«Completamente inaceptable» El caso del programa espía  Pegasus provoca indignación.

Se utilizó el software israelí para espiar a periodistas y activistas de todo el mundo

Mundo
afp

Publicado el 19-07-21

Según una investigación publicada este domingo por un consorcio de diecisiete medios internacionales, el software Pegasus, desarrollado por la empresa israelí NSO Group, habría permitido espiar las cifras de al menos 180 periodistas, 600 políticos, 85 activistas. derechos o 65 líderes empresariales.
  Las organizaciones de derechos humanos, los medios de comunicación, la Unión Europea y los gobiernos se indignaron el lunes por las revelaciones de espionaje global a activistas y periodistas que utilizan el software NSO Group de Pegasus, diseñado por Israel.
Introducido en un teléfono inteligente, este software le permite recuperar mensajes, fotos, contactos e incluso escuchar las llamadas de su propietario.
La investigación que refuerza las sospechas que pesan desde hace tiempo sobre esta empresa, publicada este domingo por un consorcio de 17 medios internacionales, se basa en una lista obtenida por la red con sede en Francia Forbidden Stories («historias prohibidas») y la ONG Amnistía Internacional, con 50.000 números de teléfono seleccionados por los clientes de NSO desde 2016 para una posible vigilancia.
La lista incluye las cifras de al menos 180 periodistas, 600 políticos, 85 activistas de derechos humanos y 65 líderes empresariales, según el análisis del consorcio, incluidos los diarios franceses Le Monde, el británico The Guardian y el estadounidense The Washington Post, que ha localizado a muchos en Marruecos, Arabia Saudita o México.
«No estamos hablando aquí sólo de unos pocos estados rebeldes, sino de un uso masivo de software espía por parte de al menos veinte países», dijo el lunes a la radio BBC la secretaria general de Amnistía, Agnès Callamard.
«Este es un gran ataque al periodismo crítico», dijo. En cuestión, Marruecos negó categóricamente el lunes en un comunicado el uso por parte de sus servicios de seguridad del software Pegasus.
«Impactante y serio»
El gobierno marroquí denunció como «falsa» la información según la cual los servicios del reino «se infiltraron en los teléfonos de varias figuras públicas nacionales y extranjeras y líderes de organismos internacionales a través de programas informáticos».
Este asunto «debe ser verificado», reaccionó por su parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pero si es cierto, «es completamente inaceptable». «La libertad de prensa es un valor fundamental de la Unión Europea», dijo.
El portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, también denunció el lunes «hechos extremadamente impactantes y, si son ciertos, (que) son extremadamente graves».
Fundada en 2011, NSO, acusada regularmente de jugar en el juego de regímenes autoritarios desde la alerta lanzada en 2016 por un disidente emiratí, Ahmed Mansoor, asegura que su software solo se utiliza para obtener información contra redes criminales o terroristas.
El grupo NSO ha vuelto a «negar firmemente las acusaciones falsas hechas» en la investigación del consorcio de medios, según dice «llena de suposiciones erróneas y teorías sin fundamento».
«Las fuentes han proporcionado información que no tiene base fáctica», escribió NSO en su sitio, agregando que está considerando demandas por difamación. «Represión del periodismo independiente»
El sitio de noticias francés Médiapart y el semanario satírico Le Canard Enchaîné anunciaron este lunes que presentarían denuncias en París, tras informes que indicaban que los teléfonos de varios de sus periodistas habían sido espiados por un servicio marroquí, en ayuda de Pegasus.
Médiapart dijo en un artículo el lunes que «los números de teléfono celular de Lénaïg Bredoux y Edwy Plenel (cofundador del sitio) se encuentran entre los diez mil que los servicios secretos marroquíes han apuntado».
Según el sitio, este espionaje coincidió con «la represión del periodismo independiente en Marruecos», en particular contra el periodista de investigación preso Omar Radi.
Amnistía Internacional denunció en 2020 el hackeo del teléfono de Omar Radi por parte de Pegasus.
En la lista diseccionada por el consorcio mediático está el número del periodista mexicano Cecilio Pineda Birto, fusilado pocas semanas después de su entrada en este documento.
También forman parte de él corresponsales extranjeros de varios medios importantes, como el Wall Street Journal, CNN, France 24, El País o AFP. Otros nombres de personalidades que aparecen en la lista, que incluye en particular a un jefe de estado y dos jefes de gobierno, se divulgarán en los proximos dias.

Periodistas del «Proyecto Pegasus» se reunieron con algunos de los titulares de estos números y recuperaron 67 teléfonos que fueron objeto de una experiencia técnica en un laboratorio de Amnistía Internacional.

La experiencia confirmó un pirateo o intento de pirateo por parte del software espía NSO Group para 37 dispositivos, incluidos 10 ubicados en la India.
Dos familiares de Khashoggi atacados

Dos de los teléfonos pertenecen a mujeres cercanas al periodista saudí Jamal Khashoggi, asesinado en 2018 en el consulado de su país en Estambul por un comando de agentes de Arabia Saudita, escriben los autores de la investigación.

Para los otros 30, los resultados no son convincentes, a menudo porque los propietarios de los números han cambiado de teléfono.

«Existe una fuerte correlación temporal entre el momento en que los números aparecieron en la lista y el momento en que fueron puestos bajo vigilancia», dijo el Washington Post.

Este análisis se suma a un estudio, realizado en 2020, por el Citizen Lab de la Universidad de Toronto (Canadá), que había confirmado la presencia del software Pegasus en los teléfonos de decenas de empleados del canal qatarí Al-Jazeera. .

WhatsApp también reconoció en 2019 que algunos de sus usuarios en India habían sido espiados por este software.

Antes de NSO, se sospechaba que otras empresas israelíes suministraban software espía a gobiernos con poca consideración por los derechos humanos, con la luz verde del Ministerio de Defensa israelí.

El software «DevilsTongue» de la empresa Saito Tech Ltd, más conocida con el nombre de Candiru, fue así utilizado contra un centenar de políticos, disidentes, periodistas y activistas, afirmaron este jueves expertos de Microsoft y Citizen Lab.

Fuente: Cadena de prensa europea. Traducido del francés por Google Traductor

AFP Publicado el 19-07-21

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: