington, obrero de la Fábrica Uruguaya de Neumáticos Sociedad Anónima «Funsa», sale de Uruguay el 13 de abril de 1973.

Ese día, un viernes, abordó un vuelo de la compañía aérea Pluna, con destino a Buenos Aires, junto a dos compañeros de la organización en la que militaba, el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T).

En Buenos Aires se encontraron con tres compañeros más, quienes habían llegado el día anterior y se dirigieron al norte argentino para cruzar la frontera hacia Chile.

Ya en Chile, entabló contactos para trasladarse a Cuba, en donde estuvo hasta el año 1976, fecha en la cual partió hacia Italia con destino a Colombia para integrarse al Movimiento 19 de Abril (M-19).

Durante los años 1977 y 1978 estuvo en Cali enseñando algunas técnicas. El compañero José Washington «Petaca» fue muy cercano a Germán Rojas Niño «Raulito» y al «Costeño».

Algunos compañeros de esa época coinciden al afirmar que pierden la pista de José entre los años 1978 y 1980.

En 2019 recibo el testimonio de un compañero de Caquetá, quién me cuenta que mi papá cayó en combate a comienzos de 1982, en un campamento cerca del caño San Pedro. El comandante era Conrado Marín. Mi papá había llegado desde la ciudad de Yumbo (Valle del Cauca), con una compañera con material para la comandancia.

En 2020 establezco comunicación con otro compañero, quien me cuenta que vio a mi papá en un campamento en Caquetá en marzo de 1980.

Al día de hoy estoy trabajando en la búsqueda de compañeros que me puedan aportar información sobre que le ocurrió, quiero saber de sus últimos años, así podré completar este puzzle que es la vida de mi papá.

Sin conocerlo estoy muy orgullosa de él, de su convicción e ideales, de pelear por un vida digna con igualdad de oportunidades para cada uno de nosotros.

No bajo los brazos, ¡mi papá no merece quedar en el olvido!

Fuente: https://elmuertoquehabla.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: