Ciencia y antiracismo: Un gran cruzado científico – Richard Lewontin

Prabir Purkayastha

 

El 4 de julio Richard Lewontin, el biólogo dialéctico, marxista y activista, falleció a los 92 años, apenas tres días después de la muerte de su esposa de más de 70 años, Mary Jane. Fue uno de los fundadores de la biología moderna que reunió tres disciplinas diferentes – estadística, biología molecular y biología evolutiva – que marcan la disciplina en la actualidad. Al hacerlo, no solo luchó contra el racismo crudo disfrazado de ciencia, sino que también ayudó a arrojar luz sobre lo que realmente es la ciencia. En este sentido, pertenece al raro grupo de científicos que se sienten igualmente cómodos en el laboratorio y al hablar de ciencia e ideología a nivel filosófico. Lewontin es un exponente popular de lo que es la ciencia y, lo que es más pertinente, de lo que no es.
 

Lewontin siempre recordó lo que significa ser radical: volver a los fundamentos para derivar un punto de vista. Este método es importante, ya que hace de la investigación radical una herramienta poderosa en la ciencia, en comparación con formas más perezosas de relacionar posiciones con ciertos puntos de vista de clase. ¿Cuál es la relación entre genes y raza, clase o género? ¿La superioridad social surge de genes superiores o de diferencias biológicas entre los sexos? Como marxista y activista, Lewontin creía que debemos luchar en ambos niveles: exponer los estereotipos de clase, raza y género como un reflejo del poder dentro de la sociedad, y también al nivel de la ciencia radical, es decir, desde los fundamentos de la teoría científica y datos.

Biología desracializante

Richard Lewontin y el genetista de poblaciones y ecologista matemático Richard Levins (1930 – 2016) compartieron la pasión por la biología, el activismo social y el marxismo. No es tan conocido que el amigo cercano de Lewontin, Stephen Jay Gould, el paleontólogo, biólogo evolutivo y escritor de divulgación científica, también era un compañero marxista. Los tres libraron una batalla de por vida contra la racialización de la biología y, más tarde, la sociobiología, que buscaba «explicar» cada fenómeno social como derivado de nuestros genes. Los biólogos evolucionistas E.O. Wilson y Richard Dawkins, y muchos otros, creían que los humanos están programados para que la sociedad simplemente exprese lo que ya está incrustado en nuestros genes. A sus ojos, las razas blancas son superiores debido a su superioridad genética; como son los ricos. En India, también existe una teoría genética de castas para explicar las supuestas diferencias entre grupos de castas. Y siempre que existan diferencias significativas entre grupos de personas, basadas en la clase, la raza, el género o la casta, se ofrecerán «explicaciones» biológicas para estas diferencias.

Uno de los trabajos pioneros de Lewontin fue descubrir cuánta diversidad genética existe dentro de las especies. Esto fue en un momento en el que no sabíamos cuántos genes tenían los humanos. La suposición inspirada de Lewontin fue de 20.000, mucho menor de lo que la mayoría de los biólogos pensaba entonces y muy cerca de lo que se conoce hoy (20.000-25.000 genes codificadores de proteínas humanas). La mayoría de los biólogos también creían que las razas tenían diferencias biológicas significativas, que era una de las razones por las que pensaban que había un número mucho mayor de genes que portaban rasgos diferentes. Lewontin y el genetista John Hubby utilizaron una técnica, la electroforesis en gel de proteínas, desarrollada por Hubby, para cuantificar la diversidad genética en las moscas de la fruta. En ese momento, las moscas de la fruta eran el objetivo favorito para probar las teorías genéticas en el laboratorio.

 

Este ejercicio pionero rastreó la evolución a nivel de especie hasta cambios a nivel molecular, una base para el campo de la evolución molecular, utilizando métodos estadísticos. El resultado fue sorprendente. Al contrario de lo que creían la mayoría de los biólogos, el ejercicio mostró una cantidad sorprendente de diversidad genética dentro de una población determinada y reveló además que la evolución condujo a poblaciones estables y diversas dentro de una especie. Más tarde, Lewontin usó este método en grupos sanguíneos humanos, para demostrar que el resultado de la diversidad genética estable también se aplicaba a los humanos. El otro resultado del estudio del grupo sanguíneo humano fue que mostró que el 85,4 por ciento de la diversidad genética en los seres humanos se encontraba dentro de una población, y solo el 6,3 por ciento entre «razas». La raza no era una construcción biológica sino social.

Lewontin pasó a ser coautor de un artículo junto con Stephen Jay Gould sobre cómo la evolución no está dirigida a desarrollar todas las características que vemos en un organismo hoy en día, sino que también es el resultado de ramificaciones accidentales que acompañan a un cambio genético específico que se produce debido a la evolución bajo presión. Gould y Lewontin lo compararon con las enjutas en arquitectura. Cuando se talla un arco en una pared rectangular (digamos, una puerta), la parte triangular que queda entre el arco y la pared se llama enjuta. Esto es también lo que sucede cuando las cúpulas descansan sobre estructuras rectangulares. Que estas enjutas sean talladas y decoradas no es la razón de su existencia, pero una vez creadas, pueden ser utilizadas para otros fines. De manera similar, en las especies, la naturaleza hace uso de vástagos accidentales de un cambio evolutivo, al igual que aquellos que construyeron arcos o cúpulas lo hacen con las enjutas.

Popularizando la ciencia

Lo que distinguió los escritos populares y científicos de Lewontin fue su capacidad para conectar los temas más amplios de la ciencia con la sociedad y su crítica de la cruda comprensión reduccionista de la biología. Lo llamó la falacia cartesiana: que si podemos dividir las partes de un todo en sus partes constituyentes y encontrar las leyes de las partes, entonces podemos ensamblar el todo y comprenderlo completamente. Por supuesto, este punto de vista cartesiano ya no es viable ni siquiera en física, y mucho menos para explicar la química desde la física, la biología desde la química (orgánica) o la sociedad desde la biología.

¿Por qué, entonces, se repite este punto de vista, particularmente en la comprensión de las desigualdades en la sociedad? Lewontin atribuyó este repetido intento de dar explicaciones biológicas a la desigualdad a las profundas desigualdades estructurales dentro de la sociedad. Este monstruo con cabeza de hidra levantará nuevas cabezas una y otra vez mientras existan desigualdades estructurales en la sociedad. Esta fue la batalla contra la que él y sus colegas más cercanos lucharon, el racismo, la falacia de valorar las pruebas de coeficiente intelectual y la sociobiología, que buscaba explicaciones para todas las desigualdades sociales en biología, es decir, que las desigualdades estaban preprogramadas en nuestros genes.

Esta fue la batalla de toda su vida que llevó a cabo no solo en su campo específico de biología, sino también en el dominio más amplio de las ciencias. Su lucha ideológica contra el racismo, las clases y el imperialismo no se separó de su ciencia. Lo veía como una lucha cotidiana tanto dentro como fuera de las ciencias, que debía librarse en ambos niveles: tanto en el nivel de la sociedad como en el de la ciencia. No argumentó simplemente que la raza era una forma incorrecta de ver las diferencias sociales, sino que lo demostró con datos experimentales sólidos y un marco teórico para explicar esa evidencia. Esta fue su integridad como científico y como activista social.

Un gran número de científicos progresistas en los Estados Unidos se unieron a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, formando una organización llamada Science for the People. Ha sido revivido recientemente. La organización era un reflejo de los movimientos contra el racismo y la guerra en los Estados Unidos de esa época. Sus discusiones sobre ciencia y sociedad fueron paralelas a lo que la ciencia y los activistas sociales estaban experimentando en la India, lo que condujo al movimiento científico del pueblo y dio como resultado la formación de la Red de ciencia del pueblo de toda la India. En los EE. UU., Science for the People decidió convertirse más en un movimiento dentro de la comunidad científica, mientras que el movimiento en la India decidió que debería ser un movimiento popular más grande no solo en los temas de ciencia y sociedad, sino también en la construcción del temperamento científico en sociedad.

La reciente película de Netflix «El juicio de los 7 de Chicago» describió la lucha de la década de 1960 contra la guerra de Vietnam. Bobby Seale, cofundador de Black Panthers, fue una de las personas acusadas en el juicio por el gobierno de Estados Unidos de “cargos de conspiración relacionados con las protestas contra la guerra de Vietnam en Chicago, Illinois, durante la Convención Nacional Demócrata de 1968. » (Una película mucho mejor es la vieja película de HBO “Conspiración: El juicio de los 8 de Chicago”). Durante el juicio, la policía de Chicago asesinó a Fred Hampton, un importante líder de las Panteras Negras que estaba ayudando con la defensa de Bobby Seale. Dejaré que Lewontin y su compañero cercano Levins, coautores de Biology Under the Influence, nos cuenten en sus propias palabras cómo se relacionaron con estos movimientos:

“También hemos sido activistas políticos y compañeros de Ciencia para el Pueblo; Ciencia para Vietnam; el Congreso de la Nueva Universidad; y luchas contra el determinismo biológico y el racismo «científico», contra el creacionismo y en apoyo al movimiento estudiantil y al movimiento contra la guerra. El día en que la policía de Chicago asesinó al líder de Black Panther Fred Hampton, fuimos juntos a su dormitorio todavía ensangrentado y vimos los libros en su mesita de noche: fue asesinado por su militancia reflexiva e inquisitiva. Nuestro activismo es un recordatorio constante de la necesidad de relacionar la teoría con los problemas del mundo real, así como de la importancia de la crítica teórica. En los movimientos políticos a menudo tenemos que defender la importancia de la teoría como una protección contra ser abrumados por la urgencia de la necesidad en lo momentáneo y local, mientras que en la academia todavía tenemos que argumentar que para los hambrientos el derecho a la alimentación no es un problema filosófico.»

Biology Under the Influence, una colección de ensayos de Levins y Lewontin publicada en 2007, se dedicó a cinco cubanos, los Cinco Cubanos, que se habían infiltrado en grupos terroristas cubanoamericanos en Miami que contaban con el apoyo activo de agencias estadounidenses. Luego estaban cumpliendo largas condenas de prisión en los Estados Unidos.

Lewontin y Levins eran marxistas y activistas y libraron una batalla de por vida contra el racismo, el imperialismo y la opresión capitalista. Trajeron su marxismo a la biología y sus cuestiones filosóficas más amplias. Dedicaron su libro de 1985, El biólogo dialéctico, a Frederick Engels, «quien se equivocó muchas veces, pero acertó donde importaba». Esto también se aplica a Lewontin, quien también puso raza, clase y genética justo donde importaba.•

Prabir Purkayastha es el editor fundador de Newsclick.in, una plataforma de medios digitales. Es un activista por la ciencia y el movimiento del Software Libre. Este artículo fue producido en asociación por Newsclick y Globetrotter, un proyecto del Independent Media Institute. 

Fuente: Socialist Project – The Bullet

   https://n0estandificil.blogspot.com/

 

A %d blogueros les gusta esto: