Biden y el Pentágono – Primer encuentro

La primera directiva de Biden a la máquina de guerra

Patricia Gorky, Liberation

En su primera visita presidencial al Pentágono ayer, Joe Biden anunció la creación de un grupo de trabajo anti-China. Este equipo revisará la política del Pentágono hacia el país en áreas como estrategia, tecnología, militar y diplomacia con los países vecinos. Durante la visita, Biden se comprometió a «enfrentar el desafío de China … y ganar la competencia del futuro».

El político de carrera y asistente de Biden desde hace mucho tiempo, Ely Ratner, ha sido designado para liderar el grupo de trabajo que apunta a China. Ratner ha abogado continuamente por la agresión bipartidista contra China en sus roles en el Centro pro-guerra para la Nueva Seguridad Estadounidense, el Departamento de Estado y otros lugares.

En 2017, Ratner describió los llamados de China a la no conflicto, el respeto mutuo y la cooperación de beneficio mutuo con Estados Unidos como un «concepto enconado». Ratner escribió en la influyente revista Foreign Policy:

«Suficiente es suficiente. Los altos funcionarios de la administración Trump deberían tener como máxima prioridad prescindir de este concepto lo antes posible, primero pidiéndole de manera cortés y privada a Pekín que se abstenga de usarlo y luego, si es necesario, denunciándolo públicamente. Cuanto más esperen para hacer esto, más difícil e incómodo se volverá.»

China no es la amenaza

Estados Unidos ha apuntado a China como su principal prioridad desde la doctrina «Pivote hacia Asia» de la administración Obama, lo que marca un cambio agresivo importante con el país más grande del mundo por población y el segundo por economía.

Cada año, el ejército estadounidense publica dos versiones de un informe que evalúa a las fuerzas armadas de China: una clasificada y otra pública. El informe público de 2020 enumera una serie de «amenazas«, incluida la única base militar extranjera de China y el arsenal de ojivas nucleares de China «que se estima en unos 200«.

Pero China no es el agresor. Su única base militar en Djibouti está a solo unas millas de Camp Lemonnier, una de las más grandes de las más de 800 bases militares en el extranjero del Pentágono. Y su arsenal nuclear, ninguno de los cuales ha sido desplegado, palidece en comparación con las miles de armas nucleares almacenadas y desplegadas por Estados Unidos en todo el mundo.

Un informe de 1996 del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales estimó que Estados Unidos construyó más de 70.000 ojivas nucleares entre 1945 y 1995, más que cualquier otro país con armas nucleares juntos. Durante el segundo mandato de la administración Obama, Estados Unidos se embarcó en un esfuerzo de 1 billón de dólares para «modernizar» el arsenal de armas nucleares y construir armas nucleares «utilizables«.

La agenda de Biden: agresión, agresión, agresión

Biden habló con el presidente chino Xi Jinping horas después de revelar el nuevo grupo de trabajo anti-China. Con hipocresía imperial estándar, Biden criticó a China por sus asuntos internos, incluido su manejo de las protestas pro occidentales en Hong Kong y las políticas antiterroristas en la región autónoma de Xinjiang. Su homólogo chino no mencionó la insurrección liderada por fascistas el 6 de enero que casi vio el secuestro o incluso el asesinato de muchos políticos estadounidenses.

Además de eso, en la última semana, la Armada de los Estados Unidos envió un buque de guerra a través del estrecho de Taiwán, altamente políticamente sensible, en un intento de provocar a China e inflamar las tensiones. Días después, Estados Unidos envió dos grupos de portaaviones, una colección de buques de guerra y portaaviones, para realizar simulaciones de guerra en el Mar de China Meridional. Solo un grupo de ataque alberga a miles de soldados y su funcionamiento cuesta 6,5 ​​millones de dólares al día.

El criminal de guerra y exsecretario de Estado Henry Kissinger describió eufemísticamente estos buques de guerra como “100.000 toneladas de diplomacia”. De los 41 portaaviones activos en el mundo, Estados Unidos controla 20 de forma absoluta. Otros 13 son operados por socios menores de EE. UU. y estados clientes.

El gobierno de Estados Unidos, no China, es el agresor y la verdadera amenaza a la paz.*

Fuente. MRonline

https://n0estandificil.blogspot.com/2021/02/la-primera-directiva-de-biden-la.html?m=1

 

 

Compartir

Written by:

"Revista Alternativas", es una plataforma de reflexión, de intercambio de ideas y de información.
View All Posts
Follow Me :
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se ha encontrado ningún feed.

Por favor, ve a la página de ajustes de Instagram Feed para crear un feed.

A %d blogueros les gusta esto: