No hay pueblo sano sin territorio: mayas reflexionan sobre la salud en taller de política comunitaria

Fotos: Múuch’ Xíinbal

 

Ciudad de México | Desinformémonos. «No hay pueblo maya sano sin territorio», concluyeron los jóvenes y defensores que participaron en el taller de política comunitaria «La salud del territorio maya, nuestra salud», donde reflexionaron sobre su sistema de prevención de enfermedades, el conocimiento de los abuelos sobre la medicina y la amenaza que representan los megaproyectos y el despojo para la salud de las comunidades en la Península de Yucatán.

En el taller, organizado por la Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xíinbal, los jóvenes mayas abordaron la relación que existe entre un medio ambiente sano y la salud física, emocional y mental de las comunidades, de donde resaltaron «la imperante necesidad de la defensa del territorio».

Señalaron que la imposición de megaproyectos como el Tren Maya, los parques eólicos y los cultivos de transgénicos provocan la contaminación de las tierras y los cenotes, así como la división en las comunidades. «Nos confrontan y eso nos enferma, nuestro óol se enferma, y es por esto que algunos mayas pierden su corazón maya y se cuelgan en la frente una cinta roja como señal de conquista», explicaron.

Durante la sesión, los jóvenes y defensores mayas reflexionaron de manera colectiva sobre la importancia de la salud desde la perspectiva del pueblo, «que es holística, integrativa y que mantiene una relación sana, amorosa y equilibrada con la naturaleza».

Destacaron la importancia de seguir con la siembra de plantas nativas y atender los consejos de los abuelos para recuperar el equilibrio que, señalaron, «tan violentamente nos ha arrebatado el sistema que hasta hoy impera».

En la reflexión colectiva, coincidieron en que los abuelos aún practican sus conocimientos ancestrales sobre medicina, pero los guardan «ante la invasión de la medicina occidental y el extractivismo», por lo que es su responsabilidad como jóvenes preservar la sabiduría maya y heredarla a las futuras generaciones.

«La medicina maya está viva y sigue resistiendo», subrayaron los jóvenes y defensores de distintas comunidades de la Península de Yucatán, donde se han organizado los talleres de formación política comunitaria para reflexionar sobre la identidad maya, «que nada tiene que ver con el folclor que vende el sistema colonial», compartir las denuncias de atropellos en su contra y proponer alternativas de organización.

«Como organización tenemos el deber de buscar una forma de seguir existiendo. Estamos peleando por la vida, y la vida incluye el agua, la tierra, los árboles, todos los seres vivos», concluyeron.

Redacción Desinformémonos →https://desinformemonos.org

A %d blogueros les gusta esto: