Revista Alternativas – ūüĆü- N¬į. 742

✬  Espiritualidad y autonomía / Raul Zibechi

✬  Argentina. Ante ataques e incumplimientos del gobierno

✬  Uruguay / FUEGOS ARTIFICIALES Y ACUERDOS COMERCIALES

✬  Dictadura neocolonial, terror paramilitar y policial en Haití

 

 

‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ‚úĮ

 

Espiritualidad y autonomía

 

La Jornada

 

Quienes nos hemos formado en el materialismo y en el pensamiento cr√≠tico euroc√©ntrico tenemos serias dificultades para comprender y asumir el papel de la espiritualidad en los procesos emancipatorios. Somos profundamente dependientes de la c√©lebre frase de Marx que mentaba la religi√≥n como ‚Äúel opio de los pueblos‚ÄĚ, y parece reconfortarnos la reducci√≥n de lo espiritual a las instituciones eclesiales hegem√≥nicas. Sin embargo, pasar por alto la espiritualidad de los pueblos conduce a reproducir el capitalismo a trav√©s del individualismo y el consumismo.

Gracias al apoyo de un peque√Īo grupo de activistas de Brasil, pude conocer el territorio ind√≠gena Tenond√© Por√°, habitado por guaran√≠es mbyas en los bosques del sur de la municipalidad de Sao Paulo. En los 10 √ļltimos a√Īos desarrollaron luchas intensas a trav√©s de la retomada de tierras ancestrales, proceso en el que recuperaron casi 16 mil hect√°reas y fundaron 12 aldeas nuevas, donde antes hab√≠a apenas dos.

La experiencia vivida en la aldea Kalipety, los di√°logos con miembros de la comunidad, los intercambios con amigos y sobre todo el haber participado en los rituales en la ‚Äúcasa de reza‚ÄĚ, me mostraron las limitaciones del pensamiento cr√≠tico en que nos formamos*. Una de esas limitaciones, vinculada a un materialismo estrecho, es la incomprensi√≥n de la espiritualidad como argamasa de las comunidades, de su v√≠nculo con la tierra y el territorio, y como eje de sus resistencias pasadas y actuales.

Espiritualidad que no es religión ni ideología. Involucra los cuerpos y no sólo las mentes, se recrea en la cotidianidad y sostiene la vida humana y no humana. En las aldeas no existen los monocultivos, ni la concentración de los medios de producción y todo lo que se consume lo producen trabajando, buena parte de ello mediante trabajos colectivos.

A diferencia de las m√≠sticas o eventos culturales de los movimientos sociales, que durante tiempos breves acompa√Īan movilizaciones y formaciones, para los guaran√≠es mbyas la espiritualidad se extiende en un ‚Äútiempo sin tiempo‚ÄĚ, como escribi√≥ Mario Benedetti. La ‚Äúcasa de reza‚ÄĚ es el centro simb√≥lico de la vida comunitaria. Todos los d√≠as, al atardecer, la comunidad danza y canta al son de sus m√ļsicas, durante algunas horas. En ciertas ocasiones la ‚Äúreza‚ÄĚ se extiende hasta el amanecer.

No se practica la espiritualidad para obtener un fin, para conseguir algo que se pide a alguien (dioses, sacerdotes o políticos). Se reza para ser, para seguir siendo lo que se es, individual y colectivamente, para seguir siendo pueblos diferentes. El video sobre Las Abejas de Acteal, Tejiendo el territorio (https://bit.ly/3ERzNPf), abunda en este tema sin mencionarlo, por la naturalidad con la que el pueblo tsotsil y los pueblos mayas resisten y reproducen sus vidas.

Las espiritualidades de los pueblos, sus cosmovisiones y valores est√°n estrechamente ligadas a la lucha por la autonom√≠a. La reflexi√≥n de Francisco L√≥pez B√°rcenas en Autonom√≠as y derechos ind√≠genas en M√©xico destaca formas de movilizaci√≥n invisibles para el afuera, como las que ‚Äúrealizan al interior de s√≠ mismos‚ÄĚ. En esas pr√°cticas recurren a sus gu√≠as espirituales con el objetivo de ‚Äúrestablecer la armon√≠a entre los hombres de este tiempo y los del pasado, as√≠ como entre la sociedad y sus dioses‚ÄĚ.

En sus lugares sagrados realizan ofrendas y se comprometen a ‚Äúrecomponer sus relaciones con sus antepasados, sus deidades y la naturaleza‚ÄĚ. La reflexi√≥n concluye enlazando espiritualidad y autonom√≠a: ‚ÄúComo muchos no las ven o vi√©ndolas no las entienden, piensan que los pueblos no se movilizan, cuando en realidad son las movilizaciones m√°s significativas para los pueblos, porque a partir de ellas construyen su autonom√≠a‚ÄĚ.

Considerar la espiritualidad como sostén de la autonomía, implica superar el materialismo estrecho, para adoptar una mirada más amplia. En el pensamiento occidental la clave de la comunidad es la tierra colectiva, entendida como un medio de producción y no un espacio integral de vida. Por lo que pude sentir, y por lo que se constata allí donde los pueblos resisten (una vez más recuerdo a las cuatro familias de Nuevo San Gregorio), la espiritualidad es un aspecto central que complementa y sustenta la posesión colectiva de las tierras.

Las resistencias de los pueblos se ordenan en torno a sus propias cosmovisiones y espiritualidades. No parecen preocupados ni en ideologías ni en programas, como sucede con el pensamiento crítico eurocéntrico.

Falta todav√≠a comprender la espiritualidad como n√ļcleo de una √©tica de la vida que cuestiona nuestros modos de vivir, en particular el individualismo; una √©tica que sostiene a quienes resisten el capitalismo, a los que no se venden, ni claudican, ni se rinden

* Mis reflexiones están entrelazadas con las de varias personas: Tato Iglesias, de la Red Trashumante en Argentina; Silvia Beatriz Adoue, docente en la Escuela Florestán Fernandes, del MST, y los antropólogos Lucas Keese, Alana Moraes y Salvador Schavelzon.

Fuente: https://clajadep.lahaine.org/

 

 

Argentina. Ante ataques e incumplimientos del gobierno con lxs trabajadores desocupadxs, la Unidad Piquetera realizó un corte total en la Avenida 9 de julio / El próximo miércoles 7 anuncian cortes y acampes en las principales carreteras y puentes de todo el país

 

Este viernes las organizaciones de la Unidad Piquetera realizaron una conferencia de prensa en el Obelisco porte√Īo, seguida de 5 horas de movilizaci√≥n y corte total de la Avenida 9 de julio, Corrientes, Diagonal Norte y calles aleda√Īas, contra el ataque del gobierno hacia trabajadoras y trabajadores del Potenciar Trabajo. Las acciones se replicar√°n en las principales ciudades y provincias del pa√≠s.

Se trata de una jornada de lucha resuelta de emergencia y convocada con poco tiempo, en el marco de un agravamiento y profundización del ataque del gobierno contra los trabajadores desocupados, con el levantamiento del secreto fiscal para forzar la eliminación de miles de programas sociales.

El gobierno viene erigiendo una batería de ataques contra los trabajadores más vulnerables, con la auditoría virtual, ajuste en el salario mínimo y propuesta de desenganche, bloqueo de nuevas altas, intercambio de trabajadores por herramientas, no entrega de los alimentos y pedidos a la Justicia para investigar a fondo a los beneficiarios del Potenciar Trabajo con miras a bajas masivas.

En la conferencia de prensa, las distintas organizaciones que conforman la Unidad Piquetera, plantearon que el gobierno de los Fern√°ndez ha echado gasolina al fuego, y tendr√° como contrapartida ¬ęun diciembre caliente y piquetero¬Ľ. Tambi√©n se adelant√≥ que las medidas de este viernes implican una respuesta inmediata a estos ataques, que incluso han suscitado el rechazo de las organizaciones sociales afines al gobierno, y que preparan una gran jornada nacional de lucha con nuevas acciones, cortes de carreteras y acampes para el mi√©rcoles 7 de diciembre.

‚ÄúEl informe, difundido desde la propia Afp manejada por el kirchnerista Castagneto, busca golpear a los sectores m√°s empobrecidos. En cambio no se abre el secreto fiscal para las grandes fortunas y los evasores millonarios. Duros con los pobres, complacientes con los ricos‚ÄĚ, se√Īalaron en su comunicado de prensa, denunciando la doble vara del gobierno nacional.

En otros pasajes las oratorias (intevinieron representantes del Polo Obrero, Libres del Sur, MST Teresa Vive, Coordinadora por el Cambio Social, MTR 14 de abril y otros) incidieron en que la lucha en las calles es el √ļnico lenguaje que entienden los gobiernos que como el actual y el anterior, se arrodillan ante el FMI. Se habl√≥ tambi√©n, de dos Argentinas, una la de los ricos que como el due√Īo de Edenor, se jacta de viajar al Mundial de Qatar en un yate de 70 millones de d√≥lares, o el propio Alberto Fern√°ndez que en medio de esta crisis decide comprarse un avioncito de 29 millones de d√≥lares. La otra Argentina es la del hambre de la gente de los barrios, la de esa provocaci√≥n que significa ¬ęinvestigar a los que el m√≠sero salario del Potenciar Trabajo solo les alcanza para pocos d√≠as¬Ľ y jam√°s le meten la mano en el bolsillo de los empresarios usureros, o a los ejecutivos de las corporaciones que siguen teniendo ganancias desorbitadas.

 

Tambi√©n las referencias al Mundial estuvieron presentes, reivindicando la alegria de los de abajo con los triunfos de la Selecci√≥n pero teniendo claro que ¬ęcon goles no comemos, solo comemos luchando en las calles como lo hemos hecho siempre¬Ľ.

El ensa√Īamiento del gobierno con los trabajadores desocupados y beneficiarios de los programas sociales contrasta con los beneficios que se le otorga a los capitalistas y exportadores, como el reciente d√≥lar soja 2, que implica miles de millones de pesos para las patronales sojeras en tan solo 30 d√≠as.

 

Las organizaciones piqueteras encuadran las hostilidades actuales en el marco del plan de ajuste dise√Īado por el FMI y aplicado rigurosamente por el gobierno nacional, que busca liquidar los programas sociales como un medio para aplastar los salarios del conjunto de los trabajadores.

En este marco de agresi√≥n gubernamental contra los humildes, se plante√≥ que la pr√≥xima semana se cortar√°n todos los accesos a las grandes ciudades, y se exhort√≥ a las organizaciones sociales oficialistas representadas por la UTEP, que hoy se han dado cuenta que la mala praxis de las Tolosa Paz y los Fern√°ndez tambi√©n los golpea a ellos, se sumen a una acci√≥n com√ļn de protesta. Desde la Unidad Piquetera se realiz√≥ un llamamiento a romper con este gobierno ajustador y coordinar acciones masivas y comunes en las calles.

 

COMUNICADO DE LA UNIDAD PIQUETERA

Fuerte reacción contra el ajustazo del gobierno.

La semana que viene contin√ļa y se refuerza el Plan de lucha.

En todo el País y especialmente en la Ciudad de Buenos Aires hubo una fuerte reacción de los trabajdores del Potenciar Trabajo ante la amenaza real de bajas masivas, el desenganche de los programas sociales del salario mínimo, ingreso que ya es más que miserable
A eso se suma la incertidumbre de si habrá doble aguinaldo, que serviría como paliativo frente a la inflación que destruye los ingresos.

El gobierno ajusta a los que menos tienen y la ¬ęjusticia¬Ľ que no investiga nada, persigue a los trabajdores que sobreviven con un plan social, luego de que las pol√≠ticas de los gobiernos destruyeran el trabajo.
Hoy hubo una confluencia en los hechos con organizaciones que sostienen un apoyo al gobierno, pero que no pueden seguir ocultando a sus bases que este es un gobierno ajustador.
Las organizaciones de la Unidad Piquetera llamamos a todas las organizaciones a unir fuerzas en una acci√≥n com√ļn, fuerte con todas las fuerzas posibles para derrotar el ajuste.
La semana que viene profundizaremos las medidas con cortes de acceso, acampes y movilizaciones en m√°s de 100 rutas nacionales y provinciales, puentes carreteros y autopistas.

 

 

 Uruguay / FUEGOS ARTIFICIALES Y ACUERDOS COMERCIALES

 

 

El presidente uruguayo anunció la intención de adherirse al Acuerdo Tanspacífico de Cooperación Económica. La jugada se suma a los estudios de pre factibilidad para intentar firmar un TLC con China y a propuestas similares a Turquia.

El diagn√≥stico que apoya estas pol√≠ticas comerciales y financieras, supone que Uruguay es un pa√≠s ‚Äúcerrado‚ÄĚ que debe abrirse al mundo.

La realidad es diferente. En el plano financiero, circulan ‚Äúlibremente‚ÄĚ todo tipo de capitales. Oro, divisas, hasta trozos de meteoritos. Los l√≠mites a las tasas de inter√©s son inoperantes. La gran inversi√≥n extranjera tiene privilegios tributarios y pr√°cticamente impunidad ambiental.

En materia comercial, los aranceles a la importación son mínimos. Ingresan libremente agrotóxicos, productos suntuarios o que compiten con actividades locales.

Por si todo fuera poco pululan zonas francas con generosas exoneraciones a grandes capitales del exterior.

Otra de las muletillas utilizadas por el gobierno se refiere a que el Mercosur, es una especie de ‚Äúcorset‚ÄĚ que le impide a Uruguay realizar tratados individuales de libre comercio con pa√≠ses que supuestamente estar√≠an muy interesados en signar acuerdos con el pa√≠s.

También en este plano la realidad dice lo contrario. Los resultados de las acciones individuales del gobierno multicolor han sido irrelevantes. Su principal consecuencia ha sido enrarecer las relaciones con nuestros vecinos. Los miembros del Mercosur han expresad incluso que la conducta del gobierno oriental viola las normas del Tratado.

Finalizados sin pena ni gloria los estudios de factibilidad para el prometido tratado de libre comercio con China, las perspectivas de concretarlo se tornan lejanas por el desinterés del gigante asiatico, que obviamente prioriza sus relaciones con Brasil y Argentina.

En este contexto el poder ejecutivo realizó un llamado a los partidos políticos para informar la solicitud de adhesión al acuerdo transpacífico cuyos objetivos declarados son liberalizar el comercio y proteger la propiedad intelectual.

Sus or√≠genes se encuentran en el 2006, mediante un acuerdo entre Chile, Brunei, M√©xico, Nueva Zelanda. A este n√ļcleo se fueron sumando Australia, Per√ļ, Canad√°, Singapur, Malasia, Viet Nam, Jap√≥n, Estados Unidos.

En los hechos se convirti√≥ en una especie de alternativa en la zona del Pac√≠fico al camino de la ‚Äúfranja y la ruta‚ÄĚ fomentado desde China. Su trayectoria ha sido bastante err√°tica debido a la preservaci√≥n de √°reas de inter√©s por diversos pa√≠ses del grupo, lo que gener√≥ dificultades a los procesos de apertura. Incluso Estados Unidos revirti√≥ su presencia en 2018.

Como en un acto de prestidigitaci√≥n, apareci√≥ la nueva propuesta presidencial. Sin mayores an√°lisis y guiada aparentemente por el objetivo reiterado de que los pa√≠ses importadores de productos primos elaborados en Uruguay cobren menos tributos por el ingreso a sus mercados. Curiosamente no se eval√ļan las concesiones que deber√≠a hacer Uruguay como contra partida.

De todas maneras hay una lista relativamente larga de de aspirantes a integrar el grupo y nada indica que los países signatarios tengan mayores urgencias de incluir a Uruguay.

Es de sospechar que el show mediático del gobierno no tenga mayores consecuencias y solamente quede el rastro de fuegos artificiales que pretendan distraer de graves problemas económicos que aquejan al pueblo oriental.

 

GOTITAS DE ECONOMIA

  • Informaci√≥n primaria del Ministerio de Ganader√≠a Agricultura y Pesca en base¬† a declaraciones juradas indica que el stock bovino se redujo en 2.5% y el ovino 0.8% a julio del 2022 respecto al 2021. Se reitera la evoluci√≥n c√≠clica del n√ļmero de unidades ganaderas por hect√°rea y la tendencia de largo plazo al estancamiento.
  • Argentina y Brasil extendieron hasta finales de 2025 un memorando de entendimiento sobre intercambio de energ√≠a el√©ctrica en el que ambos pa√≠ses incluyeron habilitar el uso de monedas locales.
  • Informaci√≥n de la CEPAL considera que algo m√°s de 200 millones de habitantes de Am√©rica latina se encuentra en situaci√≥n de pobreza. Ello representa aproximadamente un tercio de la poblaci√≥n.[i]
  • El comercio exterior de bienes y servicios de China¬† creci√≥ 5% en t√©rminos interanuales, durante octubre del presente a√Īo.
  • La escasez y los precios han determinado el racionamiento de la venta de huevos en Gran Breta√Īa.[ii] La noticia parece de un pa√≠s del tercer mundo.
  • Alemania acelera la construcci√≥n de infraestructura para importar gas licuado desde Estados Unidos para sustituir el abastecimiento proveniente de Rusia. Gastos y costos se multiplican para el pa√≠s europeo. Tambi√©n los negocios para empresas de Estados Unidos.
  • Fuente:¬† https://joserocca.org/fuegos-artificiales-y-acuerdos-comerciales/

 

 

 

 Dictadura neocolonial, terror paramilitar y policial en Haití

 

 

SETH DONNELLY

 

El 7 de octubre, frente a las manifestaciones masivas y cada vez mayores en todo Hait√≠ exigiendo el desarraigo de la dictadura del derechista Partido T√©t Kale de Hait√≠ (PHTK), el primer ministro Ariel Henry explot√≥ la ficci√≥n de una guerra entre su r√©gimen y las ‚Äúpandillas ‚ÄĚ para¬†llamar¬†a la intervenci√≥n de tropas extranjeras para ampliar la ocupaci√≥n colonial de Hait√≠.¬†Al hacerlo, se hac√≠a eco del¬†tuit¬†realizado la v√≠spera por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.¬†En cuesti√≥n de d√≠as, la Administraci√≥n Biden procedi√≥ a¬†redactaruna resoluci√≥n del Consejo de Seguridad de la ONU que pide el despliegue ampliado de tropas extranjeras en Hait√≠.¬†Hasta la fecha, el Consejo de Seguridad de la ONU a√ļn no ha aprobado esta resoluci√≥n, debido a las preocupaciones expresadas por los gobiernos de Rusia y China.¬†Sobre el terreno en Hait√≠, ha habido grandes manifestaciones contra la nueva intervenci√≥n de tropas extranjeras.

La Administraci√≥n Biden argumenta que tal intervenci√≥n extranjera es una necesidad ¬ęhumanitaria¬Ľ dada la debilidad de la fuerza policial de Hatian para lidiar efectivamente con las ¬ępandillas¬Ľ, descritas con mayor precisi√≥n como¬†paramilitares altamente armados.indispensable para el mantenimiento del r√©gimen PHTK y la ocupaci√≥n estadounidense/ONU de Hait√≠.¬†La Administraci√≥n Biden pide tanto fortalecer esta fuerza policial, a trav√©s de una mayor ayuda y capacitaci√≥n de los EE. UU., como el despliegue de tropas extranjeras en Hait√≠ para supuestamente restaurar ‚Äúla ley y el orden‚ÄĚ y aliviar la crisis humanitaria en Hait√≠.¬†Este argumento reproduce el estereotipo racista de que el pueblo haitiano es incapaz de gobernarse a s√≠ mismo, que se convertir√°n en ‚Äúpandillas‚ÄĚ sin la supervisi√≥n adecuada de una fuerza policial entrenada y financiada desde el extranjero, respaldada por tropas de ocupaci√≥n extranjeras.

Algunos críticos liberales de la posición de la Administración Biden, como el ex Enviado Especial a Haití Daniel Foote, no están de acuerdo con el llamado a enviar más tropas extranjeras, pero están de acuerdo con la receta política de la Administración para fortalecer la policía haitiana. La financiación estadounidense de la policía haitiana sigue siendo aceptada y legislada por el Congreso de los Estados Unidos a instancias de la Administración Biden.

La pregunta sobre el envío de tropas extranjeras adicionales a Haití pasa por alto el hecho de que los haitianos fueron sometidos recientemente a tal intervención, que culminó con la ocupación extranjera en curso de Haití desde 2004. De manera similar, el llamado a una mayor financiación y capacitación de la policía haitiana por parte de EE.UU. camufla la siguientes realidades fundamentales:

+ La policía haitiana, como institución, sirve como instrumento de represión del régimen del PHTK. La policía no solo trabaja en estrecha colaboración con los paramilitares, sino que perpetra directamente graves violaciones de derechos humanos, desde asesinatos selectivos de activistas y periodistas hasta masacres.

+ El gobierno de EE. UU., tanto bajo Trump como ahora con Biden, ha aumentado drásticamente la ayuda a la policía haitiana, pero esto solo se ha correlacionado con las crecientes violaciones de los derechos humanos por parte de la policía y el poder cada vez mayor de los paramilitares.

La evidencia para corroborar estos 2 puntos se proporcionará a continuación. Pero primero, es necesario brindar algunos antecedentes y contexto para la crisis actual en Haití.

Antecedentes y Contexto de la Crisis:

El PHTK llegó al poder a través de la elección fraudulenta de Michel Martelly en 2010 y luego mantuvo su control del poder a través de la elección fraudulenta de Jovenel Moise en 2016 , lo que los activistas haitianos denominan golpes de Estado electorales. Ambas elecciones se llevaron a cabo bajo la ocupación de la ONU y patrocinadas por el gobierno de los Estados Unidos. Como Secretaria de Estado, Hillary Clinton se desvió de su viaje a Oriente Medio en el punto álgido de la primavera árabe en Egipto e intervino personalmente para poner a Martelly en el poder. De manera similar, el Departamento de Estado de los EE. UU. inmediatamente anunció las elecciones de 2016 como legítimas, y las administraciones posteriores de los EE. UU., primero Trump y luego Biden, continuaron apuntalando diplomática y financieramente al régimen de Moise.

El asesinato de Jovenel Moise por un escuadrón de la muerte profesional el 7 de julio de 2021 no alteró el apoyo estadounidense al régimen del PHTK. En cambio, la Administración Biden intervino para instalar y respaldar a otro funcionario de PHTK, Ariel Henry, como Primer Ministro de Haití, en oposición a los deseos de la gran mayoría del pueblo haitiano y en violación de la Constitución haitiana.

Bajo Martelly, Moise y ahora Henry, la dictadura de PHTK representa la institucionalización represiva del golpe de estado respaldado por Estados Unidos en 2004 contra el presidente elegido democráticamente Jean-Bertrand Aristide, junto con miles de funcionarios de Fanmi Lavalas elegidos democráticamente al servicio de la mayoría pobre de Haití. . Desde el golpe, Haití ha estado bajo la ocupación de Estados Unidos y la ONU, una ocupación que ha perpetrado graves abusos contra los derechos humanos, incluidas violaciones y otras formas de abuso sexual , una ocupación que ha llevado el cólera a Haití y que ha destruido sistemáticamente las instituciones de Haití mientras aumenta hambre y miseria .

As√≠ como la dictadura respaldada por Estados Unidos en El Salvador durante la d√©cada de 1980 llev√≥ a cabo una represi√≥n sistem√°tica a trav√©s de las fuerzas de seguridad oficiales y los escuadrones de la muerte ‚Äúno oficiales‚ÄĚ, trabajando en estrecha colaboraci√≥n con la polic√≠a salvadore√Īa, el r√©gimen de PHTK est√° librando su guerra contra la mayor√≠a pobre a trav√©s de fuertes paramilitares armados afiliados y apoyados por el r√©gimen.

De hecho, los paramilitares que han proliferado en Hait√≠ durante casi los √ļltimos doce a√Īos de gobierno del PHTK tienen un gran parecido, en estructura organizativa y funci√≥n represiva, con el notorio ‚ÄúTonton Macoute‚ÄĚ y el sistema de ‚ÄúJefe de Secci√≥n‚ÄĚ durante la larga era del r√©gimen. dictadura duvalierista.¬†Durante esta dictadura, la polic√≠a secreta de Tonton Macoute y los Jefes de Secci√≥n a cargo de varios distritos gobernaron a trav√©s del terror, saqueando a la gente en sus zonas de control.¬†Los paramilitares de hoy tambi√©n tienen un gran parecido con el ‚ÄúFrente para el Avance y el Progreso de Hait√≠‚ÄĚ (FRAPH), un escuadr√≥n de la muerte, financiado en parte por la CIA, que trabaja en estrecha colaboraci√≥n con la dictadura militar que tom√≥ el poder despu√©s del primer golpe contra el presidente Aristide en 1991. .¬†Durante el breve per√≠odo de democracia popular liderado por los gobiernos de Lavalas en Hait√≠ tras el regreso del presidente Aristide del exilio en 1994, se desmantel√≥ el sistema de gobierno paramilitar.¬†Tras el golpe de estado respaldado por Estados Unidos en 2004 contra el presidente Aristide, este sistema de control y corrupci√≥n ha sido reconstruido bajo la ocupaci√≥n de Estados Unidos y la ONU, esta vez con paramilitares, que frecuentemente trabajan en estrecha colaboraci√≥n con el r√©gimen de ocupaci√≥n y son¬†financiado por varios oligarcas haitianos.

El ejemplo m√°s destacado de la colusi√≥n entre las ‚Äúpandillas‚ÄĚ y el r√©gimen PHTK es la federaci√≥n G9 dirigida por el ex oficial de polic√≠a¬†Jimmy Cherizier¬†, tambi√©n conocido como ‚ÄúBarbacoa‚ÄĚ.¬†Cherizier cre√≥ la ‚ÄúFamilia y Aliados del G9: en 2020 como una alianza de 9 ‚Äúpandillas‚ÄĚ diferentes en Puerto Pr√≠ncipe.¬†Los v√≠nculos simbi√≥ticos de Cherizier con el r√©gimen de PHTK son abrumadoramente claros.¬†Como se inform√≥¬†ampliamente¬†en los medios haitianos, fue la sugerencia de funcionarios de alto rango de PHTK crear la federaci√≥n de ‚Äúpandillas‚ÄĚ que tom√≥ el nombre de Familia G9 y Aliados.¬†A pesar de una orden de arresto permanente emitida en su contra desde 2017 por una masacre en el barrio empobrecido de Grand Ravine, Cherizier ha seguido operando, creando y lanzando el G9 con relativa impunidad.¬†Aqu√≠ √©l¬†est√° dando una conferencia de prensa reciente a plena luz del d√≠a ante los principales medios de comunicaci√≥n haitianos sin ninguna interferencia policial.¬†Durante la presidencia de Jovenel Moise, el r√©gimen del PHTK, a trav√©s de sus funcionarios, trabaj√≥ de cerca con Cherizier, brind√°ndole¬†apoyo log√≠stico¬†para aterrorizar a barrios populares y empobrecidos como¬†Lasalin¬†,¬†Bel Air¬†y¬†Cite Soleil¬†, que eran bases de resistencia del movimiento Lavalas contra regla PHTK.¬†Para obtener informaci√≥n adicional sobre la masacre de Lasalin, vea este¬†poderoso video¬†de la periodista de investigaci√≥n Margaret Prescod.¬†Los agentes del G9 han perpetrado sistem√°ticamente violaciones como instrumento de terror en su guerra de represi√≥n.

La dependencia del r√©gimen de PHTK de los escuadrones de la muerte paramilitares como el G9 cristaliza la esencia del r√©gimen mismo: un instrumento del crimen organizado de miembros de la oligarqu√≠a haitiana, un instrumento mejor personificado por el papel de ¬ęPadrino¬Ľ de Michel Martelly como el primer presidente de PHTK. y luego la fuerza detr√°s de Jovenel Moise.¬†Est√° claro que Moise pis√≥ los dedos del pie equivocados dentro de estos c√≠rculos de √©lite, desencadenando su asesinato, con evidencia que implica al actual dictador de PHTK, Ariel Henry, en el complot.¬†En un¬†art√≠culo¬†detallado para el¬†New York Times¬†, la periodista de investigaci√≥n Maria Abi-Habib descubri√≥ evidencia masiva para corroborar todas estas afirmaciones.¬†Incluso, seg√ļn se informa¬†, algunos agentes de polic√≠a hansido blanco de la represi√≥n del r√©gimen y sus apoderados.¬†Con la creciente exposici√≥n de esta flagrante criminalidad, el pasado 19 de noviembre, el gobierno canadiense¬†impuso sanciones¬†a Martelly y a un pu√Īado de otros funcionarios de alto rango de PHTK por ‚Äúposibles v√≠nculos con bandas criminales‚ÄĚ.¬†El gobierno de los EE. UU. todav√≠a tiene que hacer lo mismo.

La policía haitiana, como institución, sirve como instrumento de represión del régimen del PHTK.

Desde el golpe de Estado de 2004, la Polic√≠a Nacional Haitiana (HNP), como instituci√≥n, ha sido reconstruida bajo la influencia de los EE. El ej√©rcito haitiano lo hizo durante los a√Īos de Duvalier.¬†Por ejemplo, Marcel Maurrissant, anteriormente la tercera persona al mando del FRAPH, se convirti√≥ en comisionado de la PNH, trabajando con el Ministro del Interior.¬†Leon Charles, el primer jefe de la PNH instalado despu√©s del golpe, era un ex oficial del notorio ej√©rcito haitiano.¬†Bajo el liderazgo de Charles, la PNH particip√≥ directamente en la fuerte ola de masacres y ejecuciones extrajudiciales en el primer a√Īo del golpe.¬†en una¬†petici√≥n¬†ante la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos preparada por abogados de derechos humanos del Sindicato Nacional de Abogados y la Conferencia de Abogados Negros de Chicago, se present√≥ una denuncia formal contra el gobierno de los EE. graves abusos contra los derechos humanos en Hait√≠.¬†Como manifestaron los peticionarios:

“Desde el golpe de estado del 29 de febrero, el gobierno de EE. UU. ha proporcionado a la PNH una importante ayuda financiera, armamento y otros equipos policiales, como vehículos, en violación del embargo de armas de EE. UU. y a pesar del claro historial de ejecuciones extrajudiciales y masacres de la PNH. población civil. Además, el gobierno de los EE. UU. ha llevado a cabo entrenamientos de la PNH, facilitando así la integración de ex militares y elementos de escuadrones de la muerte en la estructura de mando de la fuerza.

Este armamento y entrenamiento de la PNH contrasta fuertemente con la eliminación de armas, equipos y entrenamiento de la PNH durante el segundo mandato del gobierno de Aristide.

Por ejemplo, el Departamento de Estado de EE.UU. sancion√≥ la transferencia de 2.636 armas a la PNH en el verano de 2004. Adicionalmente, el gobierno de EE.UU. envi√≥ un cargamento de armas por valor de $7 millones a Hait√≠ en noviembre de 2004 y, posteriormente, en junio de 2005, $2,6 millones vale la pena el equipo de polic√≠a…

Al armar, financiar, capacitar y apoyar diplom√°ticamente a la PNH despu√©s del golpe, el gobierno de Estados Unidos ha participado directamente en violaciones de derechos humanos y fomentado el clima de impunidad que prevalece hoy en Hait√≠.¬†La lista de ejecuciones extrajudiciales y masacres por parte de la PNH que se detalla a continuaci√≥n est√° indisolublemente conectada con la intervenci√≥n del gobierno de Estados Unidos en los asuntos de Hait√≠‚ÄĚ.

La petici√≥n procede a detallar algunos de los asesinatos y masacres m√°s atroces por parte de la PNH durante el primer a√Īo y medio del r√©gimen de golpe/ocupaci√≥n.

El patr√≥n de represi√≥n continu√≥ a lo largo de los a√Īos siguientes, escalando bajo el r√©gimen de PHTK a niveles no vistos desde los primeros a√Īos del golpe.¬†Charles fue elegido nuevamente para dirigir la HNP por Jovenel Moise en 2020, solo para ser reemplazado por el actual jefe de la HNP, Frantz Elbe, aproximadamente un a√Īo despu√©s.¬†Aunque Elbe no es un ex oficial del ej√©rcito haitiano ni un ex miembro del FRAPH, bajo su mando, los asesinatos policiales de activistas y periodistas se han desatado con impunidad.

Adem√°s de la participaci√≥n en¬†masacres¬†bien documentadas , incluida la¬†ejecuci√≥n sumaria de civiles en el campus de una escuela¬†, en los √ļltimos a√Īos, estos son solo¬†algunos ejemplos¬†de las muchas ejecuciones extrajudiciales policiales de estudiantes, activistas, periodistas y miembros de la comunidad desarmados:

 

+ El 2 de octubre de 2020, el líder estudiantil universitario, estudiante de derecho y profesor en formación Gregory Saint-Hilaire recibió un disparo en la parte trasera de la universidad por parte de la unidad especial de seguridad de Jovenel Moise dentro de la policía haitiana que había invadido ilegalmente el campus. Saint-Hilaire era un activista abierto a favor de la democracia que había pedido a los estudiantes y profesores que denunciaran la corrupción del gobierno, las masacres y el rápido descenso de Haití a la dictadura. Después de recibir un disparo, a Saint-Hilaire se le impidió recibir atención médica durante 4 horas o más y murió. Al día siguiente, estudiantes universitarios acusaron a la policía haitiana de participar en el incendio de la biblioteca de la escuela.

+ El¬†23 de febrero de 2022,¬†‚Äúla polic√≠a haitiana abri√≥ fuego el mi√©rcoles contra los manifestantes que exig√≠an salarios m√°s altos y mat√≥ a un reportero, seg√ļn testigos y un funcionario del hospital‚Ķ Otros dos periodistas fueron baleados y heridos en el lugar en Puerto Pr√≠ncipe, donde cientos de haitianos se reunieron para pedir un salario m√≠nimo superior al aprobado esta semana por el gobierno del primer ministro Ariel Henry‚ÄĚ.

+ El 15 de septiembre de 2022, como¬†se inform√≥¬†ampliamente en Hait√≠, Widney V√©ron Joseph, un estudiante estimado a nivel nacional y segundo ganador de los nuevos ex√°menes secundarios para el departamento occidental, fue asesinado en el camino al aeropuerto.¬†El padre de la v√≠ctima cree que este acto fue cometido por agentes de la Polic√≠a Nacional de Hait√≠.¬†‚ÄúDespu√©s de dispararle a mi hijo, lo quemaron vivo.¬†Supliqu√© en vano a la polic√≠a que me permitiera llevarlo al hospital, se negaron categ√≥ricamente‚ÄĚ, dijo entre l√°grimas el padre del joven de 21 a√Īos en Radio Cara√Įbes.¬†Widney V√©ron Joseph estaba a punto de ir a la casa de un amigo para cargar su computadora port√°til y su tel√©fono cuando fue asesinado, dijo su padre, y agreg√≥ que su hijo se habr√≠a ido a Canad√° el pr√≥ximo octubre para estudiar medicina.

+ El 17 de septiembre de 2022, la polic√≠a abri√≥ fuego contra los manifestantes en el barrio Delmas de Port-au-Prince.¬†Luego, seg√ļn un testigo de la comunidad, una m√°quina pesada operada por la polic√≠a, como un cami√≥n de basura, recogi√≥ los cuerpos de las v√≠ctimas, incluido Doudouce, que todav√≠a estaba vivo y gritaba.¬†La m√°quina la arroj√≥ a ella y a los otros cuerpos en el compartimiento de basura y luego amonton√≥ las barricadas en llamas sobre sus cuerpos.

+ El 30 de octubre de 2022, la policía disparó en la cabeza a un periodista desarmado , Romelo Vilsaint , y lo mató durante una protesta en la comisaría de Delmas, donde él y otros periodistas exigían la liberación de un colega encarcelado, Robest Dimanche. La policía había detenido previamente a Dimanche cuando cubría una protesta callejera.

 

+ El 31 de octubre de 2022, el cuerpo de un popular locutor de radio, abogado y analista político, Gary Tess , fue encontrado mutilado, con signos de tortura masiva, en Okay después de haber sido supuestamente secuestrado por la policía el 18 de octubre. Tess había sido una crítica abierta del régimen del PHTK.

Hay muchos otros ejemplos de asesinatos policiales en todo Hait√≠ en los √ļltimos meses.¬†En la ciudad de Okay y pueblos cercanos, seg√ļn residentes de la comunidad, m√°s de 25 manifestantes desarmados, periodistas, estudiantes y organizadores comunitarios han sido golpeados, baleados, desaparecidos y/o asesinados por los paramilitares y la polic√≠a desde junio de 2022. Desafortunadamente, la Las principales organizaciones internacionales de derechos humanos como el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Human Rights Watch o Amnist√≠a Internacional no mantienen una base de datos completa de las v√≠ctimas de la violencia policial en Hait√≠, aunque Amnist√≠a emiti√≥ este¬†informe¬†de 2019 que aborda el problema de manera muy limitada .¬†manera.

Organizaciones de solidaridad como el Comité de Acción de Haití recopilan información sobre las víctimas a través de la comunicación directa con activistas de base en diferentes partes de Haití y mediante un estudio cuidadoso de informes y pruebas en video provenientes de medios de comunicación progresistas e independientes en Haití.

De estas fuentes, sabemos que la polic√≠a haitiana no solo ha estado matando rutinariamente a manifestantes, periodistas y estudiantes desarmados, sino que tambi√©n ha castigado colectivamente a comunidades enteras como Lasalin por su activismo a favor de la democracia.¬†Por ejemplo, adem√°s de su participaci√≥n en la masacre de Lasalin de 2018, la polic√≠a atac√≥ a Lasalin a principios de 2016, tomando represalias contra la comunidad por las protestas, lanzando gases lacrim√≥genos al vecindario por la noche y, seg√ļn los informes, matando a tres beb√©s, seg√ļn¬†los residentes de la comunidad¬†(comienza en minuto 33:30 para metraje y traducci√≥n).

La idea de que esta instituci√≥n, controlada y al servicio del r√©gimen en el poder, puede brindar seguridad al pueblo haitiano es una ilusi√≥n mortal.¬†Esta idea no solo ignora el historial real de represi√≥n y terror policial, sino que hace la vista gorda ante los inmensos v√≠nculos entre la polic√≠a y los paramilitares.¬†Un estudio¬†reciente¬†en Hait√≠ hizo una estimaci√≥n conservadora de que entre el 40 % y el 60 % de los agentes de polic√≠a haitianos tienen v√≠nculos con ‚Äúpandillas‚ÄĚ.

El gobierno de EE. UU., tanto bajo Trump como ahora con Biden, ha aumentado drásticamente la ayuda a la policía haitiana.

Como se√Īal√≥ recientemente la Casa Blanca, de ‚Äú2010 a 2020, Washington¬†inyect√≥¬†$312 millones para armas y¬†entrenamiento¬†de la polic√≠a haitiana.¬†En 2021, la Casa Blanca y el Departamento de Estado enviaron $20 millones combinados.¬†En julio de 2022, el Departamento de Estado¬†reforz√≥¬†el programa de capacitaci√≥n SWAT con un paquete de $48 millones‚ÄĚ.¬†Esta financiaci√≥n de la Administraci√≥n Biden, autorizada por el Congreso, representa otro aumento del nivel inmensamente alto de financiaci√≥n de la Administraci√≥n Trump.¬†Como se indica en este¬†informe detallado, ‚ÄúDesde que Trump asumi√≥ el cargo, Estados Unidos casi ha cuadriplicado su apoyo a la polic√≠a de Hait√≠, de $2,8 millones en 2016 a m√°s de $12,4 millones el a√Īo pasado [2019].¬†Con la reciente reasignaci√≥n, la cifra de este a√Īo probablemente ser√° a√ļn mayor.¬†La financiaci√≥n estadounidense para la polic√≠a haitiana constituye m√°s del 10 por ciento del presupuesto general de la instituci√≥n‚ÄĚ.

El aumento de los flujos de dólares de los contribuyentes estadounidenses a la policía haitiana bajo Trump y ahora Biden se correlaciona con un patrón de lo que parece ser un terror policial y una represión en constante expansión en Haití. De hecho, el gobierno de EE. UU. está financiando a la organización terrorista más grande de Haití, la PNH, al igual que EE. UU. financió al escuadrón de la muerte FRAPH después del primer golpe contra el presidente Aristide. La sangre de las miles de víctimas de la violencia paramilitar y policial está en manos del gobierno de los Estados Unidos y de los contribuyentes de los Estados Unidos que permiten que esta máquina de matar siga matando.

por parte del r√©gimen PHTK.¬†Exigen el fin de la ocupaci√≥n estadounidense y de la ONU y el fin del r√©gimen derechista del Partido T√©t Kale de Hait√≠ (PHTK) encabezado por Ariel Henry.¬†Est√°n exigiendo un gobierno de transici√≥n de seguridad p√ļblica (¬†Sali Piblik¬†) para crear una base para elecciones libres y justas y un retorno a un gobierno democr√°tico.¬†Est√°n exigiendo el fin de la austeridad impuesta por el FMI,¬†precios alt√≠simosde las necesidades b√°sicas y la disminuci√≥n de los salarios reales.¬†En cambio, exigen que el dinero de sus impuestos se invierta en educaci√≥n, atenci√≥n m√©dica, saneamiento, agua potable y apoyo para los campesinos haitianos que han sido la columna vertebral de la producci√≥n local de alimentos.

La Administraci√≥n Biden, habilitada por el Congreso, contin√ļa apoyando un r√©gimen en Hait√≠ que mata de hambre a la gente mientras ‚Äúabre‚ÄĚ los recursos minerales del pa√≠s para el saqueo de inversionistas extranjeros.¬†Cuando los haitianos huyen de la violencia y la miseria, la Administraci√≥n Biden los intercepta, los deporta a Hait√≠ o considera encarcelarlos en Guant√°namo.¬†Ahora se requiere con urgencia una solidaridad internacional masiva con el pueblo haitiano.¬†Para las personas que viven en los EE. UU. (sin mencionar otros pa√≠ses del ¬ęGrupo central¬Ľ), la obligaci√≥n es sencilla: luchar sin descanso para poner fin a las pol√≠ticas coloniales de la administraci√≥n Biden de ocupar Hait√≠, apoyar la dictadura, financiar la represi√≥n y deportar refugiados.

——–

Seth Donnelly es miembro del Comité de Acción de Haití y autor de The Lie of Global Prosperity: How Neoliberals Distort Data to Mask Poverty and Exploitation (MR Press 2019).

: CounterPunch  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Written by:

"Revista Alternativas", es una plataforma de reflexión, de intercambio de ideas y de información.
View All Posts
Follow Me :
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se ha encontrado ning√ļn feed.

Por favor, ve a la p√°gina de ajustes de Instagram Feed para crear un feed.

A %d blogueros les gusta esto: