China: mano dura con las Tres Montañas