El asalto al Capitolio puede ser solo un presagio de lo que vendrá. (análisis + videos)

Incidente del Capitolio un ensayo general

 

Joe Lauria

Con la cotidianeidad de las balaceras a mansalva en Estados Unidos, es más que comprensible que los miembros del Congreso temiesen por sus vidas cuando se enteraron de manifestantes que se habían abierto camino en el Capitolio, y que un número desconocido de ellos estaba dando vueltas a voluntad.

Pero cuando terminó, sabíamos que: la policía incautó sólo cinco armas, por lo que la mayoría de los intrusos probablemente estaban desarmados; los únicos disparos fueron de la policía que mató a una manifestante desarmada; el video y las fotos mostraban a los manifestantes tomando fotografías de cámaras y obras de arte como si fueran turistas; y los ocupantes fueron sacados pacíficamente del Capitolio seis horas más tarde. (Si hubieran sido manifestantes contra el racismo, uno se pregunta qué tan diferente habría terminado ).

Un evento dramático como este es el sueño de un reportero de antaño, simplemente describir los hechos y detalles a medida que surgieron, pintando con palabras un cuadro impreso en papel o en la radio. Con tantas imágenes y videos de teléfonos móviles, así como cámaras de televisión en todas partes, esa función periodística se ha visto muy disminuida, si no extinguida. En su lugar están los editorialistas predicadores, partidistas, disfrazados de periodistas de la corriente principal.

Cuando terminó, estaba claro lo que no había sucedido: no fue un «golpe», no fue una «insurrección», no tuvo nada que ver con Putin , China o Irán y no fue como Pearl Harbor, como el senador Chuck Schumer trató de llamarlo ridículamente.

No fue el asalto a un «templo de la democracia», interrumpir el «deber sagrado» del Congreso o «profanar» los «salones sagrados» del Capitolio. Tal retórica cuasirreligiosa aumenta la importancia personal de los funcionarios que se elevan por encima de las personas a las que se supone que sirven.

No fue el asalto y ocupación de la Embajada de Japón en Lima, Perú en 1996 o la toma en 1985 del Palacio de Justicia en Bogotá, Colombia.

En cierto modo, fueron los oprimidos quienes forzaron su existencia a enfrentarse a un Congreso elitista que, en cambio, estaba al servicio de intereses muy poderosos.

Pero también fue la manipulación engañosa de personas desesperadas por Donald Trump, un maestro manipulador que, por sus propios intereses, de alguna manera ha convencido a millones de estadounidenses de que él es su campeón, cuya reelección les fue robada, incluso cuando es dudoso que sus vidas hayan mejorado algo en los últimos cuatro años.

Lo que hizo este evento fue enviar un mensaje, que fue más allá de las afirmaciones de una elección robada, un mensaje que nadie en el Congreso o los medios de comunicación reconocerán abiertamente, si es que han recibido el mensaje, es decir, que mientras el Congreso y el resto del establishment siga ignorando los intereses de los estadounidenses comunes y esté sirviendo solo a los suyos propios, la ira y la desesperación en el país explotarán, convirtiendo los eventos del miércoles en un simple ensayo general de lo que bien puede convertirse en una insurrección en toda regla. El Congreso debe entender esto antes de que sea demasiado tarde.

https://consortiumnews.com/2021/01/07/capitol-incident-a-dress-rehearsal

https://n0estandificil.blogspot.com

 

 

 

 

 

Compartir

Written by:

"Revista Alternativas", es una plataforma de reflexión, de intercambio de ideas y de información.
View All Posts
Follow Me :
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se ha encontrado ningún feed.

Por favor, ve a la página de ajustes de Instagram Feed para crear un feed.

A %d blogueros les gusta esto: