El interés de clase de Navalny

YURI MISHUTKIN

    Navalny considera que Putin es un mal absoluto que debe ser erradicado por el bien del bien. Pero en realidad, esta no es una lucha contra Putin o por Navalny, es una lucha de clases.

 

Navalny, acusando a Putin y sus compinches de magnates burocráticos corruptos, blanquea a los demás. Dice que los oligarcas robaron a Rusia por la coacción de Putin, que no les permitió enriquecerse honestamente, e incluso los obligó a salir del palacio. Pero en realidad, las prioridades de los propios oligarcas han cambiado. Si se necesitaba a Putin para la acumulación salvaje, entonces se necesita a Navalny para legalizar el botín. Los oligarcas ahora no se preocupan por la acumulación, sino por la seguridad de lo acumulado. Quieren proteger su propiedad de un pueblo enojado. Y esto requiere garantías políticas y orden legal.

Los oligarcas no estaban particularmente preocupados cuando un estado corrupto violaba los derechos de los trabajadores para enriquecerlos a ellos. Pero ahora necesitan garantías políticas, no de funcionarios corruptos a los que se puede comprar fácilmente, sino contra una clase trabajadora descontenta. Como en Occidente, la burguesía no se vio obstaculizada por la ausencia de derechos políticos bajo una monarquía absoluta; además, la anarquía absoluta de los monarcas contribuyó al enriquecimiento de la burguesía. Sí, los corruptos funcionarios zaristas también se enriquecieron, pero en general, ni la corrupción ni la anarquía impidieron la acumulación de capital. La situación es diferente cuando ha surgido una clase trabajadora descontenta. De ahí las revoluciones burguesas y el derrocamiento de los monarcas. De nuevo, no porque el monarca interfiriera, sino porque la monarquía no podía garantizar la protección del capital acumulado. Por lo tanto, cuanto más peligrosa se vuelve la clase trabajadora, tanto más activamente recurren los capitalistas a los derechos democráticos.

No hay lucha política que no involucre a la clase trabajadora. Es imposible legalizar el capital sin garantizar los derechos laborales. Por tanto, los oligarcas pueden proteger su capital junto con el reconocimiento de los derechos de los trabajadores. Pero poco reconocimiento. Los trabajadores deben organizarse para defender sus derechos. Y llega el momento en que los oligarcas necesitan depender del pueblo para derrocar al antiguo régimen. Por tanto, los trabajadores tienen la oportunidad de organizarse. Posteriormente, es la capacidad de los trabajadores para organizarse lo que se convertirá en un medio en la lucha entre el trabajo y el capital. De lo contrario, los trabajadores volverán a ser engañados, ya que no podrán resistir y defender sus derechos. Putin es una reliquia del pasado, los oligarcas se saldrán con la suya tarde o temprano. Pero es mejor que, si los oligarcas ganan, pueda organizarse una clase trabajadora fuerte.

Una clase trabajadora fuerte en cualquier país es garantía de democracia. En Occidente, la democracia se ha convertido en un valor no por la presencia de la propiedad privada, sino por el florecimiento del movimiento sindical de masas en el siglo XX. Solo los trabajadores que han conquistado sus libertades políticas pueden defender el derecho al trabajo.*

Fuente: Rabkor.ru 

http://rabkor.ru/columns/editorial-columns/2021/02/13/navalny_class_interest/

https://n0estandificil.blogspot.com/2021/02/el-interes-de-clase-de-navalny.html?m=1

 

A %d blogueros les gusta esto: