¿Mao realmente mató a millones en el Gran Salto Adelante?

Joseph Ball – Monthly Review   

                            Esta nota fue escrita en 2006. La reproducimos ahora porque estas discusiones, sobre las que se vuelve muchas veces, han aparecido nuevamente en el aniversario 127 de Mao, el pasado 26 de diciembre. El sesgo ideológico en las diferentes posturas es inevitable y está bien, tampoco una nota resolverá el tema. Joseph Ball vive en Inglaterra y ha estado involucrado en el activismo político y sindical durante veinte años. Sus principales intereses radican en la investigación sobre la organización de las economías socialistas.

 En los últimos 25 años, la reputación de Mao Zedong se ha visto seriamente socavada por estimaciones cada vez más extremas del número de muertes de las que supuestamente era responsable. Durante su vida, Mao Zedong fue enormemente respetado por la forma en que sus políticas socialistas mejoraron el bienestar del pueblo chino, reduciendo el nivel de pobreza y hambre en China y proporcionando atención médica y educación gratuitas. Las teorías de Mao también dieron gran inspiración a quienes luchan contra el imperialismo en todo el mundo. Probablemente sea este factor el que explique gran parte de la hostilidad hacia él desde la derecha. Esta es una tendencia que probablemente se agudizará con el aparente aumento de la fuerza de los movimientos maoístas en la India y Nepal en los últimos años, así como con la continua influencia de los movimientos maoístas en otras partes del mundo.

La mayoría de los intentos de socavar la reputación de Mao se centran en el Gran Salto Adelante que comenzó en 1958. Es este período el que se ocupa principalmente de este artículo. Los campesinos ya habían comenzado a cultivar la tierra de manera cooperativa en la década de 1950. Durante el Gran Salto Adelante, se unieron a grandes comunas formadas por miles o decenas de miles de personas. Se emprendieron planes de riego a gran escala para mejorar la productividad agrícola. El plan de Mao era incrementar masivamente la producción agrícola e industrial. Se argumenta que estas políticas llevaron a una hambruna en los años 1959-61 (aunque algunos creen que la hambruna comenzó en 1958). Se citan diversas razones para la hambruna. Por ejemplo, la compra excesiva de granos por parte del estado o el desperdicio de alimentos debido a la distribución gratuita en las cocinas comunales.También se ha afirmado que los campesinos descuidaron la agricultura para trabajar en los esquemas de riego o en los famosos “hornos de acero del patio trasero” (hornos de acero a pequeña escala construidos en áreas rurales).

Mao admitió que se habían producido problemas en este período. Sin embargo, culpó de la mayoría de estas dificultades al mal tiempo y los desastres naturales. Admitió que también había habido errores de política, de los que asumió la responsabilidad.

Fuentes oficiales chinas, publicadas después de la muerte de Mao, sugieren que 16,5 millones de personas murieron en el Gran Salto Adelante. Estas cifras fueron dadas a conocer durante una campaña ideológica del gobierno de Deng Xiaoping contra el legado del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Sin embargo, parece que no hay forma de autenticar estas cifras de manera independiente debido al gran misterio sobre cómo fueron recolectadas y preservadas durante veinte años antes de ser lanzadas al público en general. Los investigadores estadounidenses lograron aumentar esta cifra a alrededor de 30 millones combinando la evidencia china con extrapolaciones propias de los censos de China en 1953 y 1964. Recientemente, Jung Chang y Jon Halliday en su libro Mao: the Unknown Storyinformaron de 70 millones de muertos por Mao, incluidos 38 millones en el Gran Salto Adelante.

Los escritores occidentales sobre el tema han adoptado una visión completamente desproporcionada del período, hipnotizados, como están, por cifras masivas de muertos de fuentes dudosas. Se concentran únicamente en los excesos políticos y es probable que sus opiniones sobre el daño que causaron sean muy exageradas. Ha habido una falta de comprensión de cómo algunas de las políticas desarrolladas en el Gran Salto Adelante beneficiaron realmente al pueblo chino, una vez que terminó la quiebra inicial.

Las agencias estatales estadounidenses han brindado asistencia a quienes tienen una actitud negativa hacia el maoísmo (y el comunismo en general) durante el período de posguerra. Por ejemplo, el veterano historiador del maoísmo Roderick MacFarquhar editó The China Quarterly en la década de 1960. Esta revista publicó denuncias sobre muertes masivas por hambruna que se han citado desde entonces. Más tarde se supo que esta revista recibió dinero de una organización fachada de la CIA, como admitió MacFarquhar en una carta reciente a The London Review of Books . (Roderick MacFarquhar afirma que no sabía que el dinero provenía de la CIA mientras editaba The China Quarterly ) .

Aquellos que han proporcionado evidencia cualitativa, como los relatos de testigos presenciales citados por Jasper Becker en su famoso relato Hungry Ghosts  del período, no han proporcionado suficiente evidencia adjunta para autenticar estos relatos. La importante evidencia documental citada por Chang y Halliday sobre el Gran Salto Adelante se presenta de una manera ostentosamente engañosa.

La evidencia del régimen de Deng Xiaoping de que millones murieron durante el Gran Salto Adelante no es confiable. La evidencia de los campesinos contradice la afirmación de que Mao fue el principal culpable de las muertes que ocurrieron durante el período del Gran Salto Adelante.

Los demógrafos estadounidenses han intentado utilizar la evidencia de la tasa de mortalidad y otra evidencia demográfica de fuentes oficiales chinas para probar la hipótesis de que hubo un «número masivo de muertos» en el Gran Salto Adelante (es decir, una hipótesis de que la «mayor hambruna de todos los tiempos» o » una de las hambrunas más grandes de todos los tiempos” tuvo lugar durante el Gran Salto Adelante). Sin embargo, las inconsistencias en la evidencia y las dudas generales sobre la fuente de su evidencia socavan esta hipótesis del “número masivo de muertos”.

La verdad más probable sobre el gran salto adelante

La idea de que «Mao fue responsable del genocidio» se ha utilizado como trampolín para echar a perder todo lo que el pueblo chino logró durante el gobierno de Mao. Sin embargo, incluso alguien como la demógrafa Judith Banister, una de las defensoras más destacadas de la hipótesis del “número masivo de muertos” tiene que admitir los éxitos de la era de Mao. Ella escribe que en 1973-5 la esperanza de vida en China era más alta que en África, Oriente Medio, Asia del Sur y muchos países de América Latina (1) . En 1981, coescribió un artículo en el que describía a la República Popular China como una ‘super-triunfadora’ en términos de reducción de la mortalidad, con un aumento de la esperanza de vida de aproximadamente 1,5 años por año calendario desde el inicio del régimen comunista en 1949 (2). La esperanza de vida aumentó de 35 en 1949 a 65 en la década de 1970, cuando el gobierno de Mao llegó a su fin. (3)

Al leer a muchos comentaristas modernos sobre China de Mao (4) , daría la impresión de que las políticas agrícolas e industriales de Mao llevaron al desastre económico absoluto.

Comentaristas aún más comedidos, como el economista Peter Nolan (5), afirman que el nivel de vida no aumentó en China, durante el período posrevolucionario, hasta que Deng Xiaoping asumió el poder. Por supuesto, el aumento de los niveles de vida no es la única razón del aumento de la esperanza de vida. Sin embargo, es absurdo afirmar que la esperanza de vida podría haber aumentado tanto durante la era de Mao sin un aumento en el nivel de vida.

Por ejemplo, muchos de los que han estudiado las cifras publicadas por Deng Xiaoping después de la muerte de Mao afirman que la producción de cereales per cápita no aumentó en absoluto durante el período Mao. (6) ¿Pero cómo conciliar estas estadísticas con las cifras de esperanza de vida que citan los mismos autores? Además, estas cifras se contradicen con otras. Guo Shutian, exdirector de Política y Derecho del Ministerio de Agricultura de China, en la era posterior a Mao, ofrece una visión muy diferente del desempeño agrícola general de China durante el período anterior a las «reformas» de Deng. Es cierto que escribe que la producción agrícola disminuyó en cinco años entre 1949-1978 debido a “calamidades naturales y errores en el trabajo”. Sin embargo, afirma que durante 1949-1978 el rendimiento por hectárea de la tierra sembrada con cultivos alimentarios aumentó en un 145,9% y la producción total de alimentos aumentó en un 169,6%. Durante este período, la población de China creció un 77,7%. En estas cifras, la producción de alimentos per cápita de China creció de 204 kilogramos a 328 kilogramos en el período en cuestión.(7)

Incluso de acuerdo con las cifras publicadas por el régimen de Deng Xiaoping, la producción industrial aumentó un 11,2% anual entre 1952 y 1976 (un 10% anual durante la supuesta catástrofe de la Revolución Cultural). En 1952, la industria representaba el 36% del valor bruto de la producción nacional en China. En 1975 la industria era del 72% y la agricultura del 28%. Es bastante obvio que las políticas económicas socialistas supuestamente desastrosas de Mao allanaron el camino para el rápido (pero desigual y desequilibrado) desarrollo económico de la era post-Mao. (8)

Existe un buen argumento para sugerir que las políticas del Gran Salto Adelante en realidad hicieron mucho para sostener el crecimiento económico general de China, después de un período inicial de perturbación. A finales de la década de 1950, estaba claro que China iba a tener que desarrollarse con sus propios recursos y sin poder utilizar una gran cantidad de maquinaria y conocimientos tecnológicos importados de la Unión Soviética.

A finales de la década de 1950, China y la URSS se encaminaban hacia un cisma. En parte, esta fue la secuela ideológica que se produjo tras la muerte de Stalin. Hubo muchas diferencias entre Stalin y Mao. Entre otras cosas, Mao creía que Stalin desconfiaba de los campesinos y exageraba el desarrollo de la industria pesada. Sin embargo, Mao creía que Jruschov estaba usando su denuncia del estalinismo como una tapadera para el abandono progresivo de la ideología y la práctica socialistas en la URSS.

Además, la división se debió a la tendencia de Jruschov a intentar imponer las propias formas de hacer las cosas de la Unión Soviética a sus aliados. Jruschov actuó no con el espíritu del internacionalismo socialista, sino con el espíritu de tratar a las naciones económicamente menos desarrolladas como estados clientes. Para un país como China, que había luchado tan amargamente por liberarse de la dominación extranjera, tal relación nunca podría haber sido aceptable. Mao no podría haberlo vendido a su gente, incluso si hubiera querido.

En 1960, el conflicto entre las dos naciones llegó a un punto crítico. Los soviéticos habían estado proporcionando una gran ayuda al programa de industrialización de China. En 1960, todos los asesores técnicos soviéticos abandonaron el país. Se llevaron los planos de las diversas plantas industriales que habían planeado construir.

Mao dejó en claro que, desde el principio, las políticas del Gran Salto Adelante tenían como objetivo que China desarrollara una política económica más independiente. La alternativa de China a la dependencia de la URSS era un programa para desarrollar la agricultura junto con el desarrollo de la industria. Al hacerlo, Mao quería utilizar los recursos que China podía reunir en abundancia: mano de obra y entusiasmo popular. El uso de estos recursos compensaría la falta de capital y tecnología avanzada.

Aunque se produjeron problemas y retrocesos en el Gran Salto Adelante, es justo decir que tuvo un papel muy importante en el desarrollo continuo de la agricultura. Medidas como la conservación del agua y el riego permitieron aumentos sostenidos de la producción agrícola, una vez finalizado el período de malas cosechas. También ayudaron al campo a hacer frente al problema de la sequía. También se desarrollaron defensas contra inundaciones. Las terrazas ayudaron a aumentar gradualmente la cantidad de área cultivada. (9)

El desarrollo industrial se llevó a cabo bajo el lema de “caminar sobre dos piernas”. Esto significó el desarrollo de la industria rural de pequeña y mediana escala junto con el desarrollo de la industria pesada. Además de los hornos de acero, se abrieron muchos otros talleres y fábricas en el campo. La idea era que la industria rural supliera las necesidades de la población local. Los talleres rurales apoyaron los esfuerzos de las comunas para modernizar los métodos de trabajo agrícola. Los talleres rurales fueron muy eficaces para proporcionar a las comunas fertilizantes, herramientas, otros equipos agrícolas y cemento (necesario para los planes de conservación del agua). (10)

En comparación con el sistema económico rígido y centralizado que tendía a prevalecer en la Unión Soviética, el Gran Salto Adelante fue un acto supremo de pensamiento lateral.

Normalmente, el cemento y los fertilizantes, por ejemplo, se producirían en grandes fábricas en áreas urbanas alejadas de las áreas rurales que los necesitan. En un país pobre se plantearía el problema de obtener el capital y la maquinaria necesarios para producir productos industriales como estos, utilizando la técnica más moderna. Entonces se necesitaría una infraestructura que vincule las ciudades con los pueblos para transportar tales productos una vez que estén hechos. Esto en sí mismo implicaría un gran gasto. Como resultado de problemas como estos, el desarrollo en muchos países más pobres es muy lento o no ocurre en absoluto.

La industria rural establecida durante el Gran Salto Adelante utilizó métodos intensivos en mano de obra en lugar de capital. Como respondían a las necesidades locales, no dependían del desarrollo de una costosa infraestructura de carreteras y ferrocarriles a nivel nacional para transportar los productos terminados.

De hecho, las políticas supuestamente salvajes y caóticas del Gran Salto Adelante encajaron bastante bien, después de los problemas de los primeros años. La producción local de cemento permitió emprender planes de conservación de agua. Un mayor riego permitió esparcir más fertilizante. Este fertilizante fue, a su vez, proporcionado por las fábricas locales. Una mayor productividad agrícola liberaría más mano de obra agrícola para el sector manufacturero industrial, lo que facilitaría el desarrollo general del país. (11) Este enfoque se cita a menudo como un ejemplo del analfabetismo económico de Mao (¿qué pasa con la división del trabajo y los beneficios de la especialización regional, etc.?). Sin embargo, estaba bien para China, como lo demuestran los efectos positivos de las políticas de Mao en términos de bienestar humano y desarrollo económico.

La agricultura y la industria rural en pequeña escala no fueron el único sector que creció durante el período socialista de China. La industria pesada también creció mucho en este período. Desarrollos como el establecimiento del campo petrolífero de Taching durante el Gran Salto Adelante proporcionaron un gran impulso al desarrollo de la industria pesada. Se desarrolló un enorme campo petrolero en China. (12) Esto se desarrolló después de 1960 utilizando técnicas locales, en lugar de técnicas soviéticas u occidentales. (Específicamente, los trabajadores utilizaron la presión desde abajo para ayudar a extraer el petróleo. No se basaron en la construcción de una multitud de torres de perforación, como es la práctica habitual en los campos petroleros).

Los argumentos sobre las cifras de producción desmienten el hecho de que el Gran Salto Adelante tuvo tanto que ver con cambiar la forma de pensar del pueblo chino como con la producción industrial. Los denominados «hornos de acero de traspatio», donde los campesinos intentaban producir acero en pequeñas fundiciones rurales, se hicieron famosos por la baja calidad del acero que producían. Pero se trataba tanto de capacitar a los campesinos en las formas de producción industrial como de generar acero para la industria china. Vale la pena recordar que los “saltos” de los que más hablaba Mao no eran saltos en las cantidades de bienes que se producían, sino saltos en la conciencia y el entendimiento de las personas. Se cometieron errores y muchos deben haberse desmoralizado cuando se dieron cuenta de que algunos de los resultados del Salto habían sido decepcionantes. Pero el éxito de la economía china en los años venideros muestra que no todas sus lecciones fueron en vano.

Gran salto adelante y evidencia cualitativa

Por supuesto, hacer tales puntualizaciones es ir en contra de la visión occidental dominante de que el Gran Salto Adelante fue un desastre de proporciones históricas mundiales. Pero, ¿cuál es la base de esta opinión? Una forma en que aquellos que creen en la tesis del “número masivo de muertos” podrían probar su caso sería encontrar evidencia cualitativa creíble, como testimonios o pruebas documentales. Sin embargo, la evidencia cualitativa que existe no es convincente.

El erudito de historia china Carl Riskin cree que se produjo una hambruna muy grave, pero afirma: “En general, parece que los indicios de hambre y penuria no se acercan al tipo de evidencia cualitativa de hambruna masiva que ha acompañado a otras hambrunas de comparables (si no iguales) ) escala, incluidas las hambrunas anteriores en China». Señala que gran parte de la evidencia contemporánea presentada en Occidente tendía a descartarse en ese momento, ya que emanaba de fuentes de derecha y no era concluyente. Considera si las políticas represivas del gobierno chino impidieron que saliera información sobre la hambruna, pero afirma que “es dudoso que sea una explicación suficiente. Aquí queda algo de misterio». (13)

Hay autores como Roderick MacFarquhar, Jasper Becker y Jung Chang que ciertamente afirman que la evidencia que han visto probada la tesis de la hambruna masiva. Es cierto que sus principales trabajos sobre estos temas (14) sí citan fuentes para esta evidencia. Sin embargo, en estos libros no dejan suficientemente claro por qué creen que estas fuentes son auténticas.

Por lo tanto, sigue siendo una pregunta abierta por qué los relatos presentados por estos autores deben tratarse como un hecho cierto en Occidente. En su famoso libro de 1965 sobre China, A Curtain of Ignorance, Felix Greene dice que viajó por áreas de China en 1960 donde el racionamiento de alimentos era muy ajustado, pero no vio hambrunas masivas. También cita a otros testigos presenciales que dicen lo mismo. Es probable que, de hecho, haya ocurrido hambruna en algunas áreas. Sin embargo, las observaciones de Greene indican que no fue un fenómeno nacional en la escala apocalíptica sugerida por Jasper Becker y otros. El hambre masiva no estaba ocurriendo en las áreas por las que viajó, aunque la hambruna puede haber estado ocurriendo en otros lugares. ¿Por qué se cree tan fácilmente en los relatos de personas como Becker cuando se descarta el relato de Felix Greene y los otros que cita? Por supuesto, la simpatía de Greene por el régimen de Mao puede surgir en relación con esto y podría sugerirse que distorsionó la verdad por razones políticas. Pero Becker, MacFarquhar y Jung Chang también tienen sus propias perspectivas sobre el tema. ¿Alguien podría dudar seriamente de que estos autores no son anticomunistas bastante acérrimos?

Antes de abordar la cuestión de la autenticación de fuentes, es necesario establecer el contexto para la discusión de estos temas. El comunismo es un movimiento que genera una gran oposición. Los países occidentales libraron una intensa guerra de propaganda contra el comunismo. En el poder, los gobiernos comunistas desposeyeron a un gran número de personas de su gente y sus tierras. A toda la clase terrateniente y empresarial le quitarin su poder social y su estatus en gran parte de Asia y Europa. Como era de esperar, esto generó mucha amargura. Un gran número de personas bien educadas que nacieron en estos países tenían y todavía tienen la motivación para desacreditar al comunismo. No es “paranoia” pedir que quienes escriben sobre la era comunista se esfuercen por asegurarse de que sus fuentes estén informando sobre los hechos y no brinden testimonios que hayan sido distorsionados o sesgados por prejuicios anticomunistas.

Además, el gobierno de los Estados Unidos tenía interés en publicar propaganda negativa sobre el comunismo chino y el comunismo en general. Con demasiada frecuencia, la discusión sobre esto se descarta como «teorías de la conspiración» y la evidencia sobre lo que realmente sucedió no se discute ampliamente.

Sin embargo, los intentos encubiertos de Estados Unidos para desacreditar al comunismo son un asunto de registro. Las agencias de inteligencia estadounidenses a menudo buscaban una conexión con quienes publicaban trabajos sobre regímenes comunistas. No se debe pensar que las personas con las que buscaban esta conexión eran simplemente títeres pagados para producir sensacionalismo barato. Lejos de ahi. Por ejemplo, The China Quarterly publicó muchos artículos en la década de 1960 que todavía se citan con frecuencia como evidencia de las condiciones de vida en China y el éxito o no de las políticas gubernamentales en ese país. ¡En 1962 publicó un artículo de Joseph Alsop que alegaba que Mao estaba tratando de acabar con un tercio de su población a través del hambre para facilitar sus planes económicos! (15) Este artículo se cita, con toda seriedad, para proporcionar evidencia contemporánea de la hipótesis del «número masivo de muertos» en muchos trabajos posteriores sobre el tema (por ejemplo, en el artículo «Hambruna en China» que se analiza a continuación).

El editor de The China Quarterly fue Roderick MacFarquhar, quien pasó a escribir muchas obras importantes sobre el gobierno comunista de China. MacFarquhar editó el Volumen 14 de Cambridge History of China, que cubría el período 1949-1965. Escribió Los orígenes de la revolución cultural, que incluye un volumen sobre los acontecimientos de 1956 y 1957, así como un volumen sobre el Gran Salto Adelante, que presenta la tesis del “número de muertos masivo”. También editó los Discursos secretos de Mao. Impreso en las páginas de The China Quarterlyes una declaración de que fue publicada por Information Bulletin Ltd en nombre del Congreso por la Libertad Cultural (CCF). El 13 de mayo de 1967, la CCF emitió un comunicado de prensa en el que admitía que estaba financiado por la CIA, tras una publicación en la revista Ramparts (16).

MacFarquhar declaró, cuando le pregunté al respecto, que:

Cuando me pidieron que fuera el editor fundador del CQ [ China Quarterly ], se me explicó que la misión del CCF era alentar a los intelectuales occidentales a formar una comunidad comprometida con el libre intercambio de ideas. El objetivo era proporcionar algún tipo de contrapartida organizativa a los esfuerzos soviéticos para atraer a los intelectuales occidentales a varias organizaciones de fachada … Todo lo que me dijeron sobre la financiación fue que la CCF estaba respaldada por una amplia gama de fundaciones, incluida en particular Ford, y el hecho de que, de estos, la Fundación Farfield era un frente de la CIA no se me reveló.

En la edición del 26 de enero de 2006 de The London Review of Books, MacFarquhar escribe sobre «los números inaugurales de 1960 del China Quarterly, del cual yo era entonces el editor».

También escribe que «el dinero secreto de la CIA (de la Fundación Farfield a través del Congreso para la Libertad Cultural, el padre de CQ, Encounter y muchas otras revistas) proporcionó parte de la financiación para el CQ, algo que no supe hasta el revelaciones públicas de finales de la década de 1960».

El tema va más allá de quienes, como MacFarquhar, trabajaron para publicaciones periódicas vinculadas a la CCF. También se alega que otras revistas recibieron fondos que emanaron de la CIA en general. Por ejemplo, Victor Marchetti, un ex oficial de personal de la Oficina del Director de la CIA, escribió que la CIA creó la Fundación Asia y la subsidió por una suma de $ 8 millones al año para apoyar el trabajo de los «académicos anticomunistas en varios países asiáticos, para difundir por toda Asia una visión negativa de China continental, Vietnam del Norte y Corea del Norte”. (17)

Por supuesto, el problema no es blanco y negro. Por ejemplo, MacFarquhar también afirma que permitió que se difundiera en su diario una amplia gama de opiniones de diferentes lados del espectro político. Argumenta que el artículo de Alsop se habría publicado en otro lugar, incluso si lo hubiera rechazado y que tmbién publicó respuestas negativas sobre la tesis de Alsop.

Puede que esto sea cierto. Sin embargo, aquellos como MacFarquhar estaban publicando el tipo de cosas que se podría pensar que la CIA, en general, ve con buenos ojos. (De lo contrario, ¿por qué la CIA habría puesto dinero para ello?) El punto clave es que estas personas tenían una fuente de financiación estatal occidental de la que carecían otras personas con un punto de vista diferente.

En los últimos años, una nueva generación de escritores ha publicado supuestos testigos presenciales y pruebas documentales de la hipótesis del “número masivo de muertos”. El problema clave con esta evidencia es la autenticación de fuentes. Estos autores no presentan evidencia suficiente en los trabajos citados en este artículo para demostrar que las fuentes son auténticas.

Jasper Becker en su libro sobre el Gran Salto Adelante, Fantasmas Hambrientos , cita una gran cantidad de evidencia de hambruna masiva y canibalismo en China durante el Gran Salto Adelante. Cabe señalar que esta es una evidencia que solo surgió en la década de 1990.

Ciertamente, las historias más espeluznantes de canibalismo no están corroboradas por ninguna fuente que apareció en el momento real del Gran Salto Adelante, o de hecho durante muchos años después. Muchos de los relatos de hambruna y canibalismo masivos que Becker usa provienen de un documento de 600 páginas «Treinta años en el campo». Becker dice que era un documento oficial secreto que fue sacado de contrabando de China en 1989. Becker escribe que sus fuentes de Hungry Ghosts incluyen documentos sacados de contrabando de China en 1989 por intelectuales que se exiliaron. El lector debería saber cómo personas que aparentemente eran disidentes que huyeron del país durante una represión pudieron sacar de contrabando documentos oficiales sobre hechos ocurridos treinta años antes.

Además, Becker debería haber discutido de manera más general por qué cree que “Treinta años en el campo” y los otros textos son auténticos. En 2001, Becker revisó los Tiananmen Papers en la London Review of Books . (18) El , Becker necesitaba decir por qué pensaba que los documentos que estaba citando en su propio libro eran genuinos, a pesar de creer que otros documentos oficiales de contrabando podrían no ser auténticos. Papeles de Tiananmen son supuestamente documentos internos del partido que fueron sacados clandestinamente del país por un disidente. Supuestamente arrojaron luz sobre el pensamiento de la dirección del Partido en el momento de la masacre de la Plaza Tiananmen. En Hungry Ghosts, Becker necesitaba decir por qué pensaba que los documentos que estaba citando en su propio libro eran genuinos, a pesar de creer que otros documentos oficiales contrabandeados podrían no ser auténticos.

De manera similar, Becker cita un supuesto diario interno del ejército chino de 1961 como evidencia de un desastre humanitario masivo durante el Gran Salto Adelante. De hecho, los informes de esta revista aluden a un desastre bastante significativo que está afectando la moral de las tropas chinas. Sin embargo, ¿esta revista es un documento genuino? La revista fue lanzada por el Departamento de Estado de Estados Unidos en 1963 y fue publicado en una colección por la Hoover Institution titulado La política del Ejército Rojo de China en el año 1966. De acuerdo con el periódico británico Daily Telegraph (19) «Ellos [las revistas] han estado en manos estadounidenses durante algún tiempo, aunque nadie revelará cómo fueron adquiridas». Becker y los muchos otros escritores sobre el Gran Salto Adelante que han citado estas revistas deben indicar por qué las consideran auténticas.

El libro de Becker también utiliza relatos de testigos presenciales del hambre en el Gran Salto Adelante. A mediados de los noventa, entrevistó a personas de China continental, así como a inmigrantes de Hong Kong y chinos en el oeste. Afirma en su libro que en China continental «rara vez o nunca se le permitió hablar libremente con los campesinos». Los funcionarios locales “entrenaron” a los campesinos antes de la entrevista, se sentaron con ellos durante la misma y les respondieron algunas de las preguntas. Dado que existe una buena posibilidad de que estos funcionarios estuvieran tratando de inclinar la evidencia a favor de la línea de Deng Xiaoping negativa sobre el Gran Salto Adelante, seguramente es importante que se le diga al lector cuáles de las entrevistas citadas en el libro se llevaron a cabo en estas condiciones. y cuáles no. Becker no hace esto en Hungry Ghosts. En ninguna parte de este libro entra en detalles suficientes para demostrar al lector que los relatos que cita en su libro son auténticos.
Durante unos años, Hungry Ghosts fue el texto preeminente, en lo que respecta a los críticos de Mao. Sin embargo, en 2005 Mao: la historia desconocida fue publicado y muy promocionado en Occidente. Sus acusaciones son, en todo caso, incluso más extremas que el libro de Becker. De los 70 millones de muertes que el libro atribuye a Mao, se supone que 38 millones ocurrieron durante el Gran Salto Adelante. El libro se basa en gran medida en una colección no oficial de discursos y declaraciones de Mao que supuestamente fueron grabados por sus seguidores y que encontraron su camino hacia el oeste por medios que no están claros. Los autores a menudo utilizan materiales de esta colección para intentar demostrar el fanatismo y la falta de preocupación de Mao por la vida humana. Son un grupo de textos que estuvieron disponibles recientemente en la década de 1980 por cortesía del Centro de Materiales de Investigación China (CCRM) en los Estados Unidos. Algunos de estos textos fueron traducidos al inglés y publicados en Mao’s Secret Speeches .(20)

En este volumen, Timothy Cheek escribe un ensayo que evalúa la autenticidad de los textos.  “La procedencia precisa de estos volúmenes, que han llegado a través de varios canales, no se puede documentar …” Timothy Cheek sostiene que es probable que los textos sean auténticos por dos razones. En primer lugar, porque algunos de los textos que recibió el CCRM fueron publicados anteriormente en China continental en otras ediciones. En segundo lugar, porque los textos que aparecen en un volumen recibido por el CCRM también aparecen en al menos otro volumen recibido por el CCRM. No me resulta obvio por qué estos dos hechos proporcionan una fuerte evidencia de la autenticidad general de los textos.

Quizás lo más importante es que Chang y Halliday citan pasajes de estos textos de manera engañosa en su capítulo sobre el Gran Salto Adelante. Chang afirma que en 1958 Mao tomó medidas drásticas contra lo que llamó «la gente que deambulaba por el campo sin control». En la siguiente oración, los autores afirman que «la posibilidad tradicional de escapar de una hambruna huyendo a un lugar donde había alimentos ahora estaba bloqueada». Pero la parte del discurso «secreto» en la que supuestamente Mao se queja de que la gente «deambula sin control» no tiene nada que ver con impedir el movimiento de la población en China. Cuando se lee el pasaje completo que los autores citan selectivamente, se puede ver que los autores están siendo engañosos. Lo que realmente se supone que dijo Mao es lo siguiente.
[Alguien] de APC [una Cooperativa de Productores Agrícolas -Joseph Ball ] en Handan [Hebei] condujo un carro hasta la acería de Anshan y no se iría hasta que le dieran un poco de hierro. En cada lugar [hay] tanta gente deambulando sin control; esto debe prohibirse por completo. [Nosotros] debemos encontrar un equilibrio entre los niveles, con cada nivel reportando al siguiente nivel superior — APC a los condados, condados a las prefecturas, prefecturas a las provincias — esto se llama orden socialista. (21)

De lo que Mao está hablando aquí es de la campaña para aumentar la producción de acero, en parte mediante el uso de la producción rural a pequeña escala. Alguien sin autoridad estaba exigiendo hierro a Anshan para ayudar a su cooperativa a cumplir con su cuota de producción de acero. Mao parece estar diciendo que este enfoque espontáneo es incorrecto. Parece estar abogando por un sistema de planificación socialista más jerárquico donde la gente tiene que solicitar a las autoridades superiores para obtener las materias primas que necesitan para cumplir con los objetivos de producción. (Esto suena muy diferente a Mao, pero igual puede ser cierto.) ¡Claramente, aquí no está abogando por una prohibición general de que todos los chinos viajen por el país!

Una segunda cita, seriamente engañosa, aparece al final del capítulo sobre el Gran Salto Adelante. Primero, Chang y Halliday escriben: «Ahora podemos decir con seguridad de cuántas personas estaba dispuesto a prescindir Mao». El párrafo luego da algunos ejemplos de supuestas citas de Mao sobre cuántas muertes de chinos serían aceptables en tiempos de guerra. El siguiente párrafo comienza con «Mao tampoco estaba pensando en una situación de guerra». Luego citan a Mao en la Conferencia de Wuchang diciendo: «Trabajando así, con todos estos proyectos, la mitad de China bien podría tener que morir». Esta cita aparece en el encabezado del capítulo de Chang y Halliday sobre el Gran Salto Adelante. La forma en que los autores presentan esta cita parece como si Mao estuviera diciendo que de hecho podría ser necesario que la mitad de China muriera para realizar sus planes de aumentar la producción industrial. Pero es obvio a partir del texto real del discurso que lo que está haciendo Mao es advertir de los peligros del exceso de trabajo y el exceso de entusiasmo en el Gran Salto Adelante, mientras utiliza un poco de hipérbole. Mao está dejando en claro que no quiere que nadie muera como resultado de su impulso de industrialización. En esta parte de la discusión, Mao habla de la idea de desarrollar todas las industrias principales y la agricultura de una sola vez. El texto completo del pasaje que los autores citan selectivamente es el siguiente:

En este tipo de situación, creo que si hacemos [todas estas cosas simultáneamente] la mitad de la población de China, sin duda, morirá; y si no es la mitad, será un tercio o un diez por ciento, una cifra de muertos de 50 millones. Cuando la gente murió en Guangxi [1955], ¿no fue destituído Chen Manyuan? [Secretario general del partido en la localidad de Guangx en ese enonces]. Si con una cifra de muertos de 50 millones no perdieron sus trabajos, yo al menos debería perder el mío. Anhui quiere hacer tantas cosas, está bien hacer muchas, pero partamos del principio de no tener muertes. (22)

Luego, en unas pocas frases más tarde, Mao dice: “En cuanto a 30 millones de toneladas de acero, ¿realmente necesitamos tanto? ¿Podemos producir tanto? ¿A cuántas personas movilizamos? ¿Podría eso provocar la muerte?

Es muy importante que se realice un examen completo de las fuentes que Chang y Halliday han utilizado para su libro. Esta es una llamada que se ha hecho en otro lugar. La reseña del libro de Nicholas D. Kristof en The New York Times planteó algunas preguntas interesantes. Kristof habla sobre la profesora de inglés de Mao, Zhang Hanzhi (Mao intentó aprender inglés en la vida adulta) a quien Chang y Halliday citan como una de las personas que entrevistaron para el libro. Sin embargo, Zhang le dijo a Kristof (siendo una de sus amigas) que, aunque conoció a los dos autores, se negó a ser entrevistada y no les proporcionó información sustancial. (23) Kristof pide a los autores que publiquen sus fuentes en la web para poder evaluar su imparcialidad.

Campaña de Deng contra el legado de Mao

Hubo algunos defensores de la historia del «número masivo de muertos» en la década de 1960. Sin embargo, como señaló Felix Greene en Una cortina de ignorancia, los anticomunistas de la década de 1950 y principios de la de 1960 hicieron acusaciones sobre hambrunas masivas en China prácticamente todos los años. La historia sobre el Gran Salto Adelante solo se tomó realmente en serio en la década de 1980 cuando el nuevo liderazgo chino comenzó a respaldar la idea. Fue esto lo que realmente ha dado credibilidad en Occidente a personas como Becker y Jung Chang.
El liderazgo chino comenzó su ataque al Gran Salto Adelante en 1979. Deng se movió contra los partidarios de Mao y ordenó a la prensa oficial que los atacara. (24) Esto tomó la forma de una campaña ideológica contra el «ultraizquierdismo». Como dice Meissner en su estudio de la era de Deng Xiaoping, «se trajeron multitudes de académicos y teóricos para exponer las raíces sociales e ideológicas ‘pequeñoburguesas’ del Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural». (25)

La razón de esta difamación del Gran Salto Adelante tuvo mucho que ver con las luchas de poder posteriores a Mao y la lucha por hacer retroceder las políticas socialistas de 1949-76. Después de la muerte de Mao en 1976, Hua Guofeng había llegado al poder en una plataforma de «defender cada palabra y política hecha por Mao». Deng Xiaoping necesitaba urgentemente una justificación política para su usurpación de Hua en 1978 y su asunción de liderazgo. La postura declarada de Deng de que Mao tiene «70% de razón y 30% de equivocado» fue una forma de distinguir su propio enfoque «pragmático» de la historia y la ideología de sus predecesores. (Las políticas favorables al mercado que implementó Deng sugirieron que en realidad creía que Mao estaba equivocado en un 80%).

El partido chino hizo todo lo que pudo para promover la noción de que el Gran Salto Adelante fue una catástrofe causada por políticas ultraizquierdistas. El mariscal Ye Jian Ying, en un importante discurso en 1979, habló de los desastres causados ​​por errores de izquierda en el Gran Salto Adelante. (26) En 1981, la «Resolución sobre la historia del partido» del Partido Comunista Chino habló de «graves pérdidas para nuestro país y nuestro pueblo entre 1959 y 1961». Los académicos se unieron al ataque. En 1981, el profesor Liu Zeng, director del Instituto de Investigaciones sobre Población de la Universidad Popular, proporcionó cifras seleccionadas de la tasa de mortalidad de 1954 a 1978. Estas cifras se dieron en una reunión académica pública que llamó mucho la atención en Occidente. Las cifras que dio para 1958-1961 indicaron que en este período se habían producido 16,5 millones de muertes en exceso. (27) Al mismo tiempo, Sun Yefang, un destacado economista chino, llamó la atención públicamente sobre estas cifras y afirmó que «se pagó un alto precio con sangre» por los errores del Gran Salto Adelante. (28)

Además de la lucha interna del partido, Deng quería revertir prácticamente todos los logros positivos de Mao en nombre de la introducción del capitalismo o «socialismo con características chinas», como él lo describió. Atacar el Gran Salto Adelante ayudó a proporcionar la justificación ideológica para revertir las políticas «izquierdistas» de Mao. Deng disolvió las comunas agrícolas a principios de la década de 1980. En los años que siguieron al Gran Salto Adelante, las comunas habían comenzado a proporcionar servicios de bienestar como atención médica y educación gratuitas. La ruptura de la Comuna significó que esto terminó. En un artículo sobre el Gran Salto Adelante, Han Dongping, profesor asistente del Warren Wilson College, describió un informe «humorístico» en el periódico chino The World Journal con sede en Nueva Yorksobre un granjero de la provincia de Henan que no pudo pagar las facturas médicas para que le trataran los testículos infectados. Torturado por el dolor, los cortó con un cuchillo y casi se suicida. (29) Este tipo de incidente es el verdadero legado de las “reformas” de Deng en el campo.

A menudo se dice que las reformas agrícolas de Deng mejoraron el bienestar del campesinado. Es cierto que la desintegración de las comunas dio lugar a un período de cinco años de producción agrícola acelerada. Pero esto fue seguido por años de declive en la producción de alimentos per cápita. (30) A pesar de este declive, los comentaristas occidentales tienden a describir la desintegración de las comunas como un éxito económico incondicional.

De hecho, la disolución de las comunas campesinas creó fuentes de verdaderas penurias para los campesinos. Al alentar a la clase dominante china a describir el Gran Salto Adelante como un desastre que mató a millones, Deng pudo desarrollar una línea política que hizo que sus políticas regresivas en el campo parecieran legítimas.

Deng Xiaoping culpa a Mao de las muertes por hambre

Para que prevaleciera la línea de Deng, necesitaba demostrar no solo que las muertes masivas ocurrieron entre 1959 y 1961, sino también que fueron principalmente el resultado de errores políticos. Después del Gran Salto Adelante, la línea oficial del gobierno chino sobre la hambruna fue que el 70% se debía a desastres naturales y el 30% a errores humanos. Este veredicto fue revocado por el régimen de Deng Xiaoping. En la década de 1980 afirmaron que los problemas fueron causados ​​en un 30% por desastres naturales y en un 70% por errores humanos. Pero seguramente si las acciones de Mao hubieran provocado la muerte de millones de campesinos, los campesinos se habrían dado cuenta de lo que estaba pasando. Sin embargo, la evidencia es que no culparon a Mao por la mayoría de los problemas que ocurrieron durante el Gran Salto Adelante.

Mucho después de la muerte de Mao, el profesor Han Dongping viajó a Shandong y Henan, donde aparecieron las peores condiciones de hambruna en 1959-1961.

Han Dongping descubrió que la mayoría de los agricultores a los que interrogó favorecían la primera interpretación de los hechos, en lugar de la segunda, es decir, no creían que Mao fuera el principal culpable de los problemas que sufrieron durante el Gran Salto Adelante.(31) . Esto no quiere decir que no hayan ocurrido errores trágicos. Dongping escribió sobre la introducción de la alimentación comunitaria en las comunas rurales. Para empezar, esta fue una política muy popular entre los campesinos. De hecho, en 1958, muchos agricultores informaron que nunca antes habían comido tan bien en sus vidas. El problema era que esta nueva y aparente abundancia conducía a un descuido en la recolección y el consumo de alimentos. La gente parecía haber comenzado a asumir que el gobierno podía garantizar el suministro de alimentos y que ellos mismos no tenían la responsabilidad de la seguridad alimentaria.

Dada la pobreza de China a fines de la década de 1950, se trataba de un error que estaba destinado a generar problemas graves y la dirección comunista debería haber tomado medidas más rápidas para corregirlo. Tres años de terribles desastres naturales empeoraron las cosas. La solidaridad entre los miembros de las comunas en las regiones más afectadas se rompió cuando los individuos intentaron apoderarse de las cosechas antes de que fueran cosechadas. Una vez más, esta práctica empeoró una mala situación. Sin embargo, hay que destacar que los propios agricultores no le dijeron a Han Dongping que los errores en la organización de la comida comunitaria eran la principal causa de la hambruna que padecían. El mismo Han Dongping critica severamente a Mao por las consecuencias de sus políticas “apresuradas” durante el Gran Salto Adelante. Sin embargo, también escribe: “He entrevistado a numerosos trabajadores y agricultores en Shandong, Henan,y nunca conocí a un agricultor o trabajador que dijera que Mao era malo. También hablé con un erudito en Anhui [el que dice que la hambruna fue más grave] que creció en áreas rurales y había estado investigando en Anhui, nunca conoció a un agricultor que dijera que Mao era malo ni un granjero que dijese que Deng [Xiaoping] era bueno».(32)

Se puede argumentar que la simpatía, al menos parcial, de Han Dongping por Mao podría haber influido en su interpretación de lo que escuchó de los campesinos. Sin embargo, también debe tenerse en cuenta que dos de sus abuelos murieron de enfermedades relacionadas con el hambre durante el Gran Salto Adelante y Han Dongping a menudo suena más crítico de las políticas de Mao en este período que los campesinos que está entrevistando.

¿Muertes masivas? La evidencia demográfica.

La relativa simpatía de los campesinos por Mao al recordar el Gran Salto Adelante debe poner en tela de juicio la evidencia demográfica que indica que decenas de millones de ellos murieron de hambre en este momento. Los académicos occidentales parecen unidos en la validez de esta evidencia. Incluso quienes lo cuestionan, como Carl Riskin, siempre terminan insistiendo en que toda la “evidencia disponible” indica que se produjo una hambruna de enormes proporciones en este período.

De hecho, hay evidencias de varias fuentes de que ocurrió una hambruna en este período, pero la pregunta clave es ¿fue una hambruna la que mató a 30 millones de personas? Esto realmente no habría tenido precedentes. Aunque estamos acostumbrados a leer titulares de periódicos como «decenas de millones se enfrentan a la hambruna en África», es inaudito que decenas de millones mueran realmente en una hambruna. Por ejemplo, la hambruna de Bangladesh de 1974-75 se recuerda como un evento profundamente trágico en la historia de esa nación. Sin embargo, la cifra oficial de muertos por la hambruna en Bangladesh fue de 30.000 (de una población anual de 76 millones), aunque fuentes no oficiales cifran el número de muertos en 100.000. (33) Comparemos esto con una supuesta cifra de muertos de 30 millones de una población de un solo año calculada en alrededor de 660-670 millones para el período del Gran Salto Adelante. En términos proporcionales, se supone que el número de muertos en el Gran Salto Adelante es aproximadamente 35 veces más alto que el número de muertos estimado más alto para la hambruna de Bangladesh.

Es bastante engañoso decir que toda la «evidencia disponible» demuestra la validez de la tesis de las muertes masivas. La verdad real es que todas las estimaciones de decenas de millones de muertes del Gran Salto Adelante se basan en las cifras de las tasas de mortalidad de finales de la década de 1950 y principios de la de 1960. Sólo hay una corroboración muy incierta para estas cifras de otras estadísticas del período.

El problema es que las cifras de la tasa de mortalidad para el período 1940-82, como la mayoría de la información demográfica china, fueron consideradas como un secreto de estado por el gobierno de China hasta principios de la década de 1980. Como veremos, la incertidumbre sobre cómo se recopilaron socava seriamente su condición de evidencia concreta. Sólo en 1982 se publicaron las cifras de la tasa de mortalidad de los años cincuenta y sesenta (véase el cuadro 1).

Supuestamente mostraron que la tasa de mortalidad aumentó del 10,8 por mil en 1957 al 25,4 por mil en 1960, cayendo al 14,2 por mil en 1961 y al 10 por mil en 1962. Estas cifras parecen mostrar aproximadamente 15 millones de muertes en exceso debido a la hambruna de 1958 -1961. (34)

Cuadro 1. Tasas oficiales de mortalidad en China, 1955-1962
Año   Tasa de muerte (p.mil)
1955          12,3
1956          11,4
1957          10,8
1958          12,0
1959          14,6
1960          25,4
1961          14,2
1962          10.0
1963          10.0
1964          11,5

Los demógrafos estadounidenses y las estadísticas chinas

 

Un grupo de demógrafos estadounidenses utilizó datos chinos sobre muertes por hambruna en su propio trabajo sobre el tema. Estos demógrafos fueron Ansley Coale, John Aird y Judith Banister. Se puede decir que fueron las tres personas que primero popularizaron la hipótesis del “número masivo de muertos” en Occidente. Ansley Coale fue una figura muy influyente en la demografía estadounidense. Fue empleado de la Oficina de Investigación de la Población, que fue financiada por la Fundación Rockefeller en la década de 1980 cuando publicaba su trabajo sobre China. John Aird era un especialista en investigación sobre China en la Oficina del Censo de EE. UU. En 1990, escribió un libro publicado por el American Enterprise Institute, que es un organismo que promueve políticas neoliberales. Este libro se llamó Matanza de los inocentes y fue una crítica de la política china de control de la natalidad de un solo hijo. Judith Banister era otra trabajadora de la Oficina del Censo de Estados Unidos. Le dieron tiempo libre de su empleo allí para escribir un libro que incluía una discusión sobre las muertes del Gran Salto Adelante. (35) John Aird leyó la prepublicación de su libro y le dio consejos.

Judith Banister produjo cifras que parecen mostrar un exceso de 30 millones de muertes en el Gran Salto Adelante. Esto es casi el doble de la cifra indicada por las estadísticas oficiales chinas. Ella cree que las estadísticas oficiales subestiman la mortalidad total debido al subregistro de muertes por parte de la población china durante el período en cuestión.

Banister calcula el número total de defunciones subnotificadas en este período calculando primero el número total de nacimientos entre los dos censos de 1953 y 1964. Para ello, utiliza datos derivados del censo y datos de una encuesta retrospectiva de fecundidad realizada en 1982. (Se pidió a los participantes de la encuesta que describieran el número de bebés que habían dado a luz entre 1940 y 1981). Una vez que se conoce la población de 1953 y 1964, y se conoce el número total de nacimientos entre estos dos años, es posible calcular el número de muertes que habrían ocurrido durante este período. Ella usa esta información para calcular un número total de muertes para el período de once años que es mucho más alto de lo que muestran las tasas oficiales de muerte.

Para estimar cuántas de estas muertes ocurrieron en el Gran Salto Adelante, Banister regresa a las estadísticas oficiales de tasa de mortalidad en China. Supone que estas cifras indican la tendencia real de muertes en China en este período, aunque fueron demasiado bajas en términos absolutos. Por ejemplo, asume que la tasa oficial de muerte del 25 por mil en 1960 sí indica que se produjo un gran aumento en la tasa de muerte en 1960. Sin embargo, combina esto con sus estimaciones de subregistro de muertes en el período 1953- 1964 para llegar a una cifra de 45 muertes por mil en 1960. En los años en los que no se alega hambruna, el número de muertos también aumenta con este método. En 1957, por ejemplo, aumenta la tasa de mortalidad de la cifra oficial de 10,8 por mil a 18 por mil. Banister luego compara las tasas de muerte revisadas en años buenos con las tasas de muerte revisadas en años de supuesta hambruna. Luego, Banister puede llegar a su estimación de 30 millones de muertes en exceso durante el Gran Salto Adelante.(36)

Preguntas sobre las estadísticas chinas

Se citan una variedad de cifras chinas para respaldar esta tesis de que ocurrió una hambruna masiva. También se citan estadísticas que pretenden mostrar que Mao fue el culpable de ello. Incluyen cifras que supuestamente dan un desglose provincial del aumento de las tasas de mortalidad en el Gran Salto Adelante, (37) cifras que muestran una disminución masiva en la producción de granos durante el Gran Salto Adelante (38) y también cifras que aparentemente mostraron que el mal tiempo no fue el culpable de la hambruna. (39) Todas estas cifras se publicaron a principios de la década de 1980 en el momento de las «reformas» de Deng.

Pero, ¿qué tan confiables son algunas de estas cifras? Como hemos visto, se publicaron a principios de la década de 1980 en un momento de agudas críticas al Gran Salto Adelante y las Comunas Populares. China bajo Deng fue una dictadura que intentó controlar rigurosamente el flujo de información a su gente. Sería razonable suponer que un gobierno que interfiriera continuamente en la información de los asuntos públicos por los medios de comunicación también interferiría en la producción de estadísticas cuando le convenga. John Aird escribiendo en 1982 declaró que

Sin embargo, la principal razón por la que aparecen tan pocos datos de población nacional en fuentes chinas es la censura central. No se pueden hacer públicas las cifras de población nacional sin la autorización previa del Consejo de Estado. Incluso los funcionarios de la SSB [Oficina de Estadística del Estado] no pueden utilizar tales cifras hasta que hayan sido aprobadas. (40)

De particular interés es la cuestión de las circunstancias en las que la Oficina de Estadística del Estado llegó a las cifras de la tasa de mortalidad. Las cifras dadas para el total de muertes durante el Gran Salto Adelante por académicos estadounidenses y chinos dependen de la estadística clave de tasa de mortalidad para los años en cuestión.

Por supuesto, si supiéramos en detalle cómo se recopiló la información sobre las tasas de mortalidad durante el Gran Salto Adelante, podríamos estar más seguros de que es precisa. El problema es que esta información no está disponible. Tenemos que creer en la palabra de los gobiernos chinos de que sus cifras son ciertas. Además, las declaraciones proporcionadas por Aird y Banister indican que creen que las cifras de la tasa de mortalidad eran estimaciones y no se basaban en un recuento real de muertes informadas.

Aird afirma que «las tasas vitales oficiales [tasas de natalidad y muerte] de los años de crisis [del Gran Salto Adelante] deben ser estimaciones, pero se desconoce su base». (41)

Banister escribe que China intentó iniciar el registro civil en 1954, pero fue muy incompleto. Dice: “Si el sistema de registro de defunciones se usara como base para cualquiera de las tasas de mortalidad estimadas para 1955 a 1957, las tasas se derivaron sólo de aquellas localidades que habían establecido el sistema, que tenderían a ser más avanzadas o ubicaciones más urbanizadas «. (42)

Banister sugiere que la situación no mejoró mucho durante o después del Gran Salto Adelante:

A fines de la década de 1960 y la mayoría de los años anteriores, el sistema de registro y presentación de informes de población permanente puede haber sido tan incompleto y desigual que el personal estadístico nacional o provincial tuvo que estimar todo o parte de sus totales. En particular, en la década de 1950, el sistema de registro y notificación de población permanente apenas comenzaba a establecerse, y al principio no cubría a toda la población. Todos los totales de la población nacional para la década de 1950, excepto el total del censo, probablemente se basaron en informes locales incompletos complementados con estimaciones. (43)

También escribe que “En todos los años anteriores a 1973-75, los datos de la República Popular China sobre tasas brutas de mortalidad, tasas de mortalidad infantil, esperanza de vida al nacer y causas de muerte eran inexistentes, inútiles o, en el mejor de los casos, subestimaban la mortalidad real.» (44)

El lector revisa en vano el trabajo de Aird, Coale y Banister en busca de alguna indicación de por qué pueden afirmar con tanta confianza cifras de decenas de millones de muertes en el Gran Salto Adelante basadas en cifras oficiales de tasa de mortalidad. Estos autores desconocen cómo se recopilaron estas cifras y, sobre todo en el caso de Banister, parecen tener poca fe en ellas.

Supuestas muertes entre los jóvenes en el gran salto adelante

Algunos demógrafos han intentado calcular las tasas de mortalidad infantil para proporcionar evidencia de la hipótesis del “número masivo de muertes”. Sin embargo, la evidencia que presentan tiende a enturbiar el panorama en lugar de proporcionar una corroboración de la evidencia de las tasas de mortalidad.

Un cálculo de las muertes realizado por este método aparece en el artículo de 1984 «Hambruna en China». (45) Este artículo revisó el trabajo anterior de Aird, Coale y Banister. Aceptó la afirmación de estos últimos autores de que se había producido un nivel masivo de muertes, en general, durante el Gran Salto Adelante. Sin embargo, los autores también intentan calcular cifras separadas para las muertes de niños y adultos en este período. La evidencia que este último artículo intenta reunir es citada con mucha frecuencia por quienes escriben sobre la época.

Los autores de “Hambruna en China” calculan las muertes infantiles utilizando la Encuesta retrospectiva de fertilidad de 1982. Usan esta encuesta para calcular el número de nacimientos en cada año del Gran Salto Adelante. Una vez que se estima el número de nacimientos para cada año, es posible calcular cuántos de los nacidos en los años 1958-1962 sobrevivieron para ser contados en el censo de 1964. Esto se puede comparar con las tasas de supervivencia de bebés nacidos en años cuando no se alegaba hambruna.

Usan tablas de vida sirven para calcular cuántos de los bebés que mueren antes del censo murieron en cada año de hambruna. Luego convierten esta cifra en una cifra para el número de muertes de menores de diez años en cada uno de los años de hambruna. Se llega a esta cifra final utilizando tablas de vida y niveles de mortalidad por período.

Los autores de este artículo sostienen que la hambruna comenzó en 1958-9. Calculan que ocurrieron en este período 4.268.000 muertes en exceso para los menores de 10 años, lo que representa una duplicación de la tasa de mortalidad para este grupo de edad (ver Tabla 2). Sin embargo, al mismo tiempo, hubo una cifra excesiva de muertes de solo 216000 para los mayores de 10 años (en un país de más de 600 millones, esta cifra seguramente está dentro de cualquier margen de error razonable). La explicación es que, en ausencia de un racionamiento efectivo, los niños murieron de hambre en este período. Pero en las hambrunas, tradicionalmente son tanto los muy jóvenes como los muy viejos quienes sufren.

Pero en este año solo sufren los jóvenes. Luego, en 1960-1961, el número de muertes en exceso para menores de 10 años se reduce a 553,000, mientras que el número de mayores de 10 se dispara a 9 millones. Aún más extraño, Se calculan 000 muertes infantiles en exceso para 1961-62, pero no se calcula que hayan ocurrido muertes en exceso para los mayores de 10 años en este período.

Cuadro 2. Exceso estimado de muertes debidas a la hambruna 1958-1962
Año fiscal  Muertes estimadas menores de 10 años (miles) Idem de años y más (miles)
1958-59                             4.268                                                 216
1959-60                             2,291                                              7.991
1960-61                                553                                              9.096
1961-62                             4.424                                                     0

Es evidente que hay aquí una paradoja. Según la tasa de mortalidad proporcionada por los chinos, 1960 fue el peor año calendario de la hambruna. La tasa de mortalidad aumentó del 10,8 por mil antes de la hambruna al 25,4 por mil en 1960, que fue, con mucho, el año pico de muertes por hambre. Si esto fuera cierto, esperaríamos que 1959-60 y 1960-61 fueran los peores años fiscales en términos de número de muertes infantiles. Sin embargo, según los autores, ¡solo el 24,6% del exceso de muertes infantiles se produjo en estos años fiscales en comparación con el 98,75% del exceso de muertes de los de diez años o más!

Es difícil entender por qué habría habido una tasa de mortalidad infantil tan alta en 1958-59. Todos están de acuerdo en que 1958 fue un año de cosecha excelente, incluso si las cifras de producción de cereales fueron exageradas. La mayor parte de la cosecha china se cosecha en el otoño (46), por lo que es difícil ver por qué habrían comenzado muertes masivas a fines de 1958 o incluso por qué se habrían producido tantas muertes en los primeros tres meses de 1959. Como hemos visto, Han Dongping, profesor asistente de ciencia política en el Warren Wilson College, interrogó a los campesinos en Shandong y Henan, donde se sintieron los peores efectos de los problemas en el período 1959-1961. Afirmaron que nunca habían comido tan bien como después de la excelente cosecha de 1958. 8479 Las cifras oficiales de la tasa de mortalidad muestran un leve aumento de 10,8 por mil en 1957 a 12 por mil en 1958. ¿Por qué las muertes infantiles fueron mucho peores en el año fiscal 1958-59 según las cifras que presentan los demógrafos? ¿Por qué mejoró la situación en el año de la supuesta hambruna negra?

Esto, según afirman los autores de “Hambruna en China”, se debe a que se introdujo un sistema de racionamiento que ayudaba a todos los que estaban en edad de trabajar y menos, pero dejaba morir a los ancianos. Ciertamente, hay alguna evidencia de que los jóvenes en edad de trabajar recibieron raciones más altas que los ancianos porque los jóvenes realizaban trabajos manuales. (48)

Sin embargo, en 1961-2, cuando los autores alegan que la hambruna todavía estaba ocurriendo, la tasa de mortalidad de los menores de 10 años se dispara a 4.424.000 y la tasa de mortalidad de los mayores de 10 años se reduce a cero. Se alega que el racionamiento se relajó durante este período permitiendo la muerte de los jóvenes. Tampoco se explica por qué no murió ningún anciano durante este período. ¿Los autores afirman que, en caso de hambruna, las familias chinas dejarían morir a sus hijos pero no a los ancianos? Los autores no proporcionan evidencia de esta implicación contraintuitiva de su análisis.

Intentan respaldar su tesis con cifras que pretenden mostrar una reducción en la cantidad de personas en grupos de mayor edad entre los dos censos de 1953 y 1964. El argumento es que en un país que se estaba desarrollando de manera saludable las cifras de los ancianos de la población deberían crecer en lugar de caer. Sostienen que las cifras de China en este período muestran una disminución en el número de personas mayores debido a la forma en que se les negaron las raciones durante el Gran Salto Adelante.

Pero las cifras que citan no son consistentes con las muertes masivas causadas por la escasez de raciones para todas las personas mayores de cierta edad. Los autores afirman que las tasas de crecimiento específicas por edad disminuyen para los hombres mayores de 45 años y para las mujeres mayores de 65 entre los dos censos. ¿Qué tipo de sistema de racionamiento habría llevado a tal disparidad? ¿Uno que proporcionara sustento a mujeres de 45 a 65 años pero no a hombres de la misma edad? Además, incluso después de los 65 años, las cifras para las mujeres no son consistentes. El número de personas de entre 75 y 79 años creció un 0,51% con respecto a las cifras presentadas. Esta cifra se compara bien con las tasas de crecimiento de los grupos de edad menores de 65 años. Por ejemplo, el número de personas de 20 a 24 años aumentó en un 0,57% y el número de personas de 45 a 49 años en un 0,55%. Las cifras de mujeres no muestran un patrón acorde con un sistema de racionamiento que discrimina a las personas mayores. Las estadísticas de fuentes defectuosas son una explicación mucho más plausible para las cifras confusas que presentan los autores, que sus propias hipótesis difíciles de tragar sobre el racionamiento.

Cuadro 3. Tasas de crecimiento intercensal específicas por edad y sexo en la población 1953-1964

 

Años Tasa de crecimiento masculino (%) Tasa de crecimiento femenino (%)
10-14                            3,83                                   4.58
15-19                            1,30                                   1,61
20-24                            0,66                                  0,57
25-29                            1,42                                  1,13
30-34                            2,07                                  1.47
35-39                            1,13                                  0,91
40-44                            0,90                                  1.02
45-49                            0.48                                  0,55
50-54                             0.47                                 0,83
55-59                            0,16                                  1,27
60-64                             0,00                                 0,96
65-69                             -0,64                                0,11
70-74                            -1.02                                -0,37
75-79                            -0,08                                0,51
80+                                -0,54                              -0,22
(Fuente: ibid)

Este artículo no disipa las dudas sobre las muertes masivas por hambre. Es cierto que los autores del artículo pueden señalar cierta corroboración en la evidencia que presentan. Por ejemplo, existe una correlación razonable entre el número de nacimientos proporcionado por el censo de fertilidad de 1982 y las cifras de la tasa de natalidad supuestamente reunidas en los años 1953-1964. También existe una correlación razonable entre la supervivencia de las cohortes de nacimiento nacidas en la hambruna del censo de 1964 y su supervivencia al censo de 1982.

Y diferentes piezas de evidencia, supuestamente reunidas independientemente unas de otras, se correlacionan, entonces esto proporciona alguna evidencia de que la hipótesis del autor es cierta. En cuyo caso podría parecer que hay un punto muerto. Por un lado, existe la correlación entre esta evidencia, por el otro, el enorme desajuste entre la mortalidad infantil y la mortalidad de adultos en los supuestos años de hambruna.

Sin embargo, debemos recordar las preocupaciones que existen sobre la validez general de las estadísticas de población publicadas por el gobierno chino después de la muerte de Mao.

A la luz de estas incertidumbres, las correlaciones entre las cifras de la tasa de natalidad y las cifras de la Encuesta de Fertilidad no son realmente decisivas. Las correlaciones entre las cifras de población china ocurren en otros lugares y han sido consideradas por demógrafos. Banister habla en otra conexión de la posibilidad de «interdependencia mutua» de las encuestas demográficas chinas que supuestamente se realizaron de forma independiente entre sí. Señala que la cifra del censo de 1982 y las cifras de población derivadas del registro civil en 1982 se recopilaron supuestamente de forma independiente. Sin embargo, existe una gran correlación entre las dos cifras. (49) No debe descartarse la posibilidad de tal «interdependencia mutua» entre las cifras de la Encuesta de Fertilidad y las cifras de la tasa de natalidad.

Además, hay que decir que los autores de “Hambruna en China” solo presentan una estimación de la supervivencia de los bebés nacidos durante el Gran Salto Adelante. El artículo de Ansley Coale, publicado en el mismo año 50 muestra una caída razonablemente significativa pero mucho menor en la supervivencia en los años 1958-59 hasta el censo de 1982 que la que se muestra en «Hambruna en China». Esto indicaría muchas menos muertes infantiles “en exceso” en los años en cuestión. Además, las cifras de Coale no muestran una caída en la supervivencia de los bebés nacidos en 1961-2 hasta el censo de 1982, en contraste con las cifras presentadas en «Hambruna en China».

Las dudas sobre la evidencia de supervivencia combinadas con las dudas sobre la evidencia de la tasa de mortalidad socavan en gran medida las creencias establecidas sobre lo que sucedió en el Gran Salto Adelante. En general, una revisión de la literatura deja la impresión de que una hipótesis no muy bien fundamentada de un número masivo de muertos se ha transformado en una certeza absoluta sin ninguna justificación real.

Preguntas sobre la información del censo chino

Una última pieza de evidencia de la tesis del “número masivo de muertos” proviene de los datos sin procesar del censo. Es decir, podemos ver qué tan grande es el número de nacidos en 1959-1961 y sobrevivientes a censos posteriores en comparación con los años circundantes en los que no se ha alegado ninguna hambruna. Podemos obtener esta evidencia de los diversos censos realizados desde el Gran Salto Adelante. De hecho, estos muestran grandes déficits en el tamaño de las cohortes de los nacidos en años de hambruna, en comparación con otros años.

Incluso, si se admitiera que tales déficits ocurrieron, no necesariamente indican un gran número de muertes. Las cifras de tasa de natalidad publicadas por el régimen de Deng Xiaoping muestran disminuciones masivas de la fertilidad durante el Gran Salto Adelante. Es posible plantear la hipótesis de que hubo una gran escasez de nacimientos sin que esto indique necesariamente que también murieron millones. Por supuesto, tenía que haber alguna razón por la que la fertilidad disminuyó tan rápidamente, si es que esto es lo que sucedió.

Claramente, el hambre habría jugado un papel importante en esto. La gente habría pospuesto tener hijos debido a la preocupación de tener otra boca que alimentar hasta que mejorara la disponibilidad de alimentos. Claramente, si las personas tuvieran tales preocupaciones, esto habría indicado un aumento de la desnutrición que habría llevado a algún aumento en la mortalidad infantil. Sin embargo, esto de ninguna manera prueba que la «peor hambruna en la historia del mundo» ocurrió bajo Mao. La hambruna holandesa de 1944-1945 provocó una disminución de la fertilidad del 50%. La hambruna de Bangladesh de 1974-1975 también provocó una disminución cercana al 50% en la tasa de natalidad. (51) Esto es similar a las cifras publicadas en la era de Deng Xiaoping sobre la disminución de la fertilidad en el Gran Salto Adelante. Aunque tanto las hambrunas de Bangladesh como las holandesas fueron profundamente trágicas, no dieron lugar al tipo de cifras salvajes de mortalidad que se anunciaron en referencia al Gran Salto Adelante, como se señaló anteriormente. En Bangladesh murieron decenas de miles, no decenas de millones.

Sin embargo, no debemos asumir automáticamente que la evidencia de las distribuciones de edad de un solo año sea correcta. Existe un problema general con todos los esfuerzos por obtener información de las distribuciones de edad de un año de los censos de 1953 y 1964.

Esta cifra solo apareció a principios de la década de 1980 (52) cuando surgieron todas las demás cifras que culparon a Mao de matar a millones. Los censos posteriores (por ejemplo, en 1982, 1990, etc.) siguen mostrando deficiencias, pero de nuevo se debe actuar con cautela. Banister habla de consistencia en las estructuras de edad y sexo entre los tres censos de 1953, 1964 y 1982 con patrones de supervivencia muy plausibles para cada grupo de edad de un censo a otro. Ella escribe: “Es sorprendente que los tres censos de China parezcan estar casi igualmente completos. Uno habría esperado que los dos primeros conteos pasaran por alto a muchas personas, ya que se llevaron a cabo en circunstancias menos que ideales. El censo de 1953 fue el primer censo moderno de China realizado con solo seis meses de preparación poco después de que se estableciera la Oficina Estatal de Estadística….El censo de 1964 se hizo en gran secreto … e incluyó una pregunta sobre los orígenes de clase de la gente … que podría haber llevado a algunos a evitar ser censados«.(53)

Ping-ti Ho, de la Universidad de Colombia Británica, escribió que el censo de 1953 se basó, al menos en parte, en estimaciones, no en el conteo de la población y «no era un censo en la definición técnica del término«. (54) Sin embargo, la estructura por edades de este censo se correlaciona extremadamente bien con todos los censos posteriores.

Para aumentar la confusión, John Aird recibió evidencia sobre la distribución por edad y sexo en el censo de 1953 de fuentes académicas no oficiales chinas en la década de 1960.

Encontró las cifras poco fiables, afirmando que las cifras para los jóvenes de 5 a 24 años son más bajas de lo esperado y las cifras para los mayores de 75 son demasiado altas. Propuso sustituir estas cifras por una estructura hipotética de edad y sexo a los efectos del debate académico. (55)

Dadas tales dudas, seguramente es posible que las estructuras consistentes por edad y sexo en estructuras sucesivas puedan verse afectadas por una cierta cantidad de “interdependencia mutua” entre registros.

Un rastreo a través de la evidencia revela de manera decisiva que la certeza absoluta en cualquier cuestión histórica políticamente controvertida nunca debe derivarse de la «investigación académica» o las «estadísticas oficiales». La política siempre afecta la presentación de estadísticas y la historia de cualquier período tiende a ser escrita por los ganadores. En relación con China, los admiradores de las políticas socialistas de Mao claramente no fueron los ganadores.

Conclusión

El enfoque de los escritores modernos sobre el Gran Salto Adelante es absurdamente unilateral. Son incapaces de comprender la relación entre sus fracasos y sus éxitos. Solo pueden comprender que se produjeron graves problemas durante los años 1959-1961. No pueden comprender que el trabajo que se realizó en estos años también sentó las bases para el continuo éxito general del socialismo chino en la mejora de la vida de su gente. No consideran seriamente la evidencia que indica que la mayoría de las muertes que ocurrieron en el Gran Salto Adelante se debieron a desastres naturales y no a errores de política.

Además, las muertes que ocurrieron en el Gran Salto Adelante deben compararse con el éxito del pueblo chino en la prevención de muchas otras muertes durante el período maoísta. Las mejoras en la esperanza de vida salvaron la vida de muchos millones.

También debemos considerar lo que hubiera sucedido si no hubiera habido Salto y no se hubieran adoptado las políticas de autosuficiencia una vez que se produjo la ruptura con la Unión Soviética. China era demasiado pobre para permitir que su desarrollo agrícola e industrial se estancara simplemente porque los soviéticos se negaban a ayudar. Este no es un argumento de que las cosas podrían no haberse hecho mejor. Quizás con una mejor planificación, menos optimismo excesivo y más cuidado, algunas muertes podrían haberse evitado. Esta es una pregunta dificil. Es difícil juzgar lo que otros hicieron en circunstancias difíciles hace muchos años.

Por supuesto, también es importante que aprendamos de los errores del pasado para evitarlos en el futuro. Cabe señalar que Mao se criticó a sí mismo por los errores cometidos durante este período. Pero esta autocrítica no debe permitirse de ninguna manera dar munición a quienes insisten en la verdad de cifras ridículas para las gentes que murieron en este tiempo. Es de esperar que llegue el momento en que se lleve a cabo un debate sensato sobre los temas

Si la tasa de mejora de la esperanza de vida de la India hubiera sido tan grande como la de China después de 1949, se podrían haber evitado millones de muertes. Incluso los críticos de Mao reconocen esto. Quizás esto signifique que deberíamos acusar a Nehru y a los que vinieron después de él de ser «peores que Hitler» por adoptar políticas no maoístas que «llevaron a la muerte de millones». O quizás esta sería una forma infantil y fatua de evaluar la historia de la India posterior a la independencia. Tan tontos como los cargos que se han formulado contra Mao durante los últimos 25 años, tal vez.


Notas

1. J. Banister, China Changing Population , Stanford University Press 1987.
2. J. Banister y S. Preston ‘Mortality in China’ en Population and Development Review Volumen 7, No. 1, 1981.
3. M. Meissner, La era de Deng Xiaoping. Una investigación sobre el destino del socialismo chino, 1978-1994 , Hill y Way 1996.
4. Por ejemplo, véase J. Becker, Hungry Ghosts. La hambruna secreta de China, Murray 1996.
5. véase J. Eatwell, M. Milgate, P. Newman (eds) Problemas de la economía planificada , Macmillan Reference Books 1990.
6. ibídem
7. ver Guo Shutian ‘Situación de la oferta y la demanda de alimentos en China y el comercio internacional’ en ¿Puede China alimentarse por sí misma? Académicos chinos sobre la cuestión alimentaria de China. Prensa de Lenguas Extranjeras de Beijing 2004.
8. M. Meissner, La era de Deng Xiaoping. Una investigación sobre el destino del socialismo chino, 1978-1994 , Hill y Wray 1996.
9. véase, por ejemplo, el informe de la Delegación de la pequeña industria rural estadounidense, presidente Dwight Perkins, Industria rural a pequeña escala en la República Popular de China , University of California Press 1977 y E .. Wheelwright y B. McFarlane The Chinese Road to Socialism , Pingüino 1973.
10. ibídem
11. ibídem
12. véase W. Burchett con R. Alley China: la calidad de vida. Pingüino, 1976.
13. C. Riskin. ‘Siete preguntas sobre la hambruna china de 1959-61’ China Economic Review , vol 9, no 2. 1998.
14. ver R. MacFarquhar The Origins of the Cultural Revolution , Oxford University Press, 3 vols, 1974, 1983, 1997, J. Becker 1996 y J. Chang y J. Halliday Mao: The Unknown Story , Johnathan Cape, 2005.
15. J. Alsop ‘On China Descending Spiral’ en The China Quarterly , No. 11, (julio-septiembre de 1962)
16. F. Saunders ¿Quién pagó el flautista? La CIA y la Guerra Fría Cultural . Granta, 1999.
17. V. Marchetti, La CIA y el culto a la inteligencia , Johnathan Cape, 1974.
18. London Review of Books , Volumen 23, no. 10, 24 de mayo de 2001.
19. Daily Telegraph 08/06/63.
20. R. MacFarquhar, T. Cheek y E. Wu (eds) Los discursos secretos del presidente Mao. De las cien flores al gran salto adelante. El Consejo de Estudios de Asia Oriental / Harvard University Press, 1989.
21. ibídem.
22. ibídem.
23. New York Times 23.10.05.
24. M. Meissner, 1996.
25. ibídem
26. ibídem.
27. A. Coale, ‘Tendencias demográficas, políticas de población y estudios de población en China’. en Population and Development Review , Volumen 7, No. 1, 1981.
28. J. Aird ‘Estudios de población y políticas de población en China’. En Population and Development Review , Volumen 8, No 2, 1982.
29. H. Dongping, ‘ El gran salto hambriento, la revolución cultural y la reforma rural posterior a Mao: las lecciones del desarrollo rural en la China contemporánea ‘ ‘. Http://chinastudygroup.net. 2003
30. M. Meissner, 1996.
31. H. Dongping, 2003.
32. ibídem.
33. R. Sobhan ‘Politics of Food and Famine in Bangladesh’ en E. Ahmad (ed.) Bangladesh Politics , Centro de Estudios Sociales, Universidad de Dacca, 1979.
34. J. Banister China Changing Population Stanford University Press, 1987.
35. ibídem.
36. ibídem
37. P. Xizhe ‘Consecuencias demográficas del gran salto adelante en las provincias de China. » Population and Development Review , Volumen 13, 4, 1987.
38. ibídem
39. ibídem
40. J. Aird 1982.
41. ibídem
42. J. Barandilla 1987
43. ibídem.
44. ibídem.
45. ver B. Ashton, K. Hill, A. Piazza, R. Zeitz ‘Famine in China 1958-1961’ en Population and Development Review volumen 10, no. 4, 1984.
46. ver C. Riskin 1998.
47. H. Dongping 2003.
48. ibídem.
49. J. Banister, 1987.
50. A. Coale, Rapid Population Change in China 1952-1982 . Informe de la Comisión de Población y Demografía no. 27 de 1984.
51. J. Bongaarts, ‘¿La desnutrición afecta la fecundidad?’ en Science el 9 de mayo de 1980.
52. B. Ashton y col. 1984.
53. J. Banister, Análisis de datos recientes sobre la población de China , Instituto Indio de Estudios Asiáticos, 1983.
54. Ping-ti Ho. Estudios sobre la población de China 1368-1953 . Harvard East Asian Studies 4, Universidad de British Colombia, 1959.
55. J. Aird, ‘Distribución y crecimiento de la población en China continental’. en el Comité Conjunto del Congreso de Estados Unidos. Un perfil económico de China continental . Praeger, 1968. 1

https://monthlyreview.org/commentary/did-mao-really-kill-millions-in-the-great-leap-forward/

Traducción :  Fernando Moyano

 

 

A %d blogueros les gusta esto: