El aumento exponencial en los casos de covid-19 reportados diariamente por el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE), sumado a los casos reportados con retraso, ha posicionado a Uruguay como el país con más casos nuevos de coronavirus por cada millón de habitantes desde el domingo 4 de abril. Además, de acuerdo al promedio de fallecimientos de los últimos siete días, Uruguay también alcanzó el lugar 15 en el ranking mundial de fallecimientos por Covid-19.

Nuevos relevamientos de la Usina de Percepción Ciudadana (en adelante, “la Usina”), muestran que junto a esta evolución crítica de la pandemia, los uruguayos aumentaron su percepción del riesgo impuesto por la covid-19, así como su percepción sobre la eficacia y su acuerdo con varias medidas para contener la pandemia, inclusive aquellas más extremas en cuanto a reducción de la movilidad.

Estos datos fueron recabados por la diaria datos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el marco de la Usina, a partir de una alianza con el Observatorio Socioeconómico y Comportamental (OSEC) del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH).

Los resultados indican que la situación actual del coronavirus en Uruguay podría estar generando un “miedo realista” en la población uruguaya. Este concepto, utilizado por el psiquiatra Ricardo Bernardi, coordinador del OSEC, refiere a un “miedo útil” que lleva a las personas a cambiar sus percepciones y acciones de acuerdo a cambios en el riesgo que perciben. Esto constituye un factor crítico en el contexto actual del país, dado el rol protagónico que el gobierno ha dado a la actitud individual de las personas, a través del ejercicio de lo que se ha denominado como “libertad responsable”.

Creció la percepción del riesgo

Los uruguayos han reaccionado a los datos de evolución de la pandemia. Según datos de la Usina, el 74% de los encuestados declara tener algún nivel de preocupación sobre la situación de la covid-19 en Uruguay. Este grupo era el 63% en febrero.

Además, el 81% acuerda en algún grado con que esta enfermedad afectará a mucha gente en el país, lo cual representa un aumento de 12 puntos porcentuales respecto a las opiniones recabadas en el mes de febrero. Los gráficos anexos muestran la evolución del porcentaje de personas que declararon estar de acuerdo o muy de acuerdo con esta afirmación, según nivel socioeconómico y sexo para febrero y marzo, respectivamente.

Un análisis desagregado por nivel socioeconómico muestra que existe una estratificación de la percepción del riesgo. Las personas de nivel socioeconómico bajo perciben mayor riesgo y las de nivel socioeconómico alto perciben menor riesgo. A su vez, las mujeres perciben mayor riesgo y preocupación que los varones (como ya había sido mencionado en un análisis de la pandemia con enfoque de género).

Sin embargo, aún es notoriamente menor el grupo de uruguayos que entienden que es probable que la covid-19 los afecte directamente. En marzo, solo 37% creía en algún grado que probablemente se enfermará de covid-19. En febrero este grupo era el 32%.

Aumentó la percepción de eficacia de medidas para contener la pandemia

En diversas conferencias de prensa y comunicados del mes de marzo, el Poder Ejecutivo informó la adopción de algunas medidas dirigidas a reducir la movilidad y enfrentar el aumento de casos diarios de coronavirus. Entre ellas se encontraba la suspensión de la presencialidad en todo el sistema educativo, la extensión de la limitación del derecho de reunión y la prohibición de aglomeraciones, la suspensión de “los deportes amateur” y el cierre de “vestuarios en clubes y gimnasios”.

La Usina consultó sobre la eficacia percibida de estas y otras medidas, que si bien no están siendo aplicadas en Uruguay, sí han sido aplicadas en otros países ante el aumento de contagios y fallecimientos.

La percepción de la eficacia aumentó entre febrero y marzo para todas las medidas consultadas. El uso universal de tapabocas sigue siendo la medida con mayor percepción de eficacia (83%), seguido por la prohibición de visitas en hospitales y residenciales de ancianos (62%). Además, creció de forma significativa el número de personas que consideran eficaz o muy eficaz el cierre de clubes y gimnasios (58%), escuelas y liceos (55%) y bares y restaurantes (53%).

La medida que se considera menos eficaz del listado pero que creció más en términos relativos en el último mes, es la más exigente: el cierre de todos los comercios excepto los supermercados y las farmacias. Mientras sólo el 22% creía que esta podía ser una medida eficaz o muy eficaz en febrero, 41% de la ciudadanía entiende que ahora puede ser una medida que colabore a enfrentar la pandemia.

Sube la adhesión a las medidas

La Usina recabó también la adhesión de la ciudadanía en relación a 10 medidas que incluyen algunas que se están aplicando en la actualidad y otras que no. En general, se observa un aumento del apoyo por parte de los uruguayos a la aplicación de aquellas que restrinjan la movilidad, prevengan los contagios y aumenten las capacidades del sistema de salud para enfrentar la pandemia.

Reforzar el personal de salud (médicos, enfermeros, etc.) es la medida que reúne mayor apoyo por parte de la ciudadanía con 92% declarando estar de acuerdo o muy de acuerdo. Al desagregar por sexo se observa que esta proporción es aún mayor en las mujeres, lo cual puede estar asociado a la mayor proporción que ellas representan en el total del personal de salud (más del 70%), que se ha visto sobrecargado durante la pandemia. Otra medida que recoge gran apoyo en relación al sistema de salud es el aumento de la capacidad de testeo actual (82%).

En cuanto a las medidas dirigidas a reducir la movilidad, el apoyo por la medida de “quedarse en casa” ha tenido un aumento notable en el último mes. Mientras en febrero el 46% de los uruguayos estaba de acuerdo o muy de acuerdo con esta medida, en marzo este grupo creció hasta representar el 72%. La prohibición de concentraciones masivas es otra política que recoge gran aceptación por parte de la ciudadanía, con 83% de los uruguayos declarando tener algún grado de acuerdo. Siguiendo con las medidas adoptadas por el gobierno, el apoyo por el inicio de clases presenciales cayó desde febrero. En ese momento el 53% de los uruguayos apoyaba esta medida, mientras en marzo, luego de las decisiones adoptadas por el ejecutivo, solo el 30% mantenía su apoyo. En cuanto a otras disposiciones vinculadas al ámbito de la educación, la Usina recogió que el 69% de los uruguayos declaró que apoyaría el testeo obligatorio a docentes.

Respecto a algunas disposiciones que aún no se han implementado, los relevamientos de la Usina registran niveles de apoyo diversos. Una de las medidas que recoge mayor adhesión es el uso obligatorio de tapabocas en espacios públicos cerrados (84%). Un cambio que se constata respecto al mes de febrero es que ya no son los adultos mayores quienes muestran mayor adhesión a esta medida, sino que son las personas de 18 a 29 años quienes más acuerdan con la obligatoriedad de llevar tapabocas en espacios públicos. Por su parte, la cancelación de reuniones pequeñas, a pesar de haber más que duplicado el nivel de adhesión en un mes, sigue siendo la medida que menos apoyo reúne (34%).

Esto reafirma las declaraciones de Bernardi del OSEC, quien recientemente manifestaba que “hay una idea de burbuja que no es la que corresponde a la epidemiología” y que “la gente tiene la noción de que el virus circula en grandes aglomeraciones, pero no percibe que también se da en el pasaje entre grupos pequeños”.

Apoyo económico a los más vulnerables

El cambio en la percepción de los uruguayos tampoco parece ser ajeno al impacto socioeconómico de la pandemia. El 25 de marzo el Instituto Nacional de Estadística publicaba los datos de incidencia de la pobreza y la indigencia del 2020: 98.800 personas más por debajo de la línea de pobreza. Así, la incidencia de la pobreza aumentó a 11,6% en el país en 2020. Esto quiere decir que de cada 1000 uruguayos y uruguayas, 116 no superaban el ingreso mínimo para cubrir las necesidades básicas alimentarias y no alimentarias.

En este marco, entre febrero y marzo se observa un aumento de 10 puntos porcentuales en la proporción de uruguayos que manifestó tener algún grado de acuerdo con que el gobierno apoye económicamente a las personas más vulnerables, pasando de 67% a 77%. Si bien el apoyo por este tipo de medidas es más pronunciado en las personas de nivel socioeconómico bajo, el aumento entre febrero y marzo se registra en todos los niveles socioeconómicos.