Rusia está despertando? Los motivos de las acciones de protesta, las fuerzas sociales involucradas y las posibles consecuencias

Aleksandr Buzgalin   

Este texto se está escribiendo al calor de los acontecimientos, inmediatamente después de las protestas masivas que ocurrieron en la mayoría de las regiones de Rusia el 23 y 31 de enero de 2021. El número total de manifestantes en todo el país el 23 de enero, las autoridades lo situaron en menos de 10.000, pero la oposición en más de 100.000. La mayor de las manifestaciones fue, como es habitual, la de Moscú, donde según el recuento oficial 4000 personas salieron a las calles, mientras que cifras extraoficiales sitúan la cifra en 40.000. Un número similar participó en las protestas del 31 de enero, pero esta vez los enfrentamientos fueron mucho más feroces y, según varios relatos, entre 3000 y 4000 personas fueron detenidas …

¿Por qué?

¿Por qué, después de un largo período de inactividad (las últimas manifestaciones masivas de protesta ocurrieron hace dos años en relación con el aumento de la edad de jubilación a 65 años) han estallado acciones relativamente grandes?

En términos formales, las manifestaciones fueron provocadas por el arresto de Aleksey Navalny, quien desde que regresó a Rusia ha adquirido algo así como el aura de un mártir. Pero esta no fue la verdadera causa. Navalny, que comenzó como un nacionalista, pidiendo restricciones a la inmigración y demás, y que luego se reformuló como un luchador neoliberal contra la corrupción, es en sí mismo una figura de poco interés. Ha sido transformado en símbolo de la oposición de derecha por las personas que lo han financiado, que le han brindado información disponible sólo para los servicios de seguridad, etc.

                                                                           Aleksey Navalny

 

No menos importante aquí es el hecho de que detrás de Navalny se encuentra una sección del establecimiento ruso, que incluye tanto a los propietarios de capital con una orientación hacia las actividades financieras y de intermediación, como a los elementos pro-globalistas marginados de la burocracia estatal. Otra fuerza que respalda a Navalny ha sido el establecimiento pro-liberal de Occidente.

Sin embargo, esta maniobra entre bastidores no ha sido ni mucho menos capaz de llevar a las calles a personas de diferentes tendencias. La razón clave de esto radica en otra parte: desde hace décadas, la mayoría de los ciudadanos rusos se ha hundido en un pantano de estancamiento. Cada año desde la crisis de 2008-2009, la economía de Rusia ha crecido en un uno o dos por ciento, o se ha contraído en una cantidad similar. Los ingresos de la mayoría de los ciudadanos no han aumentado. El salario medio en Rusia es de unos 34.000 rublos (menos de 400 euros al tipo de cambio oficial y un poco más de 500 a la paridad de precios de compra), mientras que unos 20 millones de personas tienen ingresos por debajo del mínimo de subsistencia (12.000 rublos o 135 euros al mes). ). No hace mucho, la edad de jubilación se aumentó en cinco años. El Código Laboral proscribe efectivamente las huelgas …

Sin embargo, el punto no es solo que la mayoría de los rusos se encuentran en una situación económica deprimente. La gente se ha cansado de verse reducida al papel de una masa pasiva, sin poder, considerada incapaz por principio de acción social creativa. En estos días, el propósito de la vida, para casi todos los estratos de la sociedad rusa, se restringe al consumo de marcas de prestigio (en el caso de las élites), o de imitaciones de mala calidad (en el de las masas). Esto es lo que nos ha pasado en la práctica, pero es algo que rechazamos implícitamente.

En medio de esta decadencia consumista, ¿hay algún lugar para el desarrollo de la individualidad y la cultura? El capital empresarial y una burocracia semifeudal sofocan cualquier cosa por el estilo, convirtiendo a los seres humanos en títeres obedientes. Esto es suicida para personas individuales y, como resultado, ruinoso para la sociedad.

Hace solo unos años, un renovado sentido de orgullo nacional, impulsado por un curso de política exterior relativamente independiente, proporcionó una base significativa de apoyo para un liderazgo paternalista. Pero este crédito ahora se está agotando. Desde el gobierno, la mayoría quiere soluciones a los problemas clave del país. Quieren una mejor calidad de vida para la mayoría, desarrollo tecnológico y económico y justicia social. La gente se ha cansado de ser chusma, o como mucho, de existir simplemente para ejercer su poder adquisitivo. Incluso si solo son medio conscientes de ello, quieren poder tomar el control de su vida social y política.

En un sentido plenamente realizado, esta última aspiración, de convertirse en sujetos de su ser, es característica sólo de una minoría. Sin embargo, es algo por lo que la mayoría se esfuerza implícitamente.

¿Con qué propósito?

En varias regiones de Rusia, las acciones de protesta han sido muy diferentes. En algunas de las megaciudades más grandes, principalmente en Moscú, los participantes han sido principalmente jóvenes. En otros lugares ha participado un número considerable de personas mayores, incluso simpatizantes del Partido Comunista de la Federación de Rusia, cuyos líderes no han dado su apoyo oficial a las manifestaciones. La verdad es que ahora hay muchos más ciudadanos de mentalidad opositora en Rusia que los que salieron a las calles y plazas. La mayoría, sin embargo, ha guardado silencio. ¿Por qué?

Sin lugar a dudas, el miedo a la detención ha influido (según cifras no oficiales, más de 2000 personas fueron detenidas después de las acciones del 23 de enero). Pero aunque esto ha sido importante, no es el factor principal.

La principal razón es que la oposición liberal, que se ha esforzado por convertirse en líder de las protestas, carece del apoyo de la mayoría de la población. Permítanme enfatizar: no me refiero aquí al apoyo a los derechos humanos y civiles, sino al apoyo a los políticos neoliberales.

La abrumadora mayoría de ciudadanos de nuestro país recuerda cómo en 1993 el pseudoliberal Boris Yeltsin (presidente de Rusia durante la mayor parte de la década de 1990) ordenó a los tanques abrir fuego contra el primer parlamento elegido democráticamente del país. Recuerdan cómo se dispersaron las manifestaciones con garrotes y cómo miles de personas que buscaban defender al Soviet Supremo fueron asesinadas, heridas o reprimidas. Recordamos cómo las “reformas” liberales de esa época trajeron no solo un estancamiento, como en la actualidad, sino una catástrofe: el colapso de la producción a la mitad y de los ingresos en un tercio.

Mientras tanto, las realidades prácticas de Estados Unidos (sobre todo, las protestas masivas contra el racismo y la opresión, y la forma despiadada en que se disuelven) y de Europa Occidental (la lucha de los «chalecos amarillos», y el cañón de agua, gas y perdigones en las calles de París) muestran que la “democracia para unos pocos” (Michael Parenti) que caracteriza al modelo neoliberal del capitalismo es un sistema de manipulación. Dentro de este sistema, la mayoría de la población son marionetas, en primer lugar del capital, y en el segundo, de las fuerzas de coerción estatal. La mayoría de nuestros ciudadanos no desea cambiar el modelo ruso, dominado por las fuerzas de seguridad y el capital, por otra forma de lo mismo. En Rusia, la gente resume esas opciones con el comentario: «Rábano o rábano picante, ninguno es más dulce».

Los rusos no van a salir a las calles en apoyo de los líderes liberales. La mayoría de los que se unieron a las acciones lo hicieron para decir “¡No!”. Había pocos eslóganes positivos (los retratos de Navalny llevados por los iniciadores de las protestas en Moscú y algunas otras ciudades no deberían verse de esta manera), y esos eslóganes eran extremadamente abstractos …

Entonces, ¿quiénes fueron los manifestantes?

Ni el autor de estas palabras, ni ningún otro experto que conozca, tiene estadísticas adecuadas sobre la composición social de las personas que participaron en las acciones. Sin embargo, hay observaciones, testimonios y resultados de análisis. Los participantes fueron extremadamente diversos, pero la mayoría se encontraba entre los residentes relativamente acomodados de Moscú (donde los ingresos son tres veces el promedio ruso) y de algunas otras grandes ciudades. Los manifestantes también eran en su mayoría jóvenes, incluidos estudiantes, en algunos casos de solo 15 o 16 años. En las regiones, como se señaló anteriormente, las protestas fueron mucho más pequeñas y los jóvenes menos.

Algunos de los participantes, sobre todo los más jóvenes, sin duda participaron porque lo consideraron “cool” (podrías publicar una foto tuya junto a un policía, o salir en las noticias…). También influyó la cobertura masiva de las acciones por parte de las redes de medios, con reportajes tanto del interior como del exterior del país. Dentro de Rusia y en Occidente, se gastaron vastos recursos en promover al “líder liberal” recién reaparecido.

Algunas personas acudieron a las protestas porque defendían genuinamente los valores liberales (el individualismo, la propiedad privada, el mercado, las libertades formales) y estaban convencidas de que si estas libertades ilusorias se cumplían, personalmente tendrían éxito, estarían en demanda, etc. , etc. Tales ilusiones son típicas de los estudiantes en Moscú y otras grandes ciudades rusas, y esto no es casualidad. Los jóvenes afectados reciben una educación basada en los dogmas neoliberales, se vuelven locos en el ciberespacio neoliberal y profesan intencionalmente o no la ideología neoliberal, a menudo sin ser conscientes de ello. Estos jóvenes en realidad tienen ciertas perspectivas y es más probable que se conviertan en autónomos exitosos como parte de un medio neoliberal que en la Rusia semifeudal de hoy. Al mismo tiempo, estas perspectivas son en gran medida una aparición fantasma. Incluso los jóvenes que logran el éxito profesional no obtendrán una libertad genuina, sino solo la ilusión de ella; no se convertirán en individuos, sino en esclavos. No serán esclavos de burócratas, sino de corporaciones. De hecho, ya están sujetos a manipulaciones ideológicas y culturales, no tanto por Occidente como por el capital empresarial y el “mercado total”, que juntos les imponen los estándares de una sociedad de consumo simulado.

Es cierto que también hubo personas en las protestas que vinieron a librar una lucha por la libertad, aunque ésta fuera de la variedad burguesa, y solo la libertad del autoritarismo, de la arbitrariedad feudal de burócratas corruptos… Estos “luchadores por la libertad” participaron con la esperanza de que las protestas abran el camino a elecciones honestas, a una verdadera libertad de expresión, a la oportunidad de librar una lucha política abierta por un futuro brillante. Fue con estas esperanzas que tanto los liberales sinceros como un número considerable de los izquierdistas presentes salieron a las calles.

La mayoría, sin embargo, y lo repito como un estribillo, tomaron parte porque sintieron que seguir viviendo como venían haciendo era imposible. Aquí, sin embargo, surge la pregunta: si no como en el pasado, ¿entonces qué?

Esperanzas ilusorias

El problema es que si estas protestas tienen éxito, bajo estos líderes (neoliberales), entonces las personas que organizaron las acciones construirán un sistema que en sus aspectos políticos no será menos duro, que económicamente no tendrá más éxito (y probablemente menos), y que en términos sociales será aún más injusto.

También son ilusorias las esperanzas alimentadas por miembros de la izquierda de que pueden «interceptar» las protestas y cambiarlas en la dirección de luchar no solo por las libertades formales, sino también por la liberación social, la justicia social y el socialismo. En la situación concreta dada y en el momento presente, eso no va a pasar. En la actualidad, los de la izquierda somos débiles; las masas en las calles no son nuestras. La teoría leninista que habla de empezar por la lucha por las libertades democrático-burguesas y de pasar de ahí a la lucha por el socialismo no va a funcionar en este caso; nos enfrentamos a un tipo diferente de capitalismo y una relación diferente de fuerzas sociales, incluso si la Federación de Rusia de principios del siglo XXI parece, exteriormente, recordar mucho al Imperio Ruso de principios del siglo XX.

Mañana, sin embargo, la situación puede ser diferente. Los cambios pueden producirse muy rápidamente. Señalé la razón desde el principio: durante más de una década, el sistema económico y político ruso ha dejado de desarrollarse. La mayor parte de la población apenas sobrevive. Se nos ha despojado de la posibilidad de ser los creadores de nuestra propia vida; somos incapaces de llevar una existencia humana, en lugar de convertirnos en ganado que en vez de disfrutar de pasto fresco se alimenta de paja seca. Necesitamos prepararnos para una transformación, poner manos a la obra dondequiera que encontremos personas que estén listas para una acción conjunta constructiva: en los sindicatos, en las organizaciones de profesores y personal médico, en los movimientos sociales. Esto es lo que nosotros, los miembros de la izquierda rusa, buscamos hacer.

Desafortunadamente, no todos. Hay algunos de nosotros cuya prioridad es participar en intrigas electorales. Pero ese es un tema para un artículo diferente.

PD

Lo que he escrito aquí puede estar desactualizado dentro de unos días, y estaré encantado si este es el caso. Sin embargo, me temo que no sucederá; el verano pasado escribí en un tono casi idéntico sobre las protestas en Bielorrusia. La imagen se repite. La extensión postsoviética está viendo la sutil maduración de una profunda crisis. Pero hasta ahora, la explosión no ha ocurrido … *

Links International Journal of Socialist Renewal

http://links.org.au/is-russia-waking-up-protests-social-forces-possible-consequences

https://n0estandificil.blogspot.com/2021/02/rusia-esta-despertando-los-motivos-de.html?m=1

A %d blogueros les gusta esto: