La crisis política recurrente en Haití se conecta con el racismo de EE. UU.