Leo Panitch no está muerto

Leo Panitch est décédé samedi du COVID-19 et d’une pneumonie peu de temps après un diagnostic de cancer. Il avait 75 ans.

Una opinión personal   (X Fernando Moyano)

Leo Panitch died Saturday of COVID-19 and pneumonia shortly following a cancer diagnosis. He was 75.



Al enterarme de la muerte de Leo Panitch comencé a escribir un mensaje en Whatsapp. Escribí «Panich«, y el predictivo de Google me corrigió: Panitch. La palabra ya era tendencia reconocible, en cuestión de horas.

Unos días antes había recibido una entrevista que Sanjiv Gupta le hizo en setiembre, pero estaba en audio y no me tomé el trabajo de traducirla. A la primer pregunta sobre si la pandemia Covid-19 habría sido un factor desencadenante de los nuevos conflictos hegemónicos entre EEUU y China, Leo contesta de inmediato que no, todas esas tendencias conflictivas ya venían en ascenso desde mucho antes. Y de eso da testimonio su última producción. Pongo el vínculo al final de la nota, también otro a su último libro sobre las oportunidades de la nueva izquierda británica, a otros comentarios, y a la última nota de Leo que publicamos en nuestro blog, en mayo, y un notable artículo suyo sobre la problemática de las organizaciones políticas de la clase trabajadora, a propósito del aniversario de la gran revolución rusa de 1917.

Trabajó en estrecha colaboración con Ralph Milliband con el cual eran grandes amigos y de cuyo pensamiento fue un continuador, esa influencia puede verse entre otras cosas en su abordaje del tema de la revolución rusa, y el «problema de las elites». (Conclusiones muy parecidas, digamos de paso, a las que ya había adelantado al respecto nuestro Carlos real de Azúa).

Gran parte de su obra estuvo dedicada al análisis del imperialismo desde la comprensión actualizada de ese concepto. no era un repetidor de esquemas, y a la lucha antiimperialista consecuente. Y por cierto la denuncia, siendo canadiense, de la política imperialista de Canadá abrazando la causa de la independencia de Quebec. La gran insistencia de Leo en toda esa problemática era no subvalorar el papel de los estados en la expansión capitalista, como ocurre a veces.

Lo conocí brevemente en un encuentro internacional, yo no sabía quién era, pero desde que lo excuché esa primera vez he seguido su trabajo. En diciembre tuvo una internación hospitalaria para una intervención oncológica sin riesgo, se contagío de coviid-19 y murío muy rápidamente. Eso pasó en Canadá.

Transcribo, para terminar, el final de un artículo suyo publicado en Mundo Siglo XXI, 2013,en el cuál puede verse su mirada integral de los problemas del mundo actual.

…la solidaridad capitalista por sí misma no pudo resolver la crisis de una economía global dirigida por las finanzas, en donde la ortodoxia de insistir en la austeridad –tanto para asegurar que los Estados paguen a sus tenedores de bonos como para que mantengan vigilancia en contra de la inflación– reforzó las tendencias al estancamiento del sub-consumo que surgen del crédito mermado como medio para sostener la demanda efectiva.La severidad y el alcance de la crisis actual ha puesto una vez más en la superficie la amplia medida en que los Estados del mundo están envueltos en las irracionalidades del capitalismo. Aun cuando los países estimularon sus economías en 2009, al mismo tiempo se vieron impelidos a despedir trabajadores del sector público o disminuir-les sus pagos y demandar que las compañías quebradas hicieran lo mismo. De modo que, mientras culpaban a los derivados volátiles del mercado por causar la crisis, los Estados promovieron el comercio de derivados en crédi-tos de carbono con la esperanza de que un “capitalismo verde” proveyera un remedio en dos-por-uno tanto a la crisis económica como al cambio climático. En el con-texto de tan visibles irracionalidades para forjarse una alternativa fuerte para salvar empleos y a las comunidades que dependen de ellos, a fin de reconvertir y conformar la producción y la distribución con prioridades ecológicamente sustentables, debe haber una ruptura con la lógica de los mercados capitalistas, en lugar de usar las instituciones para reforzarlos. Una política alternativa en esta dirección tendría que propulsar la canalización de las finanzas hacia utilidad pública, procediendo a reestructurar su propósito y funcionamiento como parte de un sistema de planeación económica democrática. Esto requeriría en sí mismo profundos cambios en las estructuras estatales y de clase, así como nuevas relaciones de solidaridad internacional. Las nuevas luchas de la clase trabajadora que han padecido esta crisis, que van desde la ola de huelgas de trabajadores chinos al rápido crecimiento de la New Trade Union Initiative in India o las movilizaciones en defensa de los sindicatos del sector público en Wisconsin y Ohio, son sólo una pequeña muestra de lo que sería necesario para consolidar su fundación –así como el desarrollo de nuevos partidos políticos socialistas orientados hacia la reestructuración radical de los Estados en todos los continentes, a fin de hacerlos sustancial y realmente democráticos en forma, como los Estados capitalistas nunca lo podrán ser.*

—————

Última entrevista a Leo: Sanjiv Gupta entrevistó a Leo Panitch a principios de septiembre de 2020. Hablaron de dos temas sobre los que Panitch ha estudiado y escrito durante décadas. Primero, si la pandemia ha alterado fundamentalmente el equilibrio geopolítico entre Estados Unidos y otras grandes potencias, específicamente China. Y, en segundo lugar, cómo deberían afrontar los socialistas estadounidenses las elecciones de noviembre. Para Panitch, los dos temas están íntimamente conectados.
https://socialistproject.ca/leftstreamed-video/empire-socialism-and-november-w-leo-panitch/

Comentario a su último libro:  Una historia nueva y esencial de la Nueva Izquierda Laborista. De Benn a Corbyn
El rápido ascenso de Jeremy Corbyn a la dirección del Partido Laborista, impulsado por una oleada de apoyo popular, especialmente entre los jóvenes, fue recibido en ese momento por los medios desconcertados. ¿De dónde vino Jeremy Corbyn? En Searching for Socialism, Leo Panitch y Colin Leys argumentan que solo si se comprenden las raíces de Corbyn en la larga lucha de la Nueva Izquierda laborista bennita por trascender los límites del « socialismo parlamentario » y democratizar el partido, como condición previa para democratizar el estado, se puede entiendes su impulso para convertirse en líder del partido. Analizando de cerca las fuerzas dentro del partido alineadas contra el liderazgo de Corbyn, Panitch y Leys explican lo que sucedió entre la validación del proyecto Corbyn en las elecciones de 2017, mientras avanzaban en un ambicioso programa de medidas socialistas democráticas sin igual desde la década de 1970, y la derrota electoral en medio de la coyuntura del Brexit de 2019.Argumentan que si bien esta derrota marcó el punto más lejano al que la generación formada en la década de 1970 pudo llevar el proyecto laborista de nueva izquierda, parece poco probable que la nueva generación de activistas vea rápidamente otro camino hacia adelante que continuar la lucha dentro del Partido Laborista, para cambiarlo fundamentalmente. Frente a las contradicciones que genera el capitalismo del siglo XXI,y la necesidad de descubrir y desarrollar nuevas formas políticas adecuadas para abordarlas, este libro es una lectura obligatoria para los socialistas democráticos, no solo en Gran Bretaña sino en todas partes.

https://g.co/kgs/oZKkw5

Última entrada en nuestro blog de un artículo de Leo, mayo de este año:

En y contra el Estado brasileño

Artículo de Leo a propósito del centenario de la gran revolución rusa de 1917, perspectiva histórica, y conclusiones generales sobre el problema del partido de la clase trabajadora:

El partido de la Revolución

Fuente: https://n0estandificil.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: